Compartir
Publicidad

Cinco elementos que (aún) tienen en común 'La que se avecina' y 'Aquí no hay quien viva'

Cinco elementos que (aún) tienen en común 'La que se avecina' y 'Aquí no hay quien viva'
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace un par de temporadas un mismo sentimiento recorre a todos los seguidores de ‘La que se avecina’. Aunque le costó bastante, la serie de Telecinco supo quitarse el lastre que venía arrastrando desde sus inicios, ese que no hacía más que obligar a los espectadores una y otra vez a comparar la ficción con ‘Aquí no hay quien viva’, la mítica serie de Antena 3 que finalizó después de que Telecinco se hiciera con la productora de José Luis Moreno. Y es que, al principio, las comparaciones eran tan odiosas como inevitables, ya que asistimos a una continuación sin muchas novedades de lo que en su día ya disfrutamos en la cadena rival.

El tiempo pasó y ese cambio que esperábamos por fin se hizo realidad. ‘La que se avecina‘ maduró a contrarreloj y se convirtió en una serie propia que en la actualidad goza de la etiqueta de ser una de las mejores comedias de las que dispone nuestra televisión. Pero, aunque algunos crean que ‘La que se avecina’ se ha independizado completamente de ‘Aquí no hay quien viva’ y sólo comparte con esta las numerosas repeticiones nocturas en la TDT, un breve repaso por la actual comedia de Telecinco nos demuestra que aún hoy sigue utilizando recursos que en su día ya se explotaron en ‘Aquí no hay quien viva’ hasta la saciedad.

1. El consejo de sabios

En ‘Aquí no hay quien viva’ los chicos se reunían en el videoclub de Paco para reflexionar sobre las penurias de sus vidas. Allí desahogaban sus penas y maquinaban los planes para solucionar sus problemas, aunque la mayoría de las veces estos siempre salían mal. En ‘La que se avecina’ los personajes masculinos se juntan en el bar de Enrique donde el término “consejo de sabios” ya ha pasado a mejor vida pero la esencia que mantienen es la misma que ya vimos hace unos años. Los hombres necesitan un lugar alejado de sus hogares para desahogarse y en ambas series han contado con él.

Las mujeres, en cambio, cuando han necesitado reunirse lo han hecho en uno de los pisos de la comunidad de vecinos. En ‘Aquí no hay quien viva’ ellas se reunían en el piso de Belén (generalmente porque la mayoría de ellas vivían allí), mientras que en ‘La que se avecina’ se reparten entre el piso de Judith y el de Raquel y Nines. En ambas series la guerra de sexos es una baza que se ha explotado capítulo tras capítulo, por lo que las reuniones de hombres y mujeres han dado mucho juego y, en el caso de ‘La que se avecina’ lo seguirá haciendo en el futuro.

2. Las repeticiones de coletillas

A un lado del ring “un poquito de por favor”, “váyase señor Cuesta” o “qué follón”. En el otro bando “merengue, merengue”, “qué ataque más gratuito” o “¿cómo tiene el chocho?”. Son sólo una muestra de la cantidad de coletillas que se han usado tanto en Desengaño 21 como en Mirador de Montepinar. Son frases que ambas series han conseguido que se coreen por la mayoría de sus seguidores y que alguno que otro habrá escuchado en la calle tras la emisión de alguno de sus capítulos.

‘Aquí no hay quien viva’ comenzó a usar esta fórmula a través de la cual algunos de sus personajes tenían una coletilla que repetían constantemente, algo que les funcionó bastante bien los noventa capítulos que duró la ficción en Antena 3. Pero, cuando esta acabó, se decidió seguir con la misma pauta en ‘La que se avecina’, por lo que con los nuevos personajes surgieron nuevas frases que también fueron aceptadas por un público que no tiene reparos a usarlas allá donde va.

3. La lucha por el poder

En una serie sobre una comunidad de vecinos la figura del presidente es importante. Representa el poder que un personaje puede ejercer sobre los demás pero también la responsabilidad a la que tiene que hacer frente tras aceptar el cargo. Tanto en ‘Aquí no hay quien viva’ como ‘La que se avecina’ hemos encontrado a personajes que han tenido ese poder y que con el paso del tiempo lo han perdido y han tenido que acostumbrarse a vivir sin él. Pero en ambas ficciones siempre hemos visto a personajes que, pese a que dejaron de ser presidentes en algún momento, han continuado buscando la manera de hacerse con el cargo.

Dentro del elenco de ‘Aquí no hay quien viva’ Juan Cuesta sobresalía por su más que discutibles dotes de liderazgo. Por ello fue el presidente durante varias temporadas, pero también fue castigado y apartado del cargo, aunque él nunca se rindió y siempre continuó intentando hacerse de nuevo con el poder. Y, si volvemos a ‘La que se avecina’, encontramos en Antonio Recio a ese personaje que siempre ha disfrutado siendo el presidente de Mirador de Montepinar pero que, tras ser sustituido por Judith, comenzó una batalla en la que todo vale para volver a tener el poder. Tendremos que esperar para ver si en la sexta temporada de la serie lo consigue.

4. Las juntas de vecinos

Sí, es inevitable que en una serie sobre una comunidad de vecinos haya juntas en las que estos se reunan para decidir las actuaciones que van a llevar a cabo frente a los problemas que le pertuban su rutina. Pero no por ello deja de ser una semejanza que hemos encontrado tanto en ‘Aquí no hay quien viva’ como en ‘La que se avecina’. Y estas juntas de vecinos suelen tener el mismo patrón: peleas entre los asistentes, críticas hacia aquellos que tienen el poder y un final apresurado en el momento en el que todo se desmadra.

Es cierto que las juntas de vecinos de ‘Aquí no hay quien viva’ eran mucho más numerosas, ya que prácticamente todos sus capítulos rondaban en torno a un problema vecinal. En ‘La que se avecina’, o al menos en su quinta temporada, estas se han reducido considerablemente. El peso de las tramas lo tienen las historias individuales de cada vecino y sólo en alguna ocasión contada observamos cómo estos se unen para hacer frente a alguna dificultad que les concierne a todos. Aún así, el alma de las dos series ha estado en la comunidad de propietarios, algo que ha salido a relucir en cada reunión de vecinos que los personajes han programado y que el espectador ha disfrutado.

5. Algunos personajes

Con el final de ‘Aquí no hay quien viva’ y el comienzo de ‘La que se avecina’ todos los actores que trabajaban en la primera serie tuvieron que cambiar de personaje. Hoy en día son muy pocos los que quedan de la ficción de Antena 3 pero podemos decir que aún siguen recordándonos a los personajes que fueron en el pasado. Es el caso de José Luis Gil, Isabel Ordaz, Eduardo Gómez o Mariví Bilbao, cuyos personajes sólo son una evolución de los que en su día encontramos en ‘Aquí no hay quien viva’ y tan bien funcionaron.

Entre otras cosas ‘La que se avecina’ terminó de despegar cuando la mayoría de los actores que también estuvieron en su predecesora decidieron marcharse, por lo que a estas alturas sólo una despedida podría terminar con esta semejanza. Aunque, tratándose de los personajes que se tratan, su presencia en ‘La que se avecina’ es necesaria y está más que justificada. Al fin y al cabo el público ya ha demostrado que no le importa seguir una serie hasta donde esta quiera, por muchas comparaciones que puedan establecerse con cualquiera que se haya emitido en el pasado.

En ¡Vaya tele! | ‘La que se avecina’, el desgaste de la fórmula

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio