Dura sólo 5 horas y es una de las mejores miniseries españolas recientes: una afiliada mirada al tardofranquismo a través de un enigmático y magnético protagonista
Series de ficción

Dura sólo 5 horas y es una de las mejores miniseries españolas recientes: una afiliada mirada al tardofranquismo a través de un enigmático y magnético protagonista

Las reacciones a cualquier producción española con ambientación en época de dictadura y inmediatamente posterior son bastante predecibles. Los gritos de plañideras sobre que la ficción española sólo sabe hablar del franquismo son poco originales y excesivamente superficiales. Ellos se lo pierden por estar queriendo hacer su propia versión de Homer Simpson haciendo el pino para llamar la atención de su madre.

Porque hay producciones bastante increíbles, algunas de lo mejor que ha dado la industria española en los últimos años, y tienen una ambientación claramente franquista en su trabajo de época. No sólo eso, sino que abordan el periodo de manera frontal y crítica, sin dejar por ello de hacer poliédricos estudios de personaje. El mejor caso de ellos es 'El día de mañana'.

Promesas de prosperidad

La miniserie de Mariano Barroso para Movistar+ tiene sólo 6 episodios y una duración cercana a las 5 horas en total, y es de lo mejor que ha dado la ficción española en los últimos cinco años. Y no por abordar el tardofranquismo (o no sólo por ello), sino hacerlo con un mimoso y exquisito cuidado en todas las áreas, comenzando en el guión y terminando en un inspiradísimo reparto.

Oriol Pla interpreta a Justo Gil, un ambicioso joven con inquietudes y ganas de hacerse notorio. Llega a una Barcelona próspera y llena de oportunidades en plena década de los sesenta, buscando convertirse en hombre de éxito incluso sin tener recursos a su disposición. Así empieza una turbulenta búsqueda de buscar libertad y un futuro en un ambiente poco propicio para ello, con la región intentando convertirse en un Oasis dentro del país.

Eso sí, el vistazo al personaje de Gil esconde muchas capas. De seductor a timador, de revolucionario a traidor, de espía a mentiroso. La portería se va moviendo todo el rato en un fino ejercicio de guion de Barroso y Alejandro Hernández, que ensalzan la novela de Ignacio Martínez de Pisón aprovechando también su estructura de testimonios externos para intentar ubicar la figura protagonista.

'El día de mañana': hasta donde llegar

Pla se encarga de mantener el aura magnética y enigmática de un protagonista que resulta estimulante ver diseccionado. El reparto a su alrededor ayuda también a vender la curiosidad en torno a él, destacando una Aura Garrido que vuelve a ser sinónimo de garantías enormes cada vez que se pasa por la pequeña pantalla.

Cada episodio va revelando más y más sobre estos personajes, y va explorando los rincones complejos del contexto sociopolítico del momento para elaborar unas pertinentes conexiones con nuestro presente. Pero, ante todo, funciona como ambiciosa deconstrucción de la ambición y de las consecuencias dañinas que puede acarrear.

'El día de mañana' es la clase de producción que merece toda la atención posible más allá de afinidades, porque está calibrada con perfecto gusto y eso siempre es de reconocimiento.

En Espinof | Las mejores series españolas que puedes ver en streaming

Temas
Inicio