Compartir
Publicidad
'Into the Badlands', una gran serie a la que le falta madurar
Series de ficción

'Into the Badlands', una gran serie a la que le falta madurar

Publicidad
Publicidad

Las series de televisión nos han acostumbrado a una variedad de colores, sabores y olores para todos los gustos. Los amantes de la ciencia ficción, los que prefieren dramas políticos, los que se pirran por el humor absurdo, los que disfrutan de las series de terror... Todos encuentran su hueco en el intenso universo seriéfilo.

Y, desde hace dos temporadas, también lo hacen los aficionados a un género como el de las artes marciales, que nos ha dejado grandes joyas en el mundo del cine y que lleva camino de encumbrarse también en televisión con una ficción como 'Into the Badlands', cuya segunda temporada ha concluido en AMC y que comentamos hoy.

Lo coral mola más

¿Buscaba el canal su propio 'Juego de Tronos'? Ahora tenemos en pantalla muchas ficciones que viven bajo la sombra de este gran referente. Pero, ¿hasta qué punto es cierto y por qué? Para una cadena de televisión, apostar por el género épico puede ser un gran acierto, pues el tipo de seguidores que arrastra tiene unas particularidades muy suculentas.

Imdhf

Los espectadores vivimos con una emoción atroz cada nueva vuelta de tuerca en una serie de secuencias en las que, sin ambages, los personajes se juegan su pervivencia. Es lo que tienen las sociedades postapocalípticas en las que las vidas de los hombres están en constante peligro.

Para conseguir buenos resultados en esta misión, se necesita un amplio universo. Es decir, muchos personajes. Nosotros tenemos a Sunny como protagonista absoluto. A M.K. como el mirlo blanco, pero la sucesión de individuos con intereses y características particulares que dan juego son un elemento primordial.

Algunas cosas raras

'Into the Badlands' es una serie entretenida, dinámica, emocionante, con secuencias espectaculares y giros potentes. Pero, personalmente, pienso que vive muy cómoda en ciertas premisas que le impiden avanzar como producción realmente poderosa. Sobre todo, en la manera en que se desarrollan y cierran algunas tramas. Hay un paso hacia una madurez seriéfila que aún no ha dado, aunque quizá porque no le interese.

Me da la impresión de que algunas bazas se juegan más como recursos para hacer bonito el capítulo que como instrumentos que hacen crecer la serie. La lucha entre los barones es un ejemplo. Esos grandes terratenientes no tienen una gran solvencia ni siquiera a la hora de defenderse. Van cayendo como moscas sin oponer resistencia, trazar planes o contraatacar. Al igual que los capítulos en los que Sunny trataba de llegar a las badlands. Algunas tramas episódicas parecían un poco de 'El equipo A', grandes alharacas sin una continuidad real y efectiva.

Amc Itb S2 208 Tas 02

La trama de Quinn es la que me resulta más extaña en este sentido. Ni siquiera entramos a abordar conflictos como ¿de dónde saca el dinero para pagar a sus hombres y vivir estupendamente después de haber sido expulsado de su paraíso? Simplemente, el tema de su enfermedad no creo que se haya jugado con mucha lógica. Durante la primera temporada le veíamos acuciado por terribles dolores de cabeza y en esta segunda, apenas hemos visto efectos en él. Vale, sí, está mal de la cabeza pero quizá era un tanto insuficiente jugarlo siempre a lo mismo.

Todo esto nos lleva a reflexionar sobre la season finale que se empodera con la lucha tan deseada entre los dos guerreros y antiguos aliados. El devenir de la trama me resultó un poco raro, con esas idas y venidas de Bajie o ese muro que se derrumba sobre Sunny y que aún le sirve para descansar antes de la batalla final. Con esos guerreros que van llegando con cuenta gotas; la temida explosión del gran almacén de bombas que no provoca ni un rasguño ni un fueguecito siquiera, (esto me decepcionó especialmente) Los cuerpos atravesados por armas que siguen peleando tan ricamente... No sé, demasiadas cosas a las que poner un pero.

Final de impacto

Aun así, no se puede decir que el final no fuera impactante y no nos haya dejado con ganas de más. En primer lugar, tenemos la previsible muerte de Veil, un personaje que ha servido como conductor de tramas y conflictos más que como protagonista en sí misma a pesar del peso que supuestamente tuviera y que, es triste decirlo, estaba escrito para ser eliminado en ese preciso momento pues poco más podría haber aportado a la trama.

Y luego está el otro final. El que nos recuerda tanto a 'Lost' y los misterios de una tecnología que no parece tan obsoleta. La llegada al torreón, la `puesta en marcha de un mecanismo de ¿aviso?, la promesa de profundizar en una trama que nos resulta tan enigmática como estimulante: Azra. Lo que nos espera en la temporada tres parece bastante emocionante.

En ¡Vaya Tele! | La importancia de llamarse Sunny

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio