Compartir
Publicidad

'Sons of Anarchy', el fin que justifica los medios

'Sons of Anarchy', el fin que justifica los medios
6 Comentarios
HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

De tantas y tantas series que hay en antena una de las que más me suele fascinar es la protagonizada por un club de moteros. Para bien o para mal esta fascinación muchas veces no se ve correspondida y tras cada temporada de 'Sons of Anarchy' me debato en un océano de sensaciones encontradas. Sinceramente esperaba que con la sexta tanda de la serie no me pasara. Pero como siempre, me equivoqué.

La sexta temporada de 'Sons of Anarchy' nos prometía un nuevo gran reto tanto para Kurt Sutter como para el resto de su equipo de guionistas, ansiosos por continuar la ruta marcada con un continuo "Más difícil todavía". Lo han intentado y en muchos casos lo han conseguido, creando por lo general una magnífica temporada pero con mucho que matizar.

¿Adiós a las armas?

sons of anarchy

Bien podríamos definir la sexta temporada de 'Sons of Anarchy' como la segunda parte de la quinta, ya que apenas hay un cambio en el arco argumental. Nos encontramos con la segunda fase del plan de Jax (Charlie Hunnam) de sanear SAMCRO (y no solo la central sino que quiere exportar el modelo a las "sucursales"). Tras deshacerse de Clay llega el punto de ser "legales" cerrando el negocio del contrabando de armas y abriendo el "entretenimiento adulto" de la mano de Nero Padilla (Jimmy Saints).

Pero claro, todo sería muy sencillo de no ser porque se abren varios frentes que van a dificultar al máximo todo, ya que la temporada abre con una matanza en un instituto con un arma ligada directamente a SAMCRO. Esto atraerá demasiada atención hacia los moteros, con la llegada de Tyne Patterson (CCH Pounder), fiscal que buscará por todos los medios al responsable de que la masacre tuviera lugar; colaborando con el psicópata de Toric (Donal Logue), quien ha jurado vendetta personal contra el club por la muerte de su hermana.

Esto unido al hecho de que los irlandeses, capitaneados por Gaelan (Timothy V. Murphy), no se toman nada bien que SAMCRO se retire y que las bandas de North Cali están expectantes de lo que está pasando, han puesto de nuevo a Jax y a los Sons contra la cuerda. Y ni siquiera Nero, quien está siendo testigo de hasta dónde va a llegar alguien que supuestamente se está "legitimando", está seguro de poder estar al lado del club.

Tara a la desesperada

Tara Sons of anarchy

Si bien todo lo que ha ido en la parte más "club" ha logrado mantener el interés a lo largo de la temporada, todo lo contrario ha pasado con la trama referida a Tara (Maggie Siff). Si ya veíamos que la old lady de Jax tenía la intención de alejarse del club y todo lo que ello representa... y sobre todo lejos de Gemma (Katey Sagal). En esta temporada hemos visto que la doctora está dispuesta a llegar hasta límites insospechados.

Con toda la trama de Tara tengo un gran problema, me parece absolutamente incongruente con su personaje el llegar al extremo que llega. Sí que sabemos que Tara quiere alejarse de la violencia, pero que lo quiera hacer mediante un plan tan maquiavélico, manipulador y descabellado no cuadra con el personaje (que quizás lo hace por imitación de su marido). Sutter abusa del "pacto" entre guionista y espectador y nos cuela una trama que, si bien tiene una premisa muy potente, el desarrollo roza el absurdo culebronesco.

Sería muy injusto si juzgara la sexta temporada de 'Sons of anarchy' por la trama de Tara. Aún más lo sería si me centrara en lo soso que ha sido el final de temporada que demuestra, un año más, que a Sutter no se le da nada bien escribir episodios de más de una hora. Sin embargo eso desmerecería por completo la buena labor del showrunner y su equipo que logran en estos trece episodios mantener el nivel de la serie y así ofrecernos, una vez más, uno de los mejores dramas que podemos ver cada año.

Esta sexta temporada de 'Sons of Anarchy' ha girado sobre la exploración de hasta qué punto la máxima de los protagonistas es que el fin justifica los medios. Jax se va transformando en aquello a lo que quiere renunciar en un ambiente cada vez más complicado. El año que viene vendrá la séptima temporada con bastante incertidumbre en torno al futuro de SAMCRO y seguramente me volveré a debatir mucho con la serie, y seguramente me volverá a encantar a pesar de sus peros. Qué le voy a hacer si soy adicto a los moteros de Charming.

En ¡Vaya Tele! | El plan de Jax

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio