Compartir
Publicidad
Publicidad

'The Last Ship' necesita mejorar

'The Last Ship' necesita mejorar
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque no soy especialmente fan del género bélico, sí que es uno de los que más me llaman la atención a la hora de ver una serie, consciente de lo difícil que es realizar algo de estas características. Ya el año pasado pudimos ver esa dificultad con 'Last Resort' y este años es TNT la que se pone el uniforme militar para contar la historia de la tripulación del USS Nathan James, escenario de 'The Last Ship'.

En 'The Last Ship' nos encontramos con una pandemia global que ha arrasado con la mitad de la población mundial. La doctora Rachel Scott (Rhona Mitra) sube a bordo del USS Nathan James que, de momento, está a salvo del virus. Scott instala en el barco un laboratorio para poder investigar y hallar una cura para esta enfermedad. Aunque al principio no le hace mucha gracia al capitán, Tom Chandler (Eric Dane), pronto ven que son la única posibilidad de supervivencia de la especie humana.

Una sucesión de clichés

Ya he comentado que el género bélico no me suele apasionar, pero si me presentan una buena e interesante historia yo firmo, callo y me siento tan a gusto delante de la pantalla. Con 'The Last Ship' tengo la sensación de que intentan hacer un drama con su toque de espionaje y conspiración y que, para ello, han tirado de clichés hasta no saber de dónde sacarlos.

Last Ship

La fina línea del arquetipo y el cliché se traspasa en cada uno de los personajes (el capitán intachable, la científico que quiere que la dejen tranquila en la investigación...) y los puntos importantes de la trama. Incluyendo visitas a Guantánamo con enfrentamientos con terroristas musulmanes y, como no podía ser de otra manera, enfrentamientos con rusos. Además, si el público se aburre ponemos una trama después de la otra casi sin respiro, porque es lo que quiere ver el público norteamericano: a valerosos hombres deshacerse de la escoria del mundo en pro de la democracia.

Yo no creo que sea tan difícil alejarse de clichés en este sentido. Y no habiendo leído el libro de William Brinkley en el que se basa no sé si es culpa única de los productores (que estando Michael Bay rondando por ahí no sería de extrañar) o del material del que parten (que siendo de mediados de los ochenta es inevitable ese enfrentamiento con rusos pseudosoviéticos).

Si te logras olvidar algún momento del abuso de tópicos 'The Last Ship' se deja ver. Se nota, sobre todo en el piloto, que está bastante bien producida, por lo que puede ser una buena alternativa para aquel que no busque más. Sin embargo el guión y, por momentos, la ambientación (no termino de percibir ese ambiente apocalíptico) no están a la altura de la premisa, ofreciendo algo demasiado simple para el espectador mínimamente exigente. Una pena, porque podría haber sido la típica serie para pasar el rato en verano.

En ¡Vaya Tele! | 'The Last Ship', explosivo tráiler de la nueva serie de Michael Bay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos