Compartir
Publicidad
'The Walking Dead' eleva aún más la brutalidad de su mundo
Series de ficción

'The Walking Dead' eleva aún más la brutalidad de su mundo

Publicidad
Publicidad
AVISO: Esta entrada va a contener spoilers hasta el episodio 6x03 de 'The Walking Dead'. Sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad.

En la sexta temporada, 'The Walking Dead' ya no puede sorprender más a sus espectadores. Rick y su grupo se han enfrentado a villanos crueles y sanguinarios como el Gobernador, han sobrevivido a hordas de zombies para salir de Atlanta con vida y han conseguido derrotar a un grupo de caníbales que les ofrecía un falso refugio. Ya no puede haber nada más terrible que todo eso, ¿no?

Pues no. 'The Walking Dead' siempre encuentra la manera de llevar a sus personajes más al límite y de aumentar el horror del mundo en el que viven. El inicio de la sexta temporada ha llevado ese límite un poco más lejos al presentar a los personajes con varias amenazas diferentes: por un lado, los zombies de la cantera; por el otro, esos Lobos psicópatas cuyo único propósito es matar, y no olvidemos que unos cuantos de los habitantes de Alexandria aún no confían en Rick.

Sobredosis de muerte

Los tres primeros capítulos de la temporada apuntan a que esta mitad otoñal de la serie va a ser una trama continuada. La idea de Rick de "pastorear" a esa enorme horda de zombies atrapada en la cantera, y dirigirla lejos de Alexandria, es el detonante de todo el desastre que vemos desenredarse en este arranque. Un poco como ocurrió tras la caída de la prisión, los supervivientes se ven separados forzosamente y obligados a salir adelante casi solos.

Glenntwd

Curiosamente, el tema de si hay que apoyarse unos a otros o hay que dejar atrás a los débiles es el que más se ha mencionado hasta ahora en estos episodios. Los habitantes de Alexandria, habituados a vivir refugiados por los muros de su comunidad, no han caído en el individualismo feroz que domina en el resto de mundo, mientras gente como Michonne o Daryl intentan recuperar esa sensación de solidaridad y pertenencia a una comunidad mayor para no verse arrastrados por la oscuridad de gente como los Lobos.

La dicotomía entre ayudarse unos a otros o dejar que cada uno sobreviva por su cuenta permea los nuevos capítulos de 'The Walking Dead'

Es cierto que el retrato de la gente de Alexandria está demasiado forzado, presentándolos casi únicamente como cobardes inútiles que sólo sirven para ser carne de cañón, pero presentan un dilema ético para el grupo de Rick que siempre ha estado al fondo de la serie. Al mismo tiempo, estos tres primeros episodios de 'The Walking Dead' han dado los fans una sobredosis de zombies y muerte que parece cobrarse un alto precio: la vida de Glenn.

¿Pero lo hace de verdad? En The New York Times, James Poniewozik reflexionaba sobre si estas muertes sorprendentes y espectaculares habían perdido ya la capacidad de impactar al espectador. La manera en la que se muestra cómo los zombies caen sobre Glenn no termina de ser clara (recordemos que se precipita hacia el suelo con Nicholas encima), y éste es un personaje que ya tuvo un amago de muerte en la temporada anterior. Independientemente del destino de Glenn en los cómics, parece más una táctica de la serie para buscar la sorpresa más adelante.

La promesa de los villanos

Twdcarol

Con los personajes rodeados por los zombies e intentando regresar desesperadamente a la relativa seguridad de Alexandria, la serie ha presentado definitivamente a los villanos de estos episodios, los Lobos. Los vimos brevemente en acción al final de la temporada pasada, pero ha sido en el segundo capítulo cuando hemos comprobado lo peligrosos que pueden ser. Da la sensación de que no les mueve más propósito que el de matar a todo el mundo, aunque queda en el aire saber por qué hacían prisioneros a algunos de los habitantes de Alexandria.

El ataque de los Lobos vuelve a incidir en el dilema de si perdonar la vida a los enemigos es un lujo que los supervivientes no pueden permitirse (dilema que representan Morgan, por un lado, y Rick y Carol por el otro), y también vuelve a dejar claro que, ahora mismo, Carol es el mejor personaje de 'The Walking Dead'. Es capaz de convertirse en una versión del Clint Eastwood de los spaghetti western, una soldado tremendamente eficaz que no hace prisioneros, pero que no puede evitar que toda esa muerte la termine afectando.

La pregunta que le hace Morgan sobre si antes fue policía, pues siempre está observando y estudiando al resto de la gente antes de hacer nada, resulta muy significativa. Si Rick vuelve a perder la cabeza, lo mejor que podría hacer el grupo es seguir a Carol cuando las cosas se pongan difíciles. Su manipulación de las amas de casa de Alexandria es, también, de lo más interesante que hemos visto en esa trama.

En ¡Vaya Tele! | 'The Walking Dead', Rick contra los Lobos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio