'El padrino': Marlon Brando no se aprendía los guiones, y otras 8 grandes curiosidades del rodaje de la legendaria película de Coppola por su 50 aniversario
Cine Clásico

'El padrino': Marlon Brando no se aprendía los guiones, y otras 8 grandes curiosidades del rodaje de la legendaria película de Coppola por su 50 aniversario

Este año celebramos que se cumplen 50 años desde el estreno de 'El padrino', uno de los títulos legendarios de la historia del cine. A pesar de que los años que han pasado desde su rodaje, la película de Francis Ford Coppola nos sigue dando sorpresas y detalles sobre su rodaje.

El rodaje de 'El padrino' estuvo lleno de curiosidades, improvisaciones y más de un problema entre actores. Para recordar esta legendaria película, aquí os dejamos 9 curiosidades sobre su accidentada producción.

Marlon Brando no se aprendía los guiones

Marlon Brando era conocido en Hollywood por no estudiarse ningún guión. En su lugar, leyó sus líneas de tarjetas tras las cámaras, ya que pensaba que la manera de conseguir una interpretación más sincera era utilizar una toma sin ensayos donde directamente decía sus frases por primera vez.

Brando utilizaba este método para todas sus películas, y de hecho el set de Krypton para las escenas que grabó de 'Superman' estaba completamente llena de tarjetas por todos lados.

Las improvisaciones de James Caan

Muchos de los detalles que mejor recordamos por Sonny fueron improvisados directamente por James Caan en medio de la toma. Cuando Sonny le arrebata la cámara a un fotógrafo del FBI y la tira al suelo, la reacción del otro actor es completamente genuina, ya que no estaba en el guión. Caan también improvisó la idea de tirarle dinero al agente, porque según él si rompes algo tienes que pagarlo.

Caan también improvisó otro detalle de la paliza de Sonny a Carlo, el marido de Connie, ya que fue idea suya utilizar la tapa del cubo de basura para pegarle. También sacó la frase "¡Bada-bing!' de un conocido suyo y decidió usarla en la película.

Sylvester Stallone casi estuvo en 'El padrino'

Aunque décadas después fue uno de esos actores a los que todas las productoras de Hollywood se rifaban, Sylvester Stallone no tuvo demasiada suerte en las audiciones para 'El padrino'. El actor y director llegó a probar suerte con dos personajes, Paulie Gatto y Carlo Rizzi, pero finalmente se quedó fuera del reparto.

Curiosamente, en 'Rocky' terminó trabajando con Talia Shire, quien también hubiera sido su esposa en la pantalla de haber sido fichado como Carlo.

Al Pacino no tenía mucha fe en la película

En una reunión del reparto para celebrar el 45 aniversario de la película, Al Pacino reveló que tanto él como Diane Keaton decidieron "devolvérsela" a la película durante el rodaje de la boda porque todo era un completo caos y pensaba que la película no iba a funcionar bien.

"Empezamos a beber y a hablar de qué íbamos a hacer después. Estábamos acabados. Era la peor película jamás hecha", confesó Pacino en 2017.

Puñaladas traperas en el rodaje

A los ejecutivos de Paramount no les gustó demasiado una de las primeras escenas rodadas con Marlon Brando, justo cuando se reúne con Sollozzo en su oficina. Coppola ofreció volver a rodar la escena, pero los productores se negaron, lo que le puso la mosca detrás de la oreja al director.

El Padrino Rodaje

Coppola empezó a temer que iba a ser despedido, pero sabía que esto no sería hasta final de semana y todavía era miércoles, así que tenía algo de margen para moverse. Según confirmó Robert Duval, Coppola localizó a catorce miembros del equipo, incluyendo a su asistente de dirección y a su editor, que habían estado quejándose de él al estudio y los despidió del rodaje. Una vez los hubo sustituido con nuevos profesionales, rodó de nuevo la escena y los ejecutivos no tuvieron más quejas.

La cinematografía oscura sentó cátedra

El cinematógrafo Gordon Willis fue el encargado de la fotografía de la película, y se ganó el mote de 'Príncipe de las Tinieblas' por la oscuridad que había en sus sets. Este estilo fue todo un éxito y más tarde sería copiado por numerosas películas, aunque en un primer momento no fue bien recibido por el estudio.

Cuando se reveló la película, los ejecutivos de Paramount pensaron que era demasiado oscura y que había sido un error, así que quisieron probar con otra iluminación .Coppola y Willis tuvieron que luchar por su versión de la fotografía y consiguieron persuadirles diciendo que era para empatizar la oscuridad de los negocios de los Corleone.

Encontrar Michael Corleone fue un quebradero de cabeza

Hoy en día es difícil imaginar a otro que no sea Al Pacino como Michael Corleone, pero lo cierto es que Pacino estaba entre los últimos de la lista. Dustin Hoffman, Jack Nicholson o Warren Beatty rechazaron el papel, y desde Paramount querían a Robert Redford, pero Coppola se negó porque Redford tenía un aspecto muy de estadounidense blanco con ojos azules y en todo caso podría parecer del norte de Italia, no del sur como los Corleone.

Michael Corleone

Pacino había funcionado muy mal en los castings y el estudio estaba en contra de fichar al actor, hasta que vieron su actuación en 'The Panic in Needle Park' y decidieron apostar por él para el papel de Michael.

Robert De Niro hizo pruebas para ser Michael, Sonny, Carlo y finalmente fue fichado para Paulie, aunque finalmente se retiró de la película para participar en 'The Gang'. Este movimiento le permitió convertirse en el joven Vito Corleone en 'El padrino, parte II', papel que le valió un Oscar y terminó de asentar su carrera.

El gato de Don Corleone

Mientras Vito Corleone está en su oficina durante la boda de Connie, se le puede ver con un gato en los brazos, jugueteando con él y acariciándole. El gato se convirtió en un importante símbolo dentro de la película, pero originalmente ni siquiera estaba en el guión.

El gato que se usó en la escena era un gato callejero que merodeaba por los estudios de Paramount, y Coppola decidió incluirlo en algunas escenas.

A los gangsters les encantó la película

Para terminar, esta no es exactamente una curiosidad del rodaje, pero 'El padrino' resultó todo un éxito entre miembros reales de la mafia italiana, que pensaron que era un retrato fiel de cómo actuaban de verdad.

"Salí asombrado de la película. Quiero decir, flotando. Quizá era ficción, pero para mi es cómo era nuestra vida, era increíble. Hablé con multitud de gente, otros como yo, y se sentían igual", dijo Salvatore Gravano, el antiguo subjefe de la familia criminal Gambino.

Tras ver la película, algunos patriarcas de ciertas familias criminales llegaron a imitar la manera de hablar de Vito Corleone, quien se convirtió en todo un icono.

Temas
Inicio