Compartir
Publicidad

Muchas razones para hacer desaparecer el doblaje en España (salvo en la animación)

233 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el penoso año (por la pérdida de tiempo que fue, porque apenas conocí a nadie interesante, porque me deprimió observar que mis compañeros de clase no sabían ni lo que era la Serie B, porque los profesores o bien pasaban de todo o eran inaguantables, y por muchas cosas más) que pasé en la Escuela Oficial de Cine de Madrid, no le escuché, triste pero cierto, ninguna idea inteligente a ni un solo responsable de la asignatura de producción que iba encontrándome aquí y allá. Se llevó la palma aquello de que el productor de una película tenía que decir NO por sistema, cuando creo yo que un productor está para decirte sí aunque le pidas improvisar una playa en Madrid. Sólo una cosa, para ser justos, oí en una clase de producción con algo de sentido: la profesora arguyó que habría que hacer desaparecer el doblaje.

No es que tenga algo de sentido, es que tiene todo el sentido. Estoy completamente de acuerdo con esa idea, y a continuación voy a dar unas cuantas razones, aunque seguro que hay más, que la apoyan, yo creo, de manera contundente. Y si hay algún lector que sea doblador, por favor que lea hasta el final antes de desenfundar el colmillo venenoso nada más leer el titular (ya sé que tenéis que ganaros los garbanzos), porque a lo mejor se sorprende. En cualquier caso, prefiero a lectores enfurecidos o escandalizados por algunos argumentos, antes que lectores indiferentes. Como decía Jack Sparrow, “lo importante es que hablen de uno”.

1. El doblaje, bajo mi punto de vista, es una falta de respeto total al trabajo de los actores que aparecen en pantalla, por la mera comodidad de entender lo que dicen.

2. El doblaje es digno de un país de ignorantes, o de vagos, que ni siquiera se pueden tomar la molestia de leer los subtítulos que aparecen en las proyecciones de las salas de V.O.

3. El doblaje cambia completamente la percepción de la película, porque las voces son parte de la banda sonora, y para incluirlos muchas veces hay que alterar los fondos sonoros, o cambiarlos.

4. El doblaje cambia los diálogos, por fuerza, y muchas veces totalmente, escritos por el guionista de la película, alterando por tanto la historia, las intenciones del personaje o ambas cosas a la vez.

5. El doblaje le quita toda oportunidad a la industria española de enfrentarse con industrias tan potentes como la norteamericana, país en el que está prohibido el doblaje.

6. Tenemos los mejores dobladores del mundo, reconocido esto por profesionales de muchísimos países, que no sólo pueden dedicarse a las películas, sino a anuncios, series (alguna la prefiero doblada, lo reconozco), videojuegos, documentales y un largo etc.

7. A pesar de todo, no soy un extremista y creo que el cine de animación puede y debe ser doblado, por razones que explico más adelante.

Me recuerdo yo a mí con doce añitos, quizá trece (o sea, todo un imberbe pringao), admirando efusivamente ‘El silencio de los corderos’, película que me obsesionaba (ahora lo hace mucho más) y que había ido yo a ver doblada al español. Aquello me parecía que no se podía mejorar de ninguna de las maneras, pero mi padre (el viejo zorro había ido a verla, después de acompañarme, a un cine en V.O.) me aseguraba que en sus voces en inglés era muchísimo mejor. Y no sólo eso, sino que la película era, literalmente, otra. Yo, que insisto, era un pringao, sólo consideraba que verla en su idioma original era un exotismo, o una pedantería. ¿Qué mas daría? Pues no. No daba. La ví en V.O algunos meses después en mi casa, y por fin vi la película.

La otra no era la película original, sino un sucedáneo, un producto adulterado. Tal cual. Que nadie me entienda mal, Marta Tamarit (Starling) y Camilo García (Lecter) hacen un trabajo loable con el doblaje de esta película, pero nada puede compararse al oficio de Hopkins y Foster. Si podemos oírles a ellos ¿para qué queremos a nadie más?

Además, creo que todo son ventajas. Para empezar, los espectadores menos esforzados verán más cine español, no tendrán más remedio. La cuota subirá una barbaridad, Guardans y Sinde por fin se relajarán (si es que puede hacer eso un político y no son todos androides), y todos tan felices. Otros aprenderán idiomas, o por lo menos empezarán a desarrollar su oído para ello. Porque el lenguaje de los diálogos también es parte del ambiente de la película, de su historia. Es imposible ver ‘Macbeth’ en español, han de escucharse los diálogos de Shakespeare, como sería imposible ver ‘El perro del hortelano’ en inglés, sería un disparate. Aún así hay muchos que defienden el doblaje a capa y espada. Incluso algunos lectores de BDC nos comentan, airados, la pobre calidad del doblaje de tal o cual película, o la maravilla de voces españoles de aquel estreno extranjero.

Aunque no creo que en el cine de animación hubiera que hacerlo desaparecer. A fin de cuentas, ya está doblado en su país de origen. Y, como digo, aquí tenemos los mejores dobladores del mundo. El equipo de ‘Los Simpson’, por ejemplo, ha sido considerado, incluso por los propios creadores, el mejor del mundo (cuando estaba Revilla, claro, que a parte de prestarle la voz a Homer dirigía al grupo de actores). Recuerdo con mucha admiración el doblaje de ‘Aladdin’ (¿por qué se llamará ‘Aladdin’ y no ‘Aladino’), muy superior al norteamericano. Robin Williams fue muy aplaudido allí, y creo que Josema Yuste (que al contrario que otros cómicos o intérpretes españoles en la cresta de la ola que doblan películas muy mal, y sin cambiar apenas su voz) le da al chusco cómico yanqui (nunca me ha parecido gran cosa este actor, ni como intérprete ni como cómico) sopas con honda.

Pero todo el equipo es fenomenal, tanto Marta Barbará, que compone una Jasmine sensual pero inteligente y llena de fuerza, como el bestial Joaquín Muñoz, muy superior como Jafar que Jonathan Freeman, o Ángel de Gracia como el propio Aladino. Un trabajo formidable que podemos escuchar a continuación en todo su esplendor. Y no busquéis más abajo, porque en esta ocasión no voy a poner el vídeo en inglés…

Mucho han cambiado las cosas desde que nos llegaban doblados horrores como el de ‘Robin de los bosques’ o ‘Lo que el viento se llevó’, voces que sin embargo se nos han quedado en la trompa de eustaquio, y que saben a gloria comparadas con los redoblajes que se están llevando ahora a cabo, con motivo de las ediciones en Blu-ray o HD. Digo yo que ya que algunos se quieren quedar con esa falta de respeto que es el doblaje, con esa práctica tan injusta, pues que les dejen sus delicatessen de hace 40 años. Algún valor histórico tendrá...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos