Publicidad

‘Lío embarazoso’ (‘Knocked Up’): otra vez lo bueno es la trama secundaria

‘Lío embarazoso’ (‘Knocked Up’): otra vez lo bueno es la trama secundaria
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Judd Apatow escribe y dirige, Seth Rogen produce y protagoniza. Se estrena el 31 de octubre y se trata de ‘Lío embarazoso’, cuyo título inglés , ‘Knocked Up’, significa “preñada”. En esta película se cuenta una historia ya muy clásica, con un enfoque algo más fresco de lo habitual, pero no del todo conseguido. En el reparto acompañan a Rogen Paul Rudd, Jason Segel, Katherine Heigl, Martin Starr y Leslie Mann.

Allison Scott sale con su hermana casada a celebrar un ascenso y, como está desentrenada en el tema del ligoteo, sin darse apenas cuenta, acaba en la cama con Ben Stone. Para él, ella es el ligue de la historia, pues supera con creces a lo que podría aspirar. Bajo presión y con las prisas de ella, decide no ponerse el preservativo. Una pareja que no pensaba volver a verse después de lo que era claramente un rollo de una noche, tendrá que afrontar el marrón más gordo de su vida. El embarazo no deseado es un tema sobre el que se presenta difícil mantener una comedia durante todo el metraje, ahí tenemos ejemplos de films deplorables como ‘Nueve meses’ o ‘Una sonrisa como la tuya’ a los que ‘Lío embarazoso’, a pesar de tener defectos, supera con creces. Y aún así, le ocurre como a casi todas las comedias norteamericanas: comienza con mucho humor y con unas cuantas escenas que merecen la pena, pero sus guionistas no saben mantener la comicidad cuando los protagonistas tienen que afrontar con seriedad la situación. Al menos, en este caso se profundiza menos en los valores tradicionales, que suelen ser lo que más estropea otras películas que podrían haber sido graciosas hasta el final, como por ejemplo ‘Como Dios’ o la anterior de Apatow, ‘Virgen a los 40’.

Quizá el mayor problema de ‘Knocked Up’ está en su excesiva duración de más de dos horas. La diferencia entre la edición de DVD y la que se ve en la gran pantalla es de cuatro minutos, así que no estamos hablando de recortes significativos. Seguro que si hubiese durado cuarenta minutos menos tendría más ritmo y sería más divertida. Eso sí, dependiendo de de qué fragmentos se eliminen, el resultado será mejorar la película o empeorarla. Por desgracia, es la trama principal la que menos interesa y, sin embargo, la secundaria, es decir, la de los amigos del protagonista, es la verdaderamente humorística, muy en la línea de ‘Supersalidos’ .

En el argumento principal nos encontramos a Katherine Heigl, que es, en mi opinión, el mayor fallo de reparto de la película, ya que es tan bella y angelical que hace que nada de lo que ocurre sea creíble. Incluso con su físico, si tuviese un personaje más interesante, encontraríamos que comparte cosas con el del padre de su futuro bebé y llegaríamos a entender que acepte tenerlo, pero tal como está planteado hay que hacer un esfuerzo mental tan grande para creérselo, que no hay manera de identificarse con nada de lo que ocurre. Y esta falta de empatía con la historia es lo que influye en mayor medida en que el resultado global del film no sea bueno.

Para que lo que ocurre fuese creíble y para que la trama con la embarazada no se despegase tanto del tono de la trama de los amigos del protagonista, habría sido mejor elegir una chica más “friqui”, como Alyson Hannigan, de ‘American Pie’ y ‘Cómo conocí a vuestra madre’, por poner un ejemplo.

La parte que envuelve a los amigos del protagonista es la que vale la pena, como adelantaba. Ahí es donde se encuentran las secuencias divertidas y los personajes estrafalarios. Es curioso descubrir a los freaks de las series y películas de Apatow, varios años después: Martin Starr, uno de los geeks de ‘Freaks and Geeks’; Jason Segel, también de esta serie y de ‘Cómo conocí a vuestra madre’, donde precisamente hace de marido de Hannigan; Jay Baruchel, el actor principal de ‘Undeclared’; Jonah Hill, de ‘Superbad’, etc… incluso tiene un cameo Paul Feig, el responsable de ‘Freaks and Geeks’, que no sentía el más mínimo pudor en relatar en dos libros cómo se metían con él en el colegio y cómo hacía el ridículo tratando de ligar. El que esta parte sea lo mejor demuestra que, como ya dije, Apatow tiene más valor como aglutinador de una serie de personajes que como director o guionista.

Por último, queda otra trama, también secundaria, que es la de la hermana de la protagonista y su marido. El retrato de ella como una arpía y de él como un calzonazos está exageradísimo, tanto que ya ni siquiera podemos sentir lástima hacia un hombre anulado por su mujer, sino que simplemente nos parece que ambos merecerían un par de bofetadas y que, si se aguantan el uno al otro, debe de ser que les va la marcha. Paul Rudd, que hacía de novio de Phoebe en ‘Friends’ y que en ‘Por amor al arte’ sufría una transformación de patito feo a tío bueno, hace aquí el papel del marido inexistente. Cuando se queda de Rodríguez con el personaje de Rogen puede ser algo más cómico, pero en general aporta muy poco a la película. Probablemente su inclusión se ha hecho por poner a un hombre cuya visión no produjese rechazo físico, pero no lo han sabido encajar.

En definitiva: un film demasiado largo y algo esquizofrénico, que tiene partes muy buenas y divertidas, repartidas a lo largo de una trama principal de la que poco se puede rascar. Después del éxito de ‘Supersalidos’, será lógico que atraiga a una gran cantidad de público a las salas, pero no es tan graciosa ni muchísimo menos. Si al incluir un drama serio lo que han intentado es hacer un film como el de Mottola, pero con un tono más adulto, no lo han conseguido, al menos, en mi opinión. Es preferible que opten por lo simple, pero efectivo. En aquella lo mejor me parecía su argumento secundario, es decir, la parte en la que seguimos a McLovin. En ‘Lío embarazoso’ ocurre de nuevo y me quedo con la subtrama de los friquis.

En Blogdecine |

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios