'La casa del dragón' (1x06): partos nobles y un villano absolutamente ruin en un fantástico episodio que salta diez años de historia
Críticas

'La casa del dragón' (1x06): partos nobles y un villano absolutamente ruin en un fantástico episodio que salta diez años de historia

Si mi memoria no me falla, en la versión provisional que pasaron a la prensa del episodio 6 de 'La casa del dragón', la cámara de Miguel Sapochnick tardaba en dejarnos ver quién era la parturienta con quien abríamos esta nueva hora de serie. Un movimiento que nos prepara ver el anunciado cambio de reparto que sufre la serie en este punto.

El montaje televisivo va al grano: es una Rhaenyra ya adulta la que está de parto, con el rostro esta vez de Emma D'Arcy. Efectivamente, hemos tenido un salto del tiempo y ha habido algún que otro cambio en la Fortaleza Roja.

Por cierto, a partir de aquí spoilers de 'La princesa y la reina', el episodio 1x06 de 'La casa del dragón'.

Padres y bastardos

Como ya hemos dicho, el episodio comienza con el nacimiento del tercer hijo de Rhaenyra con una secuencia en la que el guion de Sara Hess nos muestra la dinámica de poder actual. No tanto porque hayan cambiado muchos las cosas (siguen gobernando Viserys y Alicent), pero como un recordatorio de cómo es la relación entre reina y princesa.

Este paseo de ida y vuelta postpartum y con la sangre cayendo todavía entre las piernas de la princesa es un ejemplo magnífico de cómo introducir el cómo están las cosas ahora: Alicent (Olivia Cooke) que sabe que los hijos no son de Laenor (John Macmillan) ni por equivocación; el rey (Paddy Considine) que prefiere hacer caso omiso; Ser Criston Cole (Fabien Frankel), separado de la princesa y esta teniendo en Ser Harwin (Ryan Corr) al secreto padre de sus hijos.

Cole Aegon

El episodio también nos introduce a la nueva generación, los chavales que serán clave en la sucesión del Trono de Hierro y, de algún modo, serán prácticamente peones en las rencillas en palacio. De hecho, uno de los puntos importantes del episodio, es en el que Cole está entrenando en la espada a los vástagos reales. Una escena que pronto se vuelve trágica cuando este provoca a Harwin, aumentando así los rumores

No podemos olvidarnos que en las bambalinas de los sucesos de palacio tenemos a un personajes que, hasta ahora, solo ha aparecido un par de veces en la serie: Lord Larys Strong. Sí, el hermano de Harwin e hijo de La Mano del Rey. Al personaje interpretado por Matthew Needham le vemos confabular con la reina para ver si pueden sacar a la luz el escándalo de la princesa. Pero sus redes, como veremos en el episodio, van bastante más allá.

Antes de adentrarnos en el final del episodio, debemos viajar un poco para encontrarnos la nueva vida de Daemon (Matt Smith) y su esposa (Nanna Blondell) en Essos, donde tientan al Targaryen para quedarse en Pentos y ayudar en la guerra contra los triarcas.

En esa estaremos cuando nos encontraremos con uno de los momentos más trágicos de lo que llevamos de serie. Incapaz de alumbrar a su nuevo hijo y antes de que Daemon tome la dolorosa decisión a la que se enfrentó su hermano más de una década antes, Laena decide inmolarse a la orden de dracarys.

¿Valar Morghulis?

Lord Larys

Por último, el episodio cierra con otra tragedia: un incendio en Harrenhal que acaba con la vida de los Strong, convirtiendo a Larys como Señor del lugar. Y aquí hay un detalle que me obsesiona un poco: el hecho de que los presos liberados por Larys y responsables del letal incendio sean tal como lo vemos en la escena tan parecidos (demasiado, diría yo) hace que de repente me vengan a la cabeza los hombres sin rostro.

Sé que puede sonar un poco a teoría loca, pero recordemos que a Jaqen H'ghar le conocimos como uno de los presos reclutados para ir al Muro en la temporada 2 de 'Juego de tronos'. También encaja el hecho de que ese fuego fuese una de las grandes incógnitas de la era. Sin embargo lo que se nos escapa es la relación entre el ruin Lord Larys y la mística orden.

Si bien reconozco que tiene más de "deseo" de verles en acción que de realidad, la verdad es que no sería descabellado. La orden de asesinos lleva en activo desde antes de la maldición de Valyria y se rumorea que han sido usados (o al menos contratados) en alguna que otra ocasión a lo largo de la historia de los Siete Reinos, incluyendo amenazas a Aegon I el Conquistador.

Rayadas mentales aparte, está claro que debemos echar un ojo a Lord Larys, ya que sus mañas pueden ser capaces de desestabilizar un bando u otro. De momento, para la semana que viene esperamos ver cómo le va a Rhaenyra y compañia en Rocadragón y, por otro lado, qué es del recientemente enviudado Daemon. Todo esto en lo que vemos que la salud del rey empeora por momentos.

Temas
Inicio