'La casa del dragón' (1x10): un excelente final de temporada que nos lleva a la primera y trágica danza de dragones
Críticas

'La casa del dragón' (1x10): un excelente final de temporada que nos lleva a la primera y trágica danza de dragones

Cuentan que el plan original (o al menos el pitch) con 'La casa del dragón' era comenzar directamente con la muerte del rey Viserys. Afortunadamente se lo pensaron mejor porque me cuesta mucho ver cómo de bien habría funcionado este acto final de temporada como uno de los primeros. Mucho ha pasado para llegar aquí y ya solo quiero que venga la siguiente temporada ya.

A partir de aquí, spoilers de 'La reina negra', el episodio 1x10 de 'La casa del dragón'.

Tras el octavo episodio, que concluyó con las últimas palabras del rey Viserys, hemos tenido un doblete de episodios que nos han mostrado ambas facciones de una guerra inminente. Si en 'El concilio verde' (1x09) no nos movíamos de Desembarco del rey para ver cómo se urdía la usurpación del trono de hierro, en 'La reina negra' vemos la reacción en Rocadragón.

Gambito de reina negra

Después del dragontino escape y destrozo de Rhaenys (Eve Best) durante la coronación de Aegon el Segundo de su Nombre (Tom Glynn-Carney), la princesa será la encargada de darle la noticia a Rhaenyra (Emma D'Arcy) y Daemon (Matt Smith). Esto pondrá a los negros en pie de guerra, con él moviendo ficha para asegurarse apoyos y lealtades mientras ella se pone de parto.

Como ya anticipan los maestres, no es tiempo de parto... lo que indica que lo que tenemos entre manos tiene pinta de aborto y ella también lo sabe. Una nueva tragedia (simétrica con el primer episodio) en una serie bastante obsesionada con estos momentos. Es curioso como los gritos de dolor de la princesa se intercalan con breves flashes de dragones, como intentando sacar fuerzas de ellos.

Será en el funeral del niño cuando la oportuna llegada de un capa blanca portando la corona de Viserys propicie una improvisada ceremonia de coronación. Los Siete guarden a la Reina Negra. En esto estaremos cuando también todo el episodio nos lleva por las desavenencias y los modos de ver el reino y la política de guerra entre Rhaenyra.

Agenda de guerra

Ffmfypux0aazbl3

Desde el comienzo hemos visto cómo ambos tienen "agendas distintas", lo que incluye que la reina impida que Daemon mate a Otto Hightower (Rhys Ifans) cuando este se presenta para negociar (usando un recuerdo de la amistad entre Alicent y ella). Otro momento, más problemático, es cuando este la estrangula al hablar de la profecía de la Canción de Hielo y Fuego.

La razón, sencilla. Al igual que su padre, ella cree que la profecía implica el deber de mantener en paz los Siete Reinos, por lo que no se siente cómoda con los planes de guerra de su marido y resto de consejeros y señores en Rocadragón.

Sin embargo, todo va tomando forma y ese camino: un lisiado Corlys Velaryon (Steve Toussaint) asegura la alianza de su flota, preparando un aislamiento de Desembarco del rey vía marítima; por otro lado, hay que asegurar también a los dragones y Daemon irá en busca de Vermithor, otrora dragón del rey Jahaerys.

Primera sangre

Luke Strong

El episodio termina con una nota amarga. La misión del joven Lucerys (Elliot Grihault) para encontrar apoyo en Borros Baratheon termina con un tenso enfrentamiento con Aemond (Ewan Mitchell). Después de evitar una pelea en palacio, será en el cielo cuando nos encontremos una primera batalla entre dragones: el gigantesco Vhagar (reclamado por Aemond en el 1x07) contra el más pequeño y veloz Arrax.

Después de evitar los primeros envites casi como un juego de gato y el ratón, los dragones perderán el control y se atacarán desobedeciendo a sendos jinetes. El final es el esperado: el pequeño no tiene nada que hacer frente al grande y caerá muerto al mar.

Es curioso cómo en realidad no vemos la muerte del príncipe Luke, porque de hecho según el material de partida nadie sabe exactamente qué pasó. Unos cuentan que fue devorado por Vhagar, otros que vaga por la bahía de los Naufragios como un pescador sin recuerdos.

Independientemente de esto, esta tragedia es la chispa definitiva para el comienzo de una guerra que Rhaenyra quería evitar. Su último plano nos avisa de que la venganza será terrible. Y aquí estaremos para verla tras una primera temporada que ha demostrado que la serie no solo es digna sucesora de 'Juego de tronos' sino que es un espectacular ejemplo de fantasía medieval.

Temas
Inicio