Publicidad

'Enterrados', claustrofóbica ópera prima entre el drama de supervivencia y el horror
Críticas

'Enterrados', claustrofóbica ópera prima entre el drama de supervivencia y el horror

Publicidad

Publicidad

Con el público de la última edición del Festival de Cine de Gijón entregado se presentaba 'Enterrados', un drama lleno de canales emocionales ambientado en el mundo de la minería. Escrita y dirigida por Luis Trapiello, la película introduce al espectador en la inestabilidad física y emocional del mundo de las galerías subterráneas por las que tantos trabajadores dieron su vida.

Los muertos vivientes

De familia minera, Trapiello se desmarca de la tradicional tragedia y rescate con una historia que funciona en muy diferentes capas. Dentro y fuera. Enterrados y a cielo abierto. El guionista y director centra el protagonismos en Daniel, un técnico de oficina de origen argentino, que queda fortuitamente atrapado junto a un grupo de compañeros en el hueco de una galería a 700 metros de profundidad. Su herencia minera ofrece una mirada distinta a la esperada.

Critica Enterrados Candela

Lejos de volver a contar la misma historia que podríamos ver en 'Los 33: una historia de esperanza', por citar un ejemplo más o menos reciente, Trapiello elige el camino más difícil, y lo hace no solo desde la escritura. Técnicamente hablando, 'Enterrados' es mucho más valiente de lo que uno esperaría. La primera escena de la película es un descenso en directo a los infiernos, y logra meter de lleno al espectador. En la mina y en la película.

El director se atreve con un plano secuencia espectacular y ambicioso, saliendo por la puerta grande con lo que a primera vista podría parecer un plano de transición o situación de los que ya empiezan a agotar una herramienta tan útil como mal utilizada: el dron. Durante cien minutos el espectador irá armando las piezas de un rompecabezas que cobra un nuevo sentido en el momento en que una serie de recursos inesperados dentro de un drama humano comienzan a hacer acto de aparición.

El aire que respiro

Además de un gran trabajo de puesta en escena, 'Enterrados' cuenta con un extraordinario equipo técnico y artístico que se entrega en cuerpo y alma en lo que no ha sido un trabajo fácil. José Antonio Lobato, Joaquín Furriel y una Candela Peña que tiene algunas de las mejores frases de la película están increíblemente comedidos, regalando unas interpretaciones conmovedoras a 700 metros de la superficie.

Critica Enterrados Dani

Los otros grandes "actores" de le película los encontramos en los escenarios naturales de la cuenca minera asturiana. Tanto los exteriores como los interiores de la mina real donde se desarrolla la película tienen una enorme presencia, convirtiéndose en protagonistas de las distintas líneas narrativas de la historia. La música de Ernesto Paredano y un sobrio montaje del veterano Alejandro Lázaro hacen el resto.

Entre el drama de supervivencia y el terror más real imaginable, detalle que solo hace volar más alto el resultado final, 'Enterrados' es un puñetazo a varios niveles. Una sorpresa que no merecería quedar enterrada entre los escombros de los taquillazos de la temporada. Una ópera prima llena de buenas intenciones, ganas, mal rollo y arrojo.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir