Publicidad

'La extraordinaria playlist de Zoey' llega a HBO como un optimista y sencillo pasatiempo musical
Críticas

'La extraordinaria playlist de Zoey' llega a HBO como un optimista y sencillo pasatiempo musical

El verano, y sobre todo este tan atípico con la pandemia de la COVID-19 todavía rondando, pide a veces propuestas ligeras, agradables y, si puede ser, hechas con mucho tino. Y aquí viene HBO España y estrena, tras su paso por la NBC estadounidense 'La extraordinaria playlist de Zoey', una dramedia musical de doce episodios cuya temporada 2 ya está confirmada.

La estupenda Jane Levy ('No respires', 'Suburgatory') da vida a esta Zoey, una informática que dirige un importante proyecto en una startup de San Francisco. Un día, al ir a hacerse una resonancia magnética, ocurrirá un terremoto tras el cual comenzará a escuchar los pensamientos de los que la rodean en forma de canciones conocidas.

Así, en cada episodio nos encontramos con un par de números musicales que reflejan el ánimo de los que rodean a la joven protagonista y que ella se propondrá ayudar en la manera de lo posible con la ayuda de Mo (Alex Newell), su vecino de género fluido experto en música.

Escrita por Austin Winsberg, en el reparto principal tenemos a Jane Levy, Skylar Astin, Alex Newell, John Clarence Stewart, Peter Gallagher, Mary Steenburgen y Lauren Graham.

Un lugar feliz y musical

La mejor manera de definir la serie es con su cualidad de lugar feliz televisivo. Es una serie ligera, optimista y cuyos números musicales son bastante potentes. Pero claro, si pides más se va a quedar bastante justa en su ejecución.

'La extraordinaria playlist de Zoey' se acoge a una fórmula bastante reconocible e incluso habitual y su transparencia es quizás lo que más la lastre. El ejemplo perfecto lo tenemos con la elección de las canciones y su interpretación, a ratos demasiado obvia ('NO' de Meghan Trainor para un "no te quiero decir que no porque soy así de educado, pero lo pienso"; 'I think I love you' de The Patridge Family para una declaración no pronunciada...).

El libreto ignora más veces de las que debería que las estrofas y estribillos (e incluso la melodía y el arreglo musical) de una canción esconden más metáforas de lo que se ve (escucha). De hecho funciona mejor la resolución de la canción si esta guarda un significado más oculto... o, por lo menos, se preocupa en saber qué relación tiene este tema con el personaje de turno.

Hay, por lo demás, cierta tendencia a lo genérico. Los conflictos son a ratos muy "dramas de primer mundo" y la serie no es capaz de desprenderse de ciertos clichés que no terminan de encajar. Sin embargo, creo que esto entra en el pacto con el espectador, indulgente con este tipo de propuestas.

Si uno viene buscando una serie como 'La extraordinaria playlist de Zoey' se verá recompensado. Es una ficción ligera, agradecida, agradable y sin mayor pretensión que la de entregar unos efectivos (y molones) cuarenta y dos minutos de música, comedia y un pelín de drama en una serie que, siemplemente, levanta el ánimo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios