'Obi-Wan Kenobi': una emocionante serie de 'Star Wars' cuya potencia visual se ve descompensada por un guion algo acomodado
Críticas

'Obi-Wan Kenobi': una emocionante serie de 'Star Wars' cuya potencia visual se ve descompensada por un guion algo acomodado

Vaya sensación de incertidumbre nos suele entrar con las nuevas entregas de las franquicias que amamos, sobre todo cuando despiertan mucha expectativa. Es el caso de 'Obi-Wan Kenobi', miniserie de seis episodios centrado en el otrora maestro jedi y que ha llegado hoy a Disney+ con sus dos primeros episodios (de 6).

Protagonizada por Ewan McGregor, la ficción nos lleva al corazón de Tatooine para encontrarnos la llegada al planeta desértico de un trío de inquisidores que cazan a los últimos jedis que pululan en la galaxia diez años después de haberse ejecutado la gran purga de la Orden 66. Todo esto mientras Ben, manipulador de alimentos, intenta mantener un perfil bajo.

Ya os comentábamos que este periodo de la vida del jedi era un terreno increíblemente poco explorado para la importancia que tiene el personaje, y los cómics apenas nos daban pistas de su vida en Tatooine. Eso y que desde Lucasfilm no contasen mucho de la trama causaba una tremenda curiosidad por la aventura que correría Kenobi.

Sin meternos mucho en el terreno de los spoilers (pero saltaos este párrafo si no habéis visto el doble episodio), digamos que la cruzada y celo de una de los inquisidores (la tercera hermana/Reva, interpretada por Moses Ingram) la lleva a orquestar el secuestro de la joven princesa Leia Organa (Vivien Lyra Blair) para que finalmente Obi-Wan no tenga más remedio que dejar su ermitaña vida.

El héroe cansado y su cachorro

Así, la serie nos lleva a la travesía del héroe cansado y el cachorro a proteger en una propuesta inusualmente cinematográfica y ambiciosa en su tono y estilo. Casi podríamos decir que más "autoral" (o todo lo que se puede ser en una gran franquicia). Algo que la separa bastante de 'El libro de Boba Fett' e incluso de 'The Mandalorian', que se ven más moldeadas en comparación.

Por un lado, 'Obi-Wan Kenobi' es emocionante, dándonos una buena dosis de pequeña aventura marca Star Wars con sus más y sus menos. Además, la dirección de Deborah Chow está muy cuidada en lo visual, gusta de planos icónicos y algún que otro momento asombroso.

Sin embargo, es en el guion donde más problemas tiene 'Obi-Wan Kenobi'. Podríamos decir que a ratos navega entre lo acomodado y lo redundante a la hora de trabajar la historia. Un ejemplo bastante claro es que el primer episodio te repite una y otra vez las características de los protagonistas. Sobre todo la impulsividad de Reva, que se recalca en dos escenas que en el fondo son casi iguales.

Evitando caer en nostalgias... de momento

Reva Obi Wan

Lo que sí que es de agradecer es que el guion de Joby Harold, Hossein Amini y Stuart Beattie logre bordear el hundirse en lo nostálgico. Evidentemente estamos hablando de un personaje de gran calado y son inevitables las referencias y guiños, pero de momento la dosis es la justa. Claro, el historial de estas series hace que no ponga la mano en el fuego por los siguientes episodios.

Lo visto hasta ahora, desde luego, hace que sienta que las expectativas hayan sido correspondidas. 'Obi-Wan Kenobi' da emoción, aventura, algún momento bastante inspirado y, por lo general, asombrosa en lo visual. Lástima que esto se vea algo descompensada por un guion algo más acomodado en los tropos del género de lo que le conviene.

Temas
Inicio