Publicidad

'Ozark' regresa con una notable temporada 3: la serie de Netflix brilla cuando potencia la rivalidad entre los Bryde
Críticas

'Ozark' regresa con una notable temporada 3: la serie de Netflix brilla cuando potencia la rivalidad entre los Bryde

Publicidad

Publicidad

Muchas series de Netflix se han visto afectadas por el coronavirus y en unos meses veremos las consecuencias de ello. Sin embargo, para entonces la cuarentena ya debería haber finalizado y lo importante ahora es que van a seguir llegando novedades durante nuestro tiempo en casa y una que está a la vuelta de la esquina es la tercera temporada de ‘Ozark’.

Será el próximo 27 de marzo cuando Netflix lance los diez nuevos episodios de la serie protagonizada por Jason Bateman pero en Espinof ya hemos tenido la oportunidad de ver los tres primeros. En ellos la serie se centra en poner a prueba al matrimonio Byrde, ya que sus intereses no podrían estar más enfrentados y no pasa mucho tiempo hasta que empezamos a ver las consecuencias de ese choque en este notable arranque de temporada.

A partir de aquí encontraréis pequeños spoilers del inicio de la temporada 3.

La importancia del casino

Escena Ozark

A nadie le sorprenderá saber que el arranque de esta tercera temporada está muy marcado por el casino, ya que sea un pequeño salto en el tiempo para ver cómo ya está plenamente operativo, por lo que la espada de Damocles que pende sobre los Byrde está muy alejada. Hablar de tranquilidad quizá sería exagerado, pero sin duda los protagonistas deberían estar disfrutando de una pequeña tregua antes de la llegada de nuevos problemas.

Es ahí donde gana importancia la inestabilidad entre Marty y Wendy, ya que ella ve una oportunidad de negocio que para él no deja de ser una forma de agitar la calma actual sin necesidad. Los dos primeros episodios giran alrededor de esas tensiones y resultan especialmente atinados a nivel de guion, ya que es casi como una guerra en la sombra en la que solamente él es consciente de los ataques con ella oliéndose la tostada poco a poco.

Además, se introduce otra pareja que funciona hasta cierto punto a modo de reflejo de los Byrde, por no decir que esa rivalidad inicialmente latente entre ambos también da pie a echar mano de lo onírico para exteriorizar los pensamientos de Wendy. El único problema es que solamente pueden avanzar hasta cierto punto antes de volverlo a pasar a un segundo plano, pero este pequeño experimento -no veo viable un final feliz para la pareja y sí que su relación vaya agrietándose cada vez más, que hay demasiadas señales en esa dirección- se encuentra entre lo más fascinante de la serie.

La partida se complica

Imagen Ozark

Por otro lado, el día a día del casino da nuevas responsabilidades a una Ruth que se confirma como el mejor personaje de la serie, tanto por su determinación para no dejar que la tomen por el pito del sereno como en su papel dentro de esa rivalidad que apuntaba entre Marty y Wendy. Tengo también mucha curiosidad por ver cómo manejan la deteriorada relación con su hermano, de la que hasta ahora apenas hemos visto unos pequeños chispazos.

Esa relación fraternal no es la única con peso en este arranque de la tercera temporada, ya que una de las grandes novedades es el fichaje de Tom Pelphrey -Ward en ‘Iron Fist’- como el hermano pequeño de Wendy. Un personaje antagónico con ella que por ahora ha servido más para recordarle cosas que funcionen a modo de catalizador que por los problemas que ha causado, pero está claro que esa será una vía a explorar.

Ozark Escena

Más allá de eso, no negaré que la ausencia de Peter Mullan se ha dejado notar y en su lugar se ha apostado por potenciar una amenaza más convencional. Eso no quita para que los peligros sean aún mayores, pero lo que aportaba Jacob a la dinámica de la serie resultaba de lo más estimulante. Veremos si aparece alguien para llenar ese vacío o no, pero por ahora es lo único en lo que ‘Ozark’ no ha ido a más en estos tres episodios.

En lo técnico la serie vuelve a lucir muy bien, con una tendencia clara a los colores oscuros en consonancia con las perspectivas de futuro de sus personajes. Eso sí, como hay que introducir varios personajes más -me da cierto miedo la trama de una recién llegada a la zona que no quiere marcharse sin perder su virginidad-, hay algo más de luminosidad, pero el poderoso desenlace del tercer episodio deja claro que las cosas van a ir cada vez a peor hasta el gran estallido final.

En resumidas cuentas

Sigo pensando que a ‘Ozark’ le falta ese brillantez que solamente unas pocas elegidas consiguen, pero no deja de ir a más con cada temporada y siempre se las ingenia para resolver con solvencia todos los entuertos en los que mete a sus personajes -no hay ningún pero que ponerle en ese aspecto- y estoy deseando ver qué más sorpresas nos tiene reservadas de aquí al final de su tercera tanda de episodios.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios