'She-Hulk: Abogada Hulka' (1x09): el cierre de temporada es todo lo que debería haber sido desde el principio, una comedia meta explotada hasta sus últimas consecuencias
Críticas

'She-Hulk: Abogada Hulka' (1x09): el cierre de temporada es todo lo que debería haber sido desde el principio, una comedia meta explotada hasta sus últimas consecuencias

La labor era complicada, y los lectores marvelitas lo sabíamos desde el principio: adaptar 'Hulka', especialmente las etapas de Byrne y Slott, significaba crear nuevas narrativas en las series de Marvel, tirarse a la piscina y esperar que el público supiera entenderlo. Y para ello, 'She-Hulk: Abogada Hulka' empezó metiendo la patita tímidamente con algunos chistes fuera de lo habitual en la mega-franquicia, pero el último episodio de su primera temporada no ha dejado rehenes y ha roto, literalmente, con todo.

A partir de aquí hay spoilers del noveno episodio de 'She-Hulk: Abogada Hulka'. Si no queréis que Jen vaya a vuestra casa a romper vuestros cómics de la Patrulla X haríais bien en no seguir leyendo si no lo habéis visto.

Hulka aplasta (la cuarta pared)

Cuando 'She-Hulk: Abogada Hulka' empezó, reconozco que no fui su mayor fan: su personalidad estaba aguada y la ruptura de la cuarta pared parecía forzada, más como un simple añadido a última hora que como parte intrínseca de quien es. Sin embargo, a lo largo de la temporada todas las dudas han ido desapareciendo. De hecho, el episodio 9 es todo lo que soñaba que sería esta serie, al más puro estilo John Byrne.

Incluso si no te gusta el humor metalingüístico o que los personajes sean conscientes de la ficción en la que viven, tienes que admitir que la idea de este episodio es brillante. De hecho, bebe directamente de ese cómic en el que Jen rompe las viñetas para ir directamente a hablar con su guionista, solo que en este caso a larguísima escala: nunca antes el UCM ha sabido reírse tanto (y tan bien) de sí mismo... incluso traspasando épocas con esa careta inicial fantástica.

Savage

Desde la salida al menú de Disney+ hasta la conversación con K.E.V.I.N (con pregunta directa sobre los X-Men) pasando por el cambio de final, el tercer acto de este capítulo ha sido simplemente perfecto, ha captado al cien por cien el espíritu de los cómics y del personaje, capaz de escribir su propia historia. No se le puede poner una pega: tiene desde revelaciones para los fans de la continuidad (la aparición de Skaar) hasta ironía fina y juego con el metalenguaje para los que quieren ver algo diferente en Marvel. ¿Habrá gente enfadada con este episodio? Pues claro.

Son pocos, pero organizados

Y es que 'She-Hulk: Abogada Hulka' no se ha conformado, en última instancia, con ponernos un caramelito en la boca en forma de comedia diferente: si desde el primer episodio estaba tentando con hacer un meta-comentario sobre los fans tóxicos del Universo Marvel, en el episodio 9 ha conseguido hacer una parodia sublime. Está claro que en la sala de guionistas han investigado foros y visto los vídeos de YouTube más infames para responder al machismo imperante entre cierto sector del UCM poniéndoles un espejo delante.

Daredevil

Poco más se puede hacer para que cierta gente se de cuenta de su comportamiento absurdo e incívico que ponerles como los malos de una serie, pero probablemente solo va a añadir capas de rabia a las que ya tenían de antemano. Puede no gustarte la serie (solo faltaba), pero, a estas alturas, si te enfadas por verte reflejado en lo que los propios episodios critican, es culpa tuya. Marvel te está diciendo activamente "Si eres así, no te queremos entre nuestros seguidores". Más claro, el agua.

Además, 'She-Hulk: Abogada Hulka' tiene tiempo para ensamblar un discurso sobre lo fácil que es hacer un mal producto poniendo al entretenimiento como excusa: ¿Qué hay mejor que una escena final que junte a todos los héroes y villanos de la serie, aunque no tenga ningún sentido? La pulla a Kevin Feige y su idea de "finales perfectos" es evidente, y el hecho de que haya aceptado el golpe con deportividad dice de él muchas cosas: la primera, que contra lo que muchos suponíamos al principio, ha entendido la base del personaje y ha permitido cierta libertad en los guionistas. Ni tan mal.

Pintarte la cara color esmeralda

Este episodio es, para mí, uno de los mejores que Marvel Studios ha hecho hasta ahora, junto con el primero de 'Bruja escarlata y visión'. Pero... ¿Compensa una serie repleta de vaivenes por un episodio sobresaliente? Depende de cada cual: la serie de Hulka puede haber sido más o menos decepcionante, enfadar más o menos, pero nunca ha sido aburrida. Eso hay que reconocérselo.

Su capacidad de sacar personajes de quinta fila y su estructura entre el procedimental y la serie con continuidad ha estado repleta de relleno, pero un relleno que, en el peor de los casos, ha sido agradable. Eso sí, su tramo final, que es normalmente donde Marvel suele fallar más, aquí ha sido su gran acierto: las tramas se han encauzado, el personaje se ha terminado de definir y la segunda tanda de episodios promete ser muchísimo más loca y divertida.

'She-Hulk: Abogada Hulka' ha sufrido para encontrar su propio tono, pero al final lo ha conseguido ofreciendo, de paso, otra imagen de Daredevil a la que la serie de Netflix nos tenía acostumbrados y una trama que, quién sabe, quizá tenga continuidad en el futuro. Ha sido un viaje irregular e imperfecto, repleto de baches y momentazos, pero lo que al final queda es una vista preciosa de lo que está por venir, sobre todo si en Marvel son capaces de darse cuenta de lo que ha fallado sin tener que darle explicaciones a K.E.V.I.N. ¡Nos vemos pronto, Jen!

Temas
Inicio