Publicidad

'Por trece razones': la temporada 3 del éxito de Netflix es un cóctel de misterio y asesinato sólo apto para fans acérrimos
Críticas

'Por trece razones': la temporada 3 del éxito de Netflix es un cóctel de misterio y asesinato sólo apto para fans acérrimos

Publicidad

Publicidad

Otra cosa no, pero podemos catalogar a 'Por trece razones' como la serie más controvertida de todas las que tiene Netflix en su catálogo de originales. Y todo por el argumento de su primera temporada y su descripción del suicidio de Hannah (Katherine Langoford). Escena que, por cierto, fue recientemente borrada de la serie.

Y hoy, Netflix ha estrenado la temporada 3 del drama adolescente. Una temporada que nos lleva ocho meses después del final de la segunda entrega, con Clay (Dylan Minnette) facilitando la huída de Tyler (Devin Druid) tras llegar al baile del instituto con intenciones de perpetrar un tiroteo.

Nada más comenzar la temporada conocemos a Ani (Grace Saif), estudiante recién llegada a Liberty High cuya madre trabaja como enfermera en casa de Bryce (Justin Prentice). A los primeros que conocerá en el instituto será, precisamente, a Clay y a Jessica (Alisha Boe) y rápidamente se meterá de lleno en todo lo que ha pasado en los últimos meses... convirtiéndose en nuestra narradora.

Una muerte que da un poco igual

Trabajo de narradora que, cada vez, tiene menos sentido. Por lo menos en esta serie o que sea este personaje. Y eso que poco a poco se convierte en ese "más que un espectador" en la trama central de la serie: la misteriosa muerte de Bryce.

Cuando anunciaron que 'Por trece razones' tendría segunda temporada defendí que aunque innegablemente es un buen negocio, creativamente carecía de sentido. Y la temporada acabó siendo un epílogo largo que empañaba la fuerza del primer relato revisitándolo y enturbiándolo. 

En esta tercera se han deshecho casi por completo del fantasma de Hannah Baker para contar una nueva historia llena de secretos, mentiras, medias verdades en el mismo escenario. Esto hace un efecto curioso y es el de que harta estar siempre con las mismas personas y las mismas actitudes.

Unos personajes estancados y agotadores

Trece razones

Echando la vista atrás parece mentira que para ser una serie tan íntima en su modo de contar el día a día y cómo llevan la tragedia este grupo de adolescentes haya tan poco desarrollo de personajes. Uno siente que el Clay del 3x03 no ha cambiado un ápice desde el inicio de la serie. No se aprecia ni evolución ni involución, son personajes estancados en sus arquetipos.

Y esto no ayuda porque parece que estamos en la casilla de salida solo que, esta vez, con una trama de misterio y asesinato. Y, claro, cuando todo el mundo tiene tantos secretos como motivos para cargarse a Bryce pero no se sale nunca de este círculo vicioso de sospechas recíprocas creadas gracias a diálogos enigmáticos que bien podrían hablar del desayuno de ayer... pues agota.

La temporada 3 de 'Por trece razones' ha comenzado metiéndonos de lleno en un cóctel de cosas que ya sabemos, dinámicas ya conocidas y cierta oquedad en el guion que hace que desconectemos a la primera de cambio. 

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir