Publicidad

'U2 3D', la técnica nos acerca al grupo y a su música

'U2 3D', la técnica nos acerca al grupo  y a su música
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ayer se estrenó en muy pocos cines de nuestro país, el documental 'U2 3D', en el que Catherine Owens, directora de contenidos visuales de la banda durante más de 15 años, y Mark Pellington, director del video ‘One’; realizan nueve conciertos del 'Vertigo Tour' que dio el grupo por seis ciudades de Latinoamerica. Se trata de una zona geográfica muy bien escogida, ya que es uno de los lugares que desde siempre han preocupado a los componentes de U2 por sus situaciones políticas y económicas. Esta implicación se podía percibir en las introducciones que hacía Bono antes de las canciones.

En un principio puede parecer que carece de sentido rodar unos conciertos en tres dimensiones, pero bien pensado es algo de lo más adecuado. No resulta como una de esas películas en las que se te acercan los animalillos que vuelan, pero se saca mucho partido a la profundidad gracias a la enormidad de un estadio y a la cantidad de diferentes elementos que hay sobre un escenario y a su alrededor.

La técnica del 3-D que utiliza 3ality Digital Systems es muy innovadora y consigue unos efectos que no se habían logrado hasta ahora. Gracias a que está rodado en digital y a los avances que ha conseguido esta empresa, las cámaras son más ligeras y silenciosas que con el 3-D anterior y los cineastas pueden ver resultados inmediatamente, en lugar de días o semanas después. Esto ha supuesto un aumento en las opciones creativas de los directores que, en el caso de 'U2 3D', han sido capaces de encontrar nuevos recursos formales para cada canción y de sorprenderte a lo largo de todo el documental con planos o colocaciones que no habías visto hasta entonces. El trabajo de sonido es también extraordinario y está muy bien mezclado para respetar esos distintos planos en los que vemos las imágenes. Siempre escuchamos con mayor volumen lo que tenemos más cerca, pero sin que esto altere la percepción general de las canciones.

El escenario del 'Vertigo Tour' en concreto, parece diseñado a propósito para una realización en tres dimensiones, pues sus dos brazos –o trompas de Falopio— permiten a los músicos colocarse en diferentes posiciones y así dar pie a un mayor número de términos cada uno con su profundidad. Porque cuando realmente se ve la ventaja de las tres dimensiones es cuando en la imagen hay elementos en distintos términos y los vas viendo más cerca o más lejos de ti. Así, planos como los de la batería o los del público, que tienen muchos pequeños componentes, quedan espectaculares, al igual que el momento en el que Larry Mullen Jr. toca desde uno de los brazos y lo vemos a él con Bono detrás y, aunque estén a muchos metros de distancia, parece que se encontrasen juntos.

La realización de 'U2 3D' abusa de los encadenados y de las sobreimpresiones probablemente porque éstos aumentan la sensación de los distintos términos con distintas profundidades. En algunas ocasiones obtienen resultados muy poderosos visualmente. Por ejemplo, el juego con la imagen de Bono sacada de la pantalla que hay tras el escenario, cantando junto con los músicos de carne y hueso, es muy efectivo. También es interesante la estética de los jugos gráficos que se hacen sobre la pantalla, tanto con dibujos como con letras y mensajes.

El hecho de que Owens y Pellington sean directores que conocen a la banda y han rodado ya para ella es de agradecer y así, por ejemplo, la interpretación de 'With or Without You' se rueda con planos similares a los del videoclip y parece que estuviésemos reviviendo ese mítico vídeo, pero con una contigüidad mayor.

La sensación de ver tan de cerca de tus ídolos es increíble. Es como estar en el concierto, a veces entre el público, a veces en una butaca privilegiada, a veces en un helicóptero por encima de todo el mundo y muchas veces sobre el escenario. Durante los primeros momentos dan poca duración a las tomas de Bono en primer plano, pero todo esto es porque se lo están reservando para crear el mejor momento de la película, que llega cuando, en medio de 'Sunday Bloody Sunday' se acerca y estira una mano de tal forma que parece que te está acariciando la mejilla y dice "wipe your tears away" ("sécate las lágrimas"). Son igualmente poderosos los planos en los que se ve de cerca de The Edge o a Adam Clayton tocando la guitarra y los teclados o el bajo, respectivamente.

El documental es realmente breve, dura sólo una hora y cuarto, así que hay tiempo para pocos temas. Por ese motivo, la selección es tan potente que van uniendo un gran éxito tras otro y tienes la sensación de que no dan tregua. En él escuchamos versiones diferentes a las de estudio e incluso a las que interpretaron en la gira europea, de 'Vertigo', 'Sometimes You Can't Make it on Your Own', 'Where the Streets Have No Name', 'Sunday Bloody Sunday', 'Bullet the Blue Sky', 'With or Without You', 'One', 'The Fly', etc... Tratándose de unos conciertos grabados en Sudamérica perfectamente podrían haber incluido 'Mothers of the Disappeared' y 'El pueblo vencerá', que siempre me ponen la piel de gallina.

Como decía en la entrada en la que incluí el tráiler, 'U2 3D' no es una película que se pueda recomendar únicamente por sus valores fílmicos, pues consiste sólo en escuchar canciones y ver sus actuaciones y, si no te gusta la música de U2, será muy difícil que la disfrutes por muchos recursos visuales innovadores que el film presente. Pero para quienes sean seguidores del grupo irlandés, será una gran experiencia que no se parece a la de asistir a un concierto ni a la de ver una grabación en DVD o en una pantalla normal. Ya que estaban, las gafas de 3-D que prestan en la sala las podrían haber hecho a imagen y semejanza de las que llevaba Bono cuando hacía de mosca.

Más información en Blogdecine sobre 'U2 3D'.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios