"El demonio no existe". Pedro Almodóvar carga contra la actitud de Will Smith en los Óscar y califica su discurso como "de predicador"

"El demonio no existe". Pedro Almodóvar carga contra la actitud de Will Smith en los Óscar y califica su discurso como "de predicador"
28 comentarios

Como rezaba la introducción de la telenovela que protagonizaba Moe en el capítulo 'Pigmoelion' de 'Los Simpson', el tema de la bofetada de Will Smith a Chris Rock en los Óscar es "como la limpieza de una casa: lo que nunca acaba". Después de las reacciones de Jim Carrey y Wanda Skyes, de que el afectado se haya manifestado por primera vez y de que la Academia haya puesto sobre la mesa una serie de medidas, nuestro Pedro Almodóvar ha dado su opinión al respecto.

Ni diablo ni diabla

"Me produce una sensación de absoluto rechazo lo que vi y lo que oí". Así analizaba el director manchego en ElDiario el que, sin duda, es uno de los momentos más infames de la historia de los premios. Además, no ha perdido la oportunidad de describir el discurso de aceptación del Óscar al mejor actor recibido por Smith como "Un discurso que más bien parecía el de un predicador. No se defiende ni protege a la familia a base de hostias, y no, el demonio no se aprovecha de los momentos culminantes para hacer de las suyas".

Esto último hace referencia a las palabras con las que que Denzel Washington intentó apaciguar a Will Smith después de la agresión: "En tu momento más alto, ten cuidado. Ahí es cuando el demonio viene a por ti". Almodóvar matizó de este modo su visión sobre el incidente y la reacción de muchos comentaristas en las redes sociales:

"El demonio, de hecho, no existe. Es un discurso fundamentalista que no debimos escuchar ni ver. Algunos agradecen que fue el único momento real de la ceremonia, se refieren a ese monstruo sin cara que son las redes sociales. Para ellos, ávidos de carroña, fue sin duda el gran momento de la noche".

Recordemos que, más allá de todo esto, Pedro Almodóvar acudió a la 94 ceremonia de entrega de los Óscar en representación de 'Madres paralelas', que optaba a la preciada estatuilla en las categorías de mejor banda sonora —Alberto Iglesias— y mejor actriz —Penélope Cruz—. Y es que, en el fondo, lo que verdaderamente importa, es el cine —aunque los datos demuestren que el salseo tire más que un buen largometraje—, y así lo defiende el director:

"Me niego a que ese episodio marque la gala y sea el protagonista de una ceremonia donde ocurrieron muchas más cosas y de mucho mayor interés. Ganó Drive My Car, para mí, sin discusión la mejor película del año. Y también el documental Summer of Soul, mi favorito".

Temas
Inicio