Publicidad

'Splash! Famosos al agua', una piscina vacía

'Splash! Famosos al agua', una piscina vacía
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Antena 3 ha dado por finalizado su particular experimento con los saltos de trampolín con famosos. 'Splash! Famosos al agua' se convirtió en el estreno más ambicioso del curso, un evento para el que la cadena puso toda la carne en el asador, sobre todo después de conocer que su principal competidora, Telecinco, también prepararía un programa con similares características. Ahora, cuando ambos talent shows han pasado por la parrilla, es momento de analizar lo que han supuesto en nuestra televisión. Y, si hace unas semanas mi compañera Noelia hablaba del paso de '¡Mira quién salta!', ahora toca que valoremos lo que hemos podido encontrar en 'Splash! Famosos al agua'.

Con su propuesta, Antena 3 ha demostrado lo que muchos podíamos intuir cuando supimos de la llegada de estos programas: los saltos en trampolín no tienen suficiente jugo televisivo para captar a la audiencia semana tras semana. Al menos así lo hemos vivido en 'Splash! Famosos al agua', un programa que no ha mostrado los ingredientes necesarios para ofrecer un sólido show de entretenimiento semanal. Así se entiende la pérdida de audiencia que el programa presentado por Arturo Valls ha experimentado desde su estreno, dejando en evidencia el poco interés que despertaba la competición acuática que terminó ganando Gervasio Deferr después de ocho semanas de saltos a la piscina.

Lo único salvable de 'Splash! Famosos al agua' ha sido el énfasis que sus concursantes han puesto para ofrecer saltos de nivel, que sorprendieran y que mostraran una dosis de calidad que ha marcado la diferencia. La parte negativa de este hecho ha sido observar algunos de los golpes que estos concursantes se daban al llegar al agua, que comenzaron resultando simpáticos para la audiencia pero que han terminado aportando cierta dosis de repulsión al comprobar que eran golpes realmente dolorosos. Quizá eran muchos los que no estaban por la labor de seguir un programa con este requisito, sobre todo si se acercaban al programa simplemente para recibir un buen rato de entretenimiento.

Y es que, si esa era la meta, si lo que quería conseguir 'Splash! Famosos al agua' era otorgarnos ese buen momento televisivo que nos ofrecía 'Tu cara me suena' (el que suponemos que marcó la senda que el nuevo talent show quería aprovechar), tenemos que sentirnos decepcionados. 'Splash! Famosos al agua' no ha conseguido llegar a ese nivel, ni siquiera aprovechando el tirón de Arturo Valls como presentador y Santiago Segura como miembro del jurado. Ambos no han alcanzado las expectativas y nos han dejado con la sensación de que estaban mucho mejor en 'Tu cara me suena', donde tenían más espacio para la improvisación y más libertad para explotar sus facetas más cómicas.

El efecto Falete

Pero el gran error de 'Splash! Famosos al agua' ha sido el de considerar a Falete como una estrella mediática, contando con su presencia en cada gala y dándole su espacio para conseguir aportar una nota de humor al show. Falete fue la estrella del primer programa, después de que su salto como concursante fuera uno de los más esperados de todos los que nos presentaron el primer día. El programa quiso aprovechar ese tirón sin saber que lo que estaba haciendo era darle cabida a alguien que no sería bien recibido más allá de su salto de turno, con el que mofarse y soltar las bromas oportunas en las redes sociales.

Así, buena parte de los programas de 'Splash! Famosos al agua' ha contado con el efecto Falete sin que este existiera o, al menos, sin que existiera como se esperaba, ya que la aparición constante de Falete en el show era solo uno de los motivos para cambiar de cadena. Y, cuando el programa se dio cuenta de este hecho, ya era demasiado tarde, sobre todo si tenemos en cuenta que tampoco conseguía presentar la diversión y el ritmo que se esperaba de él. Sí ha destacado en cuanto a puesta en escena, con esa espectacularidad que se ha mantenido, donde la parte técnica ha estado más cuidada que el desarrollo de cada gala.

Telecinco le gana otro pulso a Antena 3

Tras el final de 'Splash! Famosos al agua' y '¡Mira quién salta!' podemos decir que el programa de Telecinco le ha ganado la partida, una vez más, a Antena 3. En esta ocasión, '¡Mira quién salta!' supo ofrecer un espacio sin alargar su competición, ofreciendo cuatro galas que tuvieron el respaldo de su audiencia. A 'Splash! Famosos al agua' le ha podido sus pretensiones, queriendo abarcar un período sin que tuviera contenido atractivo para el mismo. Telecinco también supo crear un espacio para su público, algo que tampoco consiguió 'Splash! Famosos al agua'. Si bien es cierto que los contenidos de Telecinco están mejor definidos (y cualquier programas con famosos de la cadena tiene un buen número de opciones de congregar a su audiencia), Antena 3 no ha podido mantener a la audiencia de 'Tu cara me suena', lo que parecía que era el principal objetivo que se marcaba con la llegada de 'Splash! Famosos al agua'.

Splashreview

Así, aunque '¡Mira quién salta!' no tuviera la puesta en escena de su rival, su sencillez, sus concursantes de la casa y sus cuatro galas ha sido la fórmula acertada para los saltos en trampolín en España. De todas formas, ambas propuestas han mostrado debilidad en sus contenidos, dejando en evidencia la falta de gancho que presenta este tipo de talent show, explotado por partida doble y provocando una auténtica saturación en el espectador. Quizá es por eso que, a nivel individual, esté más contento por el final de ambos espacios que por lo que he visto en ellos.

En ¡Vaya tele! | 'Splash! Famosos al agua', un espectacular show con falta de calidez

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir