Publicidad

'Marchlands', una historia de fantasmas en tres épocas

'Marchlands', una historia de fantasmas en tres épocas
7 comentarios

Publicidad

Publicidad


El pasado mes de febrero, el canal ITV emitió en el Reino Unido ‘Marchlands’, una miniserie con un punto de partida bastante curioso. Se basa en el piloto de una serie para Fox que nunca salió adelante, ‘The Oaks’, que contaba la historia de tres familias que viven en la misma casa en tres épocas diferentes. En la casa, además, se producen fenómenos paranormales que podrían estar conectados con una tragedia que sufrieron los primeros inquilinos. Creado por David Schulhner, fue uno de los guiones más buscados por las cadenas en la temporada de pilotos de 2008, pero luego no pasó del primer capítulo, que nunca llegó a emitirse, claro.

El responsable de adaptar esta idea a la televisión británica es Stephen Greenhorn, un guionista veterano que ha escrito para culebrones, series policiacas como ‘The bill’ y hasta para ‘Doctor Who‘. Él convierte ese punto de partida de Schulhner en un drama con algunos toques sobrenaturales que entrelaza las tramas de las tres familias, potenciando los paralelismos entre ellas, e interconectando en cada capítulo las tres épocas. Esa superposición de las tres historias es lo más destacado de ‘Marchlands’.

1968

Quienes habitan la casa son Evelyn y Robert Bowen, su hijo Paul y la mujer de este, Ruth. Paul y Ruth tienen una hija de 8 años, Alice, que muere ahogada en un río cercano. Su madre queda devastada y aferrada a la idea de que la pequeña no pudo perderse por sí sola en el bosque, y el dolor la va a alejando de su marido. Además, las presiones sociales tampoco la ayudan demasiado a superar su sentimiento de culpa por no haber estado con ella. Esta trama de una de las mejor conseguidas, sobre todo en cómo debía sentirse una mujer joven en un pueblo de mentalidad tan cerrada.

marchlands_bowen

1987

Helen y Eddie Maynard viven en la casa con su hijo adolescente, Scott, y la pequeña Amy, que tiene una amiga invisible con la que habla y juega a menudo. Tan a menudo, que sus padres empiezan a preocuparse, más cuando Amy les cuenta que cree que su amiga, Alice, está muerta, y en la casa comienzan a ocurrir cosas extrañas. En esta subtrama se concentran casi todos los aspectos sobrenaturales y es una historia de fantasmas bastante típica y con casi nada nuevo que aportar. Eso sí, Dean Andrews y Alex Kingston, que interpretan a los padres, merecen una serie para ellos solos.

marchlands_1987

2010

Mark y su pareja, Nisha, acaban de mudarse a la casa. Están esperando su primer hijo y, además, están remodelando algunas de las habitaciones. En una de ellas, Nisha encuentra cosas que pertenecieron a una niña llamada Alice, y empieza a interesarse por ella, a la vez que comienza a conocer aspectos del pasado de Mark, que vivió en el pueblo siendo adolescente. En esta trama, los primeros episodios crean cierta sensación de intriga, y ofrece un interesante contraste con la historia de los Bowen en 1968.

marchlands_2010

En realidad, aunque sí hay un fantasma pululando por ahí, en ‘Marchlands’ tienen más importancia los secretos del pasado y todas las cosas que no se dicen. Es la culpa de Ruth Bowen lo que, de algún modo, va moviéndolo todo, y la miniserie funciona mejor en los momentos de drama familiar que en los que, en teoría, deberían dar miedo. Hay menos de esos de lo que parece y, en parte, se estropean por una banda sonora demasiado evidente y algunos toques muy poco sutiles. Es bastante fácil, de hecho, ir adivinando lo que está pasando antes de que lo hagan los personajes, y el giro final podría haber estado mejor manejado.

marchlands_review
De todos modos, ‘Marchlands’ resulta entretenida y tiene en su reparto a su mejor activo. No esperéis una historia de miedo porque, en realidad, no lo es, y es casi más un drama sobre los paralelismos entre esas tres familias. Podrían haber conseguido algo más inquietante, pero lo que han hecho tuvo una gran acogida entre el público británico, superando los siete millones de espectadores en el primer capítulo y en el último. ¿Se animará alguien a traerla a España, ahora que la ficción británica parece haberse puesto de moda de golpe?

Web oficial | ‘Marchlands’
En ¡Vaya Tele! | ‘Downton Abbey’, un adictivo drama de época

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios