Compartir
Publicidad

'Niños robados', el camino a seguir

'Niños robados', el camino a seguir
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nunca me muestro especialmente entusiasmado con las TV movies que se lanzan con motivo del filón que alcanza un particular suceso de actualidad en nuestro país, sobre todo si estas van acompañadas de programas especiales y monográficos que buscan convertir el escándalo en cuestión en un buen dato de audiencia. Pero, para ser justos, hay que decir que 'Niños robados' ha partido de ese hecho para crear una ficción sólida, llena de actuaciones inmejorables y buscando reflejar lo más fielmente posible y sin escarbar en el morbo una historia que hemos oído en numerosas ocasiones en los últimos meses.

Lo más interesante de la ficción es que se ha basado en todas esas declaraciones, testimonios en primera persona que 'Niños robados' ha recogido con respeto y rigor para ofrecer una radiografía de los hechos pasando por todas sus etapas. La TV movie no se ha conformado con centrarse en un protagonista buscando sus orígenes tras descubrir que fue un bebé robado, sino que se ha decantado por dar importancia a ese pasado, mostrando sin tapujos pero también con mucha delicadeza las escenas en las que se perpetraban los robos, el punto álgido de una miniserie que consigue sobrecoger con su relato.

Quizá por eso, la primera parte de la TV Movie cuenta con una fuerza más poderosa para mantener al espectador pegado ante la pantalla. La puesta en escena de unos personajes perfectamente dibujados provoca que nos introduzcamos en la historia con facilidad, algo que cuesta un poco más tras ese salto en el tiempo con el que empieza el segundo episodio. Aún así, ambos capítulos consiguen destacar sobre todo por la elección de casting y las interpretaciones con las que ha contado 'Niños robados'. Blanca Portillo, Emilio Gutiérrez Caba, Alicia Borrachero, Adriana Ugarte y Belinda Washington han sido las caras más reconocidas, cuyas interpretaciones y personajes solo han podido contar con la admiración por parte del público.

Pero en 'Niños robados' también destaca el plantel de secundarios, que mantiene el listón y completa un reparto que ha brillado y se ha mantenido en torno a las altas expectativas que la miniserie había generado. En esta ocasión no podemos hablar de errores de casting ni de mala dirección de actores ni del resto de críticas que se suelen lanzar contra la ficción nacional con frecuencia. Aquí solo podemos rendirnos ante un trabajo cuidado al detalle, que cumple su función de denuncia social pero que también marca la diferencia como producción audiovisual.

NinosRobados2

Porque ese conjunto de actores se enfrenta a un guión que sabe muy bien cómo hacer evolucionar la historia, buscando con acierto la implicación emocional del espectador y jugando con esas inevitables escenas que la audiencia se espera de antemano (el parto de las madres, la sustracción de los bebés, el enfrentamiento con la verdad y el posterior reencuentro). Se trabaja con decisiones acertadas, buscando pulsos interpretativos de altura que han dejado como resultado escenas con mayúsculas, que perfectamente podrían ser la envidia de muchas de las TV Movies (y ficciones regulares) que han pasado por nuestra televisión hasta la fecha.

Una nueva comparación entre cadenas

Una vez más tenemos que dedicar unas líneas a realizar esa comparación entre Antena 3 y Telecinco después de que ambas se decantaran por realizar productos similares. No es la primera vez que ocurre y suponemos que se volverá a repetir en el futuro, ya que nos estamos acostumbrando a que ambas casas dediquen sus esfuerzos en ofrecer algo parecido pero con caras diferentes. Eso sí, en esta batalla particular, Telecinco vuelve a posicionarse por delante de Antena 3, no solo en términos de audiencia, sino debido a que la historia de 'Niños robados' ha sido mucho más enérgica, completa y emotiva que 'Historias robadas', la ficción que Antena 3 emitió el curso pasado.

NinosRobadosreview

El sabor que deja 'Niños robados' es muy diferente, gracias a unas interpretaciones de altura, un guión lleno de responsabilidad y un decente desarrollo técnico. Además, esta combinación le ha dado un resultado muy positivo a Telecinco en audiencia, algo que demuestra que el cuidado en el desarrollo de un producto de ficción también puede contar con el respaldo mayoritario del público (el primer capítulo tuvo más de 4 millones y el segundo más de 3,7 millones de espectadores). Por último, solo nos queda rendirnos de nuevo ante Mod Producciones (la productora detrás de 'Crematorio') y desear que tenga más presencia en la televisión que nos espera. Dos aciertos tras dos ficciones diferentes hace que se convierta en una firma a tener en cuenta en el futuro.

En ¡Vaya tele! | 'Niños robados' se emitirá los días 16 y 17 de octubre en Telecinco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio