Publicidad

'Raised by Wolves' sorprende hasta el final en una temporada brillante que abre puertas a un universo fantástico imprescindible
Series de ficción

'Raised by Wolves' sorprende hasta el final en una temporada brillante que abre puertas a un universo fantástico imprescindible

En un terreno tan pedregoso como el de la burbuja de las series no es tan sencillo encontrar una de ellas que no deje todo su impulso para enganchar en el primer episodio, antes de comenzar a dispersarse y dosificar sus puntos clave de argumento, para enredarse en sus propias ideas, manteniendo sus valores de producción pero negando una secuencia de eventos orgánica a los espectadores. ‘Raised by Wolves’ de TNT España es una de esas raras excepciones que hoy cuesta encontrar.

Con casos como el de ‘Hunters’, o ‘Lovecraft Country’, que empezó como una bala de cañón y no deja de dar muestras de debacle, HBO últimamente dejaba con la miel en los labios con grandes pilotos de mirada cinematográfica que daban paso a una versión rebajada con exceso de sifón. ‘Raised by Wolves’ corría ese riesgo, tras un par de episodios iniciales dirigidos por Ridley Scott, la bajada del escalón se esperaba más pronunciada, pero en manos de su hijo Luke parece que hay buenas indicaciones del patriarca.

SPOILERS menores, no revela puntos clave o el final

Raised By Wolves 43 1200x800

No solo no se aprecia una bajada importante en el resto de capítulos, sino que el desarrollo de la historia nunca ha dejado de tener hueco para la improvisación visual y las escenas sorprendentes, más allá de que el relato tenga suficientes sorpresas, giros y vueltas como para llenar un par de temporadas deDevs’. Pese a la solemnidad y el rictus heredero de la obra de Scott, la serie de HBO max no deja de encontrar momentos en los que sorprender con exploraciones descerebradas de sus conceptos de inteligencia artificial.

Ciencia ficción sin límites

Su aproximación a la ciencia ficción de bolsilibro nunca es una excusa para poner a sus personajes en situaciones forzadas para mostrar este o aquel efecto especial, sino que explora las posibilidades que ofrece ahora el medio para trasladar el espíritu sin límites de la prosa weird fiction, con variaciones de la eterna exploración de los autómatas que va más allá del cyberpunk. Ojos como armas y herramientas para visitas al médico de los sintéticos, transfusiones imposibles, embarazos, naves, fauna y flora hostil y sexo VR con litros de "semen".

Raised by Wolves’ no para de sorprender en una historia básica de Robinsones con trasfondo apocalíptico, heredero de Harlan Ellison y ‘Terminator’, y una vuelta de survival fantástico con toques bélicos y planteamientos filosóficos de educación, teología y evolución. Todo ello protagonizado por robots que se comportan como robots, algo que ya de primeras marca una diferencia de concepto abismal con otro tipo de fantasías.

Raisedposter

Si algo llamaba la atención del inicio de ‘Raised by Wolves’ es que parecía conectar con el universo de ciencia ficción y terror de Scott tanto de ‘Blade Runner’ como, en menor medida, de la saga ‘Alien’, pero el desarrollo de los episodios ha demostrado no ser tan menor. El planeta en el que transcurre tiene habitantes que podrían estar en películas de terror con monstruo, la violencia exacerbada, más propia de series B salvajes, es moneda común en la serie y por si fuera poco, cada función y operación de los sintéticos es un expositor de Body Horror.

Un paraíso para los fans del horror espacial

Desde los primeros fetos conservados fuera de una matriz, a los ojos de quita y pon, las operaciones de todo tipo y la muestra de unidades mutiladas, quemadas o con diseños siniestros hacen que camine por la senda del género puro. Además de los temas de monstruo y creador salidos de ‘Frankenstein’, homenajes directos aPoltergeist’, Cronenberg y criaturas que podrían estar enDreamcatcher’ de Stephen King o ‘From Beyond’ de Lovecraft, ‘Raised by Wolves’ es también una cita obligada para los amantes del cine de terror con mayúsculas.

No puede pasarse por esta temporada sin destacar de nuevo el trabajo de Amanda Collin como madre: puro espectáculo de performance artística aplicada, lenguaje corporal sensual, peligroso y violento, interpretación física que realmente hace preguntarse si no es una hermana de la Pris de Daryl Hanna o, al menos, una replicante de verdad. Súmenle temas de mitología clásica, génesis bíblico y teoría de la educación con una ardua guerra religiosa con persecuciones trepidantes, peleas y asaltos con armas.

Raised by Wolves’ es todo lo que un fan del fantástico le puede pedir a una serie, pero, además, lo que ofrece en sus 10 primeros episodios parece tan solo un aperitivo de un mundo que no para de crecer y que explota en su último episodio, abriendo posibilidades inmensas de nuevos personajes, involución, seres desconocidos y todo un planeta por explorar del que parece que aún no sabemos nada. Un espectáculo inteligente, trepidante y que siempre mira hacia adelante, sin dar 4 vueltas sobre lo mismo durante más de un episodio o, a los sumo, dos. Una de las grandes sorpresas del año que, de continuar así, puede convertirse en un clásico a la altura de sus referentes cinematográficos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios