Publicidad

‘Mi mejor enemigo’: Chile vs. Argentina y no sólo en fútbol

‘Mi mejor enemigo’: Chile vs. Argentina y no sólo en fútbol
25 comentarios

Diciembre 1978. Chile y Argentina están a días de comenzar un enfrentamiento armado por la posesión de tres islas en el canal de Beagle. En la Patagonia, una patrulla chilena rompe accidentalmente su brújula y se pierde en la inmensidad de la pampa. Cavan sus trincheras en algún lugar sin saber si es Chile o Argentina. Comienza una larga espera que interrumpirá una patrulla argentina que se instala frente a ellos. Ambas patrullas aguardan ahora la guerra, pero la cercanía hace inevitable que se inicie una amistad con el enemigo, a pesar de las palabras, duras, pero reales, del soldado más reacio al contacto: “Así será más difícil matarlos luego”.

Mañana, 8 de septiembre, se estrena en España la película chilena de 2005 ‘Mi mejor enemigo’, el primer trabajo de Alex Bowen. El film, que lleva un mensaje marcadamente pacifista, estuvo nominado al Goya a la Mejor Película Extranjera de habla Hispana en la última edición de estos premios. Además ha ganado el premio a la Mejor Película Latinoamericana en el Festival de Bruselas y Premio del Público en el de Los Ángeles. Aquí se puede ver el trailer y más información. En la línea de ‘La vaquilla’ o ‘Jarhead’, ‘Mi mejor enemigo’ nos muestra la cara humana de la guerra. Nos hace ver cómo los enemigos se hacen sólo en el papel, al igual que hacía la de Berlanga, y nos habla de una guerra que nunca llegó a ser, pero que acabó con las vidas de unos y destrozó las de otros, como el film de Sam Mendes, protagonizado por Jake Gyllenhaal. ‘Not but the brave’, la única película dirigida por Frank Sinatra, también trataba sobre la amistad entre los estadounidenses y los japoneses, perdidos en una isla del Pacífico durante la II Guerra Mundial. El mensaje, en todas: que la guerra es absurda. Más las guerras fratricidas, pero incluso aquellas que enfrentan a personas tan distintas en realidad también están oponiendo a hermanos, a seres humanos. Otra de las frases de la película que demuestran este absurdo es la de: “Dicen que en el Sur todos tienen la mitad de la familia en Chile y la otra mitad en Argentina. Por eso somos todos del Norte: para asegurarse de que peleemos”.

‘Mi mejor enemigo’ transcurre en su integridad en la Pampa, por lo que el rodaje probablemente ha sido casi tan duro como el periplo de los soldados. Además del tema bélico, que realmente es antibélico, vemos a unos hombres enfrentados a condiciones extremas, que tienen que sobrevivir como pueden, aspecto que puede hacer que la englobemos en otro género, también muy interesante: el de la supervivencia. La fotografía muestra unos paisajes bellísimos de las grandes llanuras al atardecer y al amanecer. Excepto por dos o tres momentos en los que se cede el espacio a una innecesaria y pedante voz en off, que acompaña los retratos paisajísticos, el film no llega a aburrir incluso al tratarse de algo limitado en cuanto al espacio y a la acción.

Merecen un especial aplauso las interpretaciones de todos los actores y sus diálogos tan auténticos y divertidos, aunque también es cierto lo que se decía sobre que, exceptuando a uno, los personajes de los soldados no se distinguen claramente entre sí. Y, a pesar de presentar a caracteres muy entrañables y a conseguir rápidamente la empatía, lo mejor es que no abusa del sentimentalismo y tampoco nos hace enfrentarnos a situaciones especialmente duras para remarcar su mensaje, como sí hace Ken Loach en ‘El viento que agita la cebada’, que se estrenará la semana que viene. Creo que un mensaje como éste no necesita ser tan recalcado y subrayado. Bowen se queda en el tono justo y acertado, sin tratar de darle épica a lo que no la tiene y sin meter hasta el fondo el dedo en la llaga y removerlo, pues no es necesario. A un público relativamente minoritario, como el que tendrán en España películas como estas dos, no hay que convencerle con tanto énfasis. Casi hasta podríamos decir que están predicando al converso. ‘Mi mejor enemigo’ deja clara su idea, pero va más allá, te cuenta una historia de gente joven, gente que se divierte con lo mismo que cualquiera, que quiere seguir viviendo y volver a su tierra.

Mi opinión es positiva, recomiendo la película y puedo decir que me gustó más que 'Jarhead', quizá porque, al hablar nuestro idioma y tener más cosas en común con nuestra forma de ser, la identificación se ha producido más fácilmente. Sin embargo, ésta es una crítica escrita desde España. Un punto de vista de alguien que está a miles de kilómetros y a muchos años de ese conflicto. En Argentina e incluso en Chile, las cosas se vieron de otra manera.

Por ejemplo, éstas son las palabras de una web chilena: “el director no arriesga nada. Quizás para recibir el apoyo logístico del Ejército o simplemente para alejarse del cine político, es demasiado amable con todos. Sin embargo, esa amabilidad, esa empatía de su elenco, esa notable soltura escénica, junto a una fotografía "patagónica", ocre y hechizante, y hasta la belleza, erotismo y carisma de Fernanda Urrejola en sólo dos escenas (que podrían convertirla en un sex symbol cinematográfico), seguramente convirtieron esta película en el éxito de taquilla que es hoy.”

En otra página, también de Chile, dicen, “Uno de sus méritos es retratar momentos de chilenidad específicos que logran la identificación por parte del espectador común: el fútbol, la mirada extranjera que tenemos de la gente del sur en general” […] “es éticamente débil y su mensaje nebuloso, precisamente por dedicarse exclusivamente a retratar esos rasgos pintorescos de nuestra idiosincrasia.”

Por su parte, en una web argentina, coinciden bastante con las opiniones anteriores: “Un toque demasiado naiff en el planteo de las situaciones le permitirá al film congraciarse con el progresismo y la buena conciencia siempre imperante pero le habrá quitado la oportunidad de hurgar en la profundidad del tema. Es evidente la intención de relatar la pequeña historia privada, los cambios que los grandes acontecimientos provocan en los hombres, de allí, quizás, que no se observen menciones a las dictaduras gobernantes en ambos países, y la búsqueda de cierta universalidad no siempre lograda por el (ab)uso de los estereotipos nacionales y las referencias demasiado particulares.”

FICHA ARTÍSTICA:

ACTORES CHILENOS

Osvaldo Ferrer: Erto Pantoja Rodrigo Rojas: Nicolás Saavedra Jorge Salazar: Pablo Valledor Javier Orozco: Víctor Montero Guillermo Mancilla: Juan Pablo Miranda José Almonacid: Andrés Olea Capitán Riquelme: Felipe Braun Gloria: Fernanda Urrejola

ACTORES ARGENTINOS

Enrique Ocampo: Miguel Dedovich. Carlo Alberti: Jorge Román Figueroa: Diego Quiroz.
Martínez: Emiliano Ramos Cabello: Martín Lavini Inzua: Ezequiel Abeijon

FICHA TÉCNICA:

Director: Alex Bowen Carranza Producción: Alce Producciones (Chile), Matanza Cine (Argentina), Wanda Vision (España) Producción Ejecutiva: Alex Bowen C., Pablo Trapero (Argentina) Guion: Julio Rojas y Paula del Fierro Dirección de Fotografia: José María Hermo (Argentina) Estudio Sonido: Filmosonido Musica: Tobar

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio