Publicidad

'Bloodshot': Vin Diesel camina entre el héroe de acción y el superhéroe en un entretenida adaptación del cómic
Críticas

'Bloodshot': Vin Diesel camina entre el héroe de acción y el superhéroe en un entretenida adaptación del cómic

Hubo una época en la que Vin Diesel parecía tenerle alergia a las franquicias más allá de su querido Riddick, pues no quiso participar en las primeras secuelas de ‘A todo gas’ o ‘xXx’, pero cuando regresó al universo ‘Fast & Furious’ casi pareció dejar todo lo demás de lado durante unos cuantos años. Hay que remontarse hasta 2015 para encontrar su último intento de lanzar una nueva saga con ‘El último cazador de brujas’, aunque su fracaso hizo que no pasase de la primera entrega.

Ahora vuelve a intentarlo con ‘Bloodshot’, salto a la gran pantalla de un cómic de superhéroes creado por Kevin VanHook, Don Perlin y Bob Layton por el que Sony ha apostado con cierta cautela. A fin de cuentas, 42 millones de dólares es un presupuesto bastante ajustado para una película de estas características, algo que se deja notar en sus discretas escenas de acción. Pese a ello, estamos ante un pasatiempo más que digno que sabe cómo aprovechar la presencia de Diesel.

Una mezcla curiosa

Escena Bloodshot

Vin Diesel da vida en ‘Bloodshot’ a un soldado que ve cómo la mujer que ama es asesinada ante sus ojos justo antes de acabar con él, pero recibe una segunda oportunidad a través de una tecnología revolucionaria que le convierte en una especie de Lobezno. No hay herida de la que no pueda curarse y, obviamente, la venganza se convertirá rápidamente en su principal objetivo vital.

Hasta ahí el factor ciencia-ficción es la única novedad en un tipo de relato que hemos visto en multitud de ocasiones, pero la película no quiere ser eso, demostrándolo con que en apenas 30 minutos ya nos ha dado lo que en otras muchas abarca todo su metraje. Es entonces cuando llega el momento de tomar la decisión que cambia ‘Bloodshot’ y obliga al espectador a replantearse todo lo que ha sucedido hasta entonces.

Diesel Bloodshot

No es que sea un giro revolucionario, pero sí da a la película las armas suficientes para indagar en la figura del héroe de acción, incidiendo más en el hecho de que es una figura obsoleta que requiere de una mejora inalcanzable para cualquiera. No es un tema que el guion firmado por Jeff Wadlow y Eric Heisserer aborde de lleno, pero le da una capa de interés al viaje del protagonista, matizando sus lugares más comunes y situando a ‘Bloodshot’ a medio camino entre el cine de acción y el de superhéroes.

Eso da pie a que la intensidad a veces desenfocada de Diesel funcione bastante bien a modo de hilo conductor hasta que, como era de esperar, todo deriva en la gran batalla final en la que el director Dave Wilson echa toda la carne en el asador. Hasta entonces, las escenas de acción habían sido un tanto mediocres, planteadas sin personalidad y ejecutadas de forma cuestionable, en buena medida por un trabajo de montaje que quiere dotar de más espectacularidad al reparto a través de una cambio muy rápido de planos.

Un tratamiento de la acción mejorable

Imagen Bloodshot

Siempre que la acción había pasado a primer plano durante los dos primeros tercios de metraje,  el interés de ‘Bloodshot’ baja. En el tramo final sí que se nota que fue donde se centraron los esfuerzos presupuestarios y deja algún apunte visual estimulante, exhibiendo además una puesta en escena más clara con la que conseguir el efecto buscado. Incluso ahí la película dista de ser memorable en ese apartado, pero al menos resulta más estimulante.

Bloodshot DX. 1 (Valiant)

Bloodshot DX. 1 (Valiant)

Se da la casualidad de que es justo entonces cuando Diesel es menos un héroe de acción y se aproxima más al rol de superhéroe, aunque en este caso sea más una máquina de matar que un salvador para cerrar así su trama personal. No tengo claro hasta qué punto esta naturaleza híbrida de ‘Bloodshot’ es algo buscado realmente por sus responsables, pero lo importante es que está ahí.

Otros detalles de ‘Bloodshot’

Bloodshot Diesel

Además, la película incluso abraza en momentos puntuales su lado más autoconsciente, permitiendo así la inclusión de un sentido del humor más efectivo de lo habitual en esta clase de vehículos para el lucimiento de Diesel. Esto se hace sin abusar de lo cómico -solamente hay un personaje marcado de forma notable por ello y aparece con la película ya avanzada-, algo que podría haber sido contraproducente para la intensidad de la historia.

Por lo demás, el resto del reparto que rodea a Diesel cumple con holgura su cometido. Ninguno tiene a su disposición personajes especialmente bien trabajados y las sorpresas y dilemas que se plantean acaban sirviendo como excusa para una trama general más obvia, pero son recursos integrados con soltura y que hacen que sigas con cierto interés lo que sucede.

En resumidas cuentas

‘Bloodshot’ es un entretenido cruce entre cine de acción y de superhéroes. No termina de sacar todo el partido a la idea de llevar un paso más allá la figura del héroe de acción, pero es ese híbrido que propone lo que ayuda a que sea un pasatiempo más que digno que sí deja con curiosidad por ver cómo podría seguir adelante en el caso de que se hiciera una secuela.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios