Compartir
Publicidad
Publicidad

'Guardianes de la Galaxia', un hito del cine de entretenimiento

'Guardianes de la Galaxia', un hito del cine de entretenimiento
Guardar
96 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Marvel se ha convertido en la envidia de Hollywood gracias al éxito de sus películas de superhéroes. Son muchos los que están haciendo todo lo posible por imitar a la compañía propiedad de Disney, pero mi apuesta personal es que ninguno de ellos va a conseguir jamás ponerse a su altura, como mucho ayudarán a crear tal saturación de películas de superhéroes que el público podría acabar cansándose de ellos.

Parece que en Marvel también son conscientes de esa posibilidad y por ello se están animando con títulos diferentes como 'Guardianes de la Galaxia' ('Guardians of the Galaxy', James Gunn, 2014) y parece que les ha salido bien la jugada, porque está arrasando en taquilla. Sin embargo, lo que a nosotros realmente nos interesa es que estamos ante un hito el cine de entretenimiento, y estoy tan convencido de ello que considero que si no disfrutas con ella, lo mejor que puedes hacer es dejar de ver blockbusters.

'Guardianes de la Galaxia', el blockbuster (casi) perfecto

Los guardianes de la galaxia

'Guardianes de la Galaxia' es una película que busca únicamente hacer pasar un gran rato al espectador, lo cual hace que caiga en algunos excesos -aunque, en mi opinión, no tantos como había en 'Los Vengadores' ('The Avengers', Joss Whedon, 2012)- y que la profundidad de la historia y algunos personajes sea mejorable. Esto último está empezando a ser algo habitual en las producciones Marvel, pero aquí nunca se convierte en un escollo insalvable y eso se le debemos principalmente a James Gunn, quien ha comentado públicamente su alegría por haber conseguido hacer la película que él tenía en mente.

Además, su quinteto protagonista brilla con luz propia, sobre todo un Chris Pratt que demuestra ser el carisma personificado y también que algo muy raro tendría que pasar para que no se convirtiese en una gran estrella de Hollywood -él es el principal culpable de que estemos ante la cinta Marvel más apoyada por el público femenino-. Por extraño que parezca, podríamos decir que lo borda en un personaje que mezcla con inusitado acierto a Han Solo, Fry de 'Futurama' (1999-2003 y 2010-2013) y Malcolm Reynolds de 'Firefly' (2002-2003) y 'Serenity' (Joss Whedon, 2005).

Chris Pratt en

Eso sí, el resto no desentona lo más mínimo y todos tienen de forma orgánica uno o dos momentos para lucirse -y sí, incluyo aquí a Groot, el árbol que se limita a repetir la misma frase una y otra vez-, teniendo que rendirme de forma incondicional a Mapache Cohete, un psicótico genial al que le encaja como un guante la voz de Bradley Cooper. No obstante, la gran sorpresa fue Dave Bautista, a quien considero el más limitado del quinteto y que encima lidiaba con el personaje menos atractivo, pero todo encaja, incluido él.

Con 'Los Vengadores' comparte un tono humorístico bastante marcado, pero es una comedia diferente, ya que aquí está perfectamente integrado dentro de las aventuras y las personalidades de sus protagonistas y no es un elemento de contraste o para matizar la relación entre superhéroes. Y es que los Guardianes de la Galaxia son un grupo de inadaptados aparentemente condenados al fracaso en cualquier misión que emprendan -algo que nunca sucedería con los vengadores- y eso ayuda a que los espectadores nos pongamos rápidamente de su lado.

De hecho, la presentación de los personajes es impecable, haciéndose mientras avanza la trama en lugar de provocar un islote narrativa únicamente para conocerles como sucede en 'Los Mercenarios 3' ('The Expendables 3', Patrick Hughes, 2014). Por si fuera poco, la personalidad de todos ellos es atractiva y complementaria con la de sus compañeros, lo cual ayuda a que la monotonía aparezca en cualquier momento, pues también tienen la capacidad de sorprendernos mientras están haciendo que lo pasemos pipa en nuestra butaca.

Diversión de calidad

Batalla espacial en

No quiero olvidarme de la importancia de lo aportado por Gunn, quien se marca aquí su mejor película hasta la fecha sin renunciar a su estilo, aunque sí adaptándolo a las necesidades de una producción Marvel. Podría pasarme varios párrafos alabando su trabajo de puesta en escena o los aciertos del guión que firma junto a Nicole Perlman, pero donde realmente me conquistó fue durante su tramo final, momento en el que muchas películas de superhéroes fallan por sus propios excesos, pero que aquí funciona a las mil maravillas, conservando todo lo que nos había hecho disfrutar hasta entonces y añadiendo la dosis necesaria adicional de espectacularidad.

Esto resulta esencial para ocultar las debilidades de su villano principal, un nuevo ejemplo de tío malo que se apodera de una enorme fuente de energía que le otorga un poder que le hace aparentemente invencible. Todos sabemos que no es así y también que no es más que un rival de relleno a la espera de poder ver a los temibles de verdad -un gran acierto la breve aparición de Thanos, y también la de Benicio del Toro como el coleccionista-, pero ese cóctel de aventura, ciencia-ficción y comedia que imprime Gunn al relato ayuda a que sea una molestia menor

No faltan los homenajes, tanto en la creación de algunas escenas como a través de acertadas líneas de diálogo, para que el elemento nostálgico, principalmente de los años 70 y 80, juegue a su favor. Aquí resulta esencial la selección de temas musicales míticos del pasado que curiosamente ayudan a reforzar el toque moderno de 'Guardianes de la Galaxia' y sus característica de película única dentro del engranaje Marvel, a lo que ayuda que posiblemente sea la más desconectada de su universo cinematográfico.

Ronan el acusador en

No obstante, ese débil villano -llama la atención que hasta los enemigos secundarios como Yondú sean más estimulantes- es uno de los dos elementos principales que la alejan de poder ser la sucesora de 'Star Wars', algo muy comentado y que, por otro lado, no seré yo quien lo desmienta. Simplemente hay que matizarlo, ya que hoy en día es casi imposible que un blockbuster deje una huella similar a la saga galáctica creada por George Lucas, pero ninguna ha tenido tantas virtudes y similitudes con ella como 'Guardianes de la Galaxia'.

Por cierto, quizá no haga falta decirlo, pero los efectos visuales están rematados a la perfección y encajan a las mil maravillas dentro del relato, consiguiendo por ejemplo una emocionante batalla espacial durante los últimos minutos o una vibrante fuga a mitad del metraje. Y lo mejor de todo es que, como sucede en otros puntos, esto se logra sin caer en ningún momento en la cansina saturación para enmascarar posibles debilidades del guión.

Thanos en

En definitiva, 'Guardianes de la Galaxia' es uno de los mejores entretenimientos de los últimos años y la prueba de que una película puede triunfar a lo grande centrándose en ello por encima de todo. Alguna pequeña pega habitual en Marvel -el decepcionante y genérico villano principal- empaña un poco la magnífica diversión que nos da, pero uno está pasándolo tan bien que poco le importan esos detalles menores. Disfrutadla, que las cintas así no abundan.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos