'El inocente': la miniserie de Netflix con Mario Casas es un enigmático rompecabezas que entretiene sin llegar a ser adictivo
Críticas

'El inocente': la miniserie de Netflix con Mario Casas es un enigmático rompecabezas que entretiene sin llegar a ser adictivo

'El inocente' es el gran estreno de ficción española de Netflix de este mes de abril, pues este viernes 30 tendrá lugar su lanzamiento. Una miniserie de misterio de ocho episodios basada en la novela homónima de Harlan Coben que promete convertirse en el nuevo gran éxito de la plataforma, ya que detrás de ella tenemos a Oriol Paulo, uno de los cineastas españoles con mayor recorrido internacional. De hecho, 'Durante la tormenta', su último largometraje estrenado hasta la fecha, tuvo más éxito en los cines chinos que en su paso por las salas de nuestro país.

Por mi parte, he de confesar que nunca he llegado a conectar con sus anteriores trabajos. En ellos siempre se ha valido del suspense para intentar atrapar a los espectadores, pero el único que más o menos lo logró fue con 'Los ojos de Julia', y ahí solamente era uno de los guionistas. Tanto 'El cuerpo' como 'Contratiempo' y la ya mencionada 'Durante la tormenta' me dejaron, en el mejor de los casos, algo frío. Con los tres primeros episodios de 'El Inocente', los que Netflix ha puesto a disposición de la prensa, no es que la cosa haya cambiado por completo, pero sí que ha sabido dar forma a un misterio con diferentes frentes que te deja con curiosidad sobre qué está sucediendo realmente ahí.

Sentando las bases de la serie

Como era de esperar, resulta complicado hablar de 'El inocente' sin desvelar algún tipo de información delicada para quien quiera verla sabiendo lo menos posible, pero podríamos decir que se centra en cómo se pone patas arriba la vida de alguien que pasó cuatro años en la cárcel por un homicidio involuntario. Eso es lo que sabemos sobre su pasado, pero nuevos detalles van desvelándose poco a poco como parte de un puzle con muchas más piezas que esperemos Paulo sepa hacer encajar de forma satisfactoria.

El inicio de 'El Inocente' es mucho más generoso en las dudas que plantea que en las respuestas que ofrece al espectador. De hecho, la mayoría de esas respuestas no dejan de ser información imprescindible para que uno se familiarice con sus personajes principales, pero Paulo se permite ser un tanto juguetón a la hora de presentarlos. Buena prueba de ello la tenemos con el corte que se produce entre el primer y el segundo episodio cambiando el foco de interés, algo que, aunque en menor medida, también sucede en el tercero.

Mario Casas El Inocente

Todo ello narrado siempre desde la intensidad, ya que 'El inocente' es una serie en la que el humor no tiene cabida -bueno, quizá haya una un detalle aislado aquí y allá, pero rozando lo inexistente como mínimo- y se prioriza la necesidad de crear un misterio que atrape al espectador. Para ello no tiene problemas en desviarse de una narrativa lineal, intentando que todo aporte a un rompecabezas que por ahora se sostiene. La duda que me queda es si lo consigue porque uno realmente anda casi tan perdido que un pulpo en un garaje o por hacer las cosas realmente bien.

No obstante, tampoco quiero quitar mérito a la forma que maneja la información los guiones firmados por Jordi Vallejo, Guillem Clua y el propio Paulo para construir el ecosistema necesaria para jugar al mismo tanto con la curiosidad del espectador como con su (relativa) confusión. Si algo me ha fallado siempre en el cine de Paulo han sido precisamente sus guiones, pero quizá aquí al partir de un material ajeno y contar con otros colaboradores la cosa cambie cuando toque poner todas las cartas encima de la mesa, una debilidad congénita en su obra.

Un misterio con muchos frentes

El Inocente Imagen

Y es que una de las principales diferencias de 'El inocente' respecto a 'Los favoritos de Midas', la anterior miniserie española de suspense que nos llegó de Netflix, está en el hecho de que aquí no hay una única gran duda, ya que es algo que se traslada a una amplia galería de personajes conectados entre sí, algo que abre un mayor rango de posibilidades. Por ahora, 'El Inocente' se mueve con cierta soltura en ese aspecto, en parte por contar con un llamativo reparto.

El inocente (NOVELA POLICÍACA BIB)

El inocente (NOVELA POLICÍACA BIB)

En ese aspecto está claro que el principal reclamo de 'El Inocente' es contar con Mario Casas al frente del reparto. Tal y como demostró 'Instinto', eso no es garantía de éxito y tampoco de que la serie vaya a merecer realmente la pena, pero aquí sigue explorando su lado sufridor desde una perspectiva más estimulante -aunque aquí al estar todo repartido en un mayor número de episodios y con un protagonismo menos, la intensidad de su trabajo se queda algo lejos de lo que mostró hace poco en 'No matarás'-, quedando la duda de hasta qué punto es o no el bueno de la función.

Imagen El Inocente

A su alrededor, Paulo, que ya había colaborado con Casas en 'Contratiempo', se ha rodeado de una mezcla de actores de su confianza como José Coronado, Ana Wagener o Aura Garrido y otros intérpretes con los que no había trabajado anteriormente como Alexandra Jiménez, quien tiene a su cargo quizá el personaje más desagradecido de todos que ella sabe manejar bien, Juana Acosta o Gonzalo de Castro, consiguiendo que todos rindan a un nivel uniforme. Obviamente, algunos tienen más interés y presencia que otros, pero ahí 'El Inocente' es muy compacta, sabiendo transmitir que cualquiera puede resultar clave en lo que esté por venir.

Eso sí, una cosa es que 'El Inocente' logre generar curiosidad sobre el misterio y otra que te enganche hasta el punto de sentir la necesidad imperiosa de ver cómo acaba uniéndose todo. No creo que esta miniserie lo haya conseguido en su arranque, pero al menos sí que resulta lo suficientemente entretenida como para que la idea de ver cinco episodios más no se haga cuesta arriba. Ya luego depende de cada uno hasta qué una resolución satisfactoria o desastrosa acabe marcando todo el viaje hasta llegar ahí.

En resumidas cuentas

Escena El Inocente

El arranque de 'El Inocente' no es memorable, pero sí tiene el suficiente interés como para que uno quiera confiar en que sepan lo que están haciendo con todas las incógnitas que plantea. Por ahora, la intensidad y el misterio son las notas dominantes en una serie que sabe hacer uso de su atractivo reparto y plantear un escenario que invita a querer seguir viéndola. Quizá no sea mucho, pero tampoco es poco.

Temas
Inicio