Publicidad

'Martin Eden', la justa triunfadora del Festival del Sevilla 2019 es una obra asombrosa de gran belleza
Críticas

'Martin Eden', la justa triunfadora del Festival del Sevilla 2019 es una obra asombrosa de gran belleza

Publicidad

Publicidad

La arrolladora 'Martin Eden' triunfa con absoluta justicia en la decimosexta edición del Festival de cine europeo de Sevilla. El segundo largometraje de ficción del italiano Pietro Marcello, tras 'Bella y perdida' (2015), gana el Giraldillo de Oro en una edición marcada por la brillantez de su sección oficial, que aunaba grandes nombres del cine europeo y, también, no europeos como el estadounidense Abel Ferrara o el palestino Elia Suleiman.

'Martin Eden' lo tiene todo, es puro cine

Tras su exitoso paso por Venecia, donde Luca Marinelli se alzó con la Copa Volpi al mejor actor, 'Martin Eden' llegaba a Sevilla con altas expectativas que terminaron cumpliéndose. Adaptación de la novela autobiográfica firmada por Jack London y de mismo título, la película aborda la evolución personal e ideológica a lo largo de los años de un marinero napolitano convertido en un aclamado escritor.

Así, se es testigo de su éxito y declive, de sus complicados romances y de sus firmes posicionamientos políticos en unos tiempos convulsos que le hará observar su alrededor de forma diferente. Todo comienza por amor, el que siente nuestro protagonista por Elena, una joven burguesa cuyos padres no aceptan esta relación. Para acercarse a ella Martin abraza el saber devorando libros y escribiendo relatos en su deseo, también, de poder dedicarse a la escritura, un difícil oficio en el que un chico sin contactos y origen humilde como él pocas posibilidades tiene.

Ante tal panorama, tanto Elena como su familia le insisten en que se adentre en el mundo de los negocios y abandone las letras. Pero una vez obtenido el poder que le ha otorgado el conocimiento a través de sus lecturas, Martin Eden se siente impelido por un fuerte compromiso ideológico y no puede alejarse de un mundo que comienza a interpretar.

Un filme de absoluta belleza visual y sonora, con un virtuoso montaje en el que se insertan diferentes imágenes de archivo y una vibrante narración que se mueve con una libertad fílmica asombrosa. Cine político, drama de época, historia de amor... todo tiene cabida en una obra que sitúa la lucha de clases como uno de sus principales focos, confrontando posturas como el socialismo y el individualismo nietzscheano con unos diálogos de enorme fuerza dialéctica.

Aunque Marcello comentó en rueda de prensa su malestar ante la pérdida de contacto del artista actual con la realidad y las personas, esta afirmación no posee validez para los realizadores de las películas programadas en el Festival de Sevilla, donde se evidencia la perspicacia de unos creadores muy pegados al presente y sus complejos problemas.

Sevilla 2019: lo más destacado de un palmarés muy repartido

Es el caso del portugués João Nicolau, responsable de la inclasificable 'Technoboss', musical tragicómico que tiene como protagonista a un hombre divorciado y a punto de jubilarse que percibe cómo su tiempo se agota en un mundo devorado por las máquinas. Consiguió el Gran Premio del Jurado.

El premio a la mejor dirección recayó en el israelí Nadav Lapid por la godardiana 'Sinónimos', ganadora del Oso de Oro en Berlín. Un irreverente relato sobre un joven nacido en Israel que llega a París renegando de su país y su lengua de origen, y en el que se ofrecen interesantes reflexiones acerca de la patria, la nacionalidad y, de nuevo, el caótico mundo que habitamos. Protagonizada con solvencia por el debutante Tom Mercier, la película es exigente con el espectador en sus dos horas de metraje pero la recompensa final es bastante satisfactoria.

El filme rumano 'La Gomera', del siempre fascinante Corneliu Porumboiu, obtuvo el premio al mejor guion. Una ingeniosa historia de corrupción policial y criminalidad con muchas capas y giros narrativos que protagoniza un policía rumano. Este deberá aprender el silbo gomero para comunicarse con un mafioso preso en la cárcel que es quien conoce el lugar en el que se halla una suma importante de dinero. El particular humor de Porumboiu impregna esta divertida cinta que homenajea al cine negro estadounidense.

En el marco interpretativo los premios fueron a parar a Pierfrancesco Favino por encarnar al mafioso siciliano Tommaso Buscetta en 'El traidor', la nueva película del veterano director italiano Marco Bellocchio, y a las actrices Marta Nieto y Zorica Nusheva por sus plausibles actuaciones en 'Madre' (de Rodrigo Sorogoyen) y 'Dios existe, su nombre en Petrunya' (de Teona Strugar Mitevska) respectivamente.

El premio a la mejor fotografía se concedió a 'Atlantis', devastador estudio sobre las consecuencias de la guerra dirigida por el ucraniano Valentyn Vasyanovych, que realiza una prodigiosa y meticulosa planificación de cada escena. Por último, el jurado decidió otorgar una mención especial a la película de animación 'La famosa invasión de los osos en Sicilia' (de Lorenzo Mattotti) adaptación al cine del clásico libro homónimo de Dino Buzatti.

En cuanto a la sección Las nuevas olas, que igualmente albergó una elevada calidad en sus títulos programados, la gran triunfadora fue la coproducción francoargelina 'Abou Leila' (de Amion Sidi-Boumédiène), notable drama en torno a la violencia del hombre en una trama que combina realidad y alucinación en el viaje de dos hermanos por el desierto a la búsqueda del terrorista del título.

Se echó en falta un reconocimiento a la película francotunecina 'Tlamess', una fábula poderosísima dirigida por Ala Eddine Slim en torno a dos personajes solitarios, un soldado desertor y una mujer embarazada cansada de su superficial vida, que se encuentran en un bosque. Contiene uno de los planos secuencias más subyugantes de la última década.

Puedes consultar la lista completa del palmarés de esta 16ª edición en la web oficial del Festival.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir