Publicidad

'The International', los bancos tienen la culpa

'The International', los bancos tienen la culpa
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

'Tne International' es un thriller vestido al más puro estilo de los setenta, que incluye una enorme conspiración mundial con un banco como villano y un protagonista que se erige en héroe casi en solitario para intentar destapar sus oscuros tejemanejes. Una historia que peca de escasamente original, que no aporta ni un ápice de novedad, con un guión flojo, lleno de carencias, y por momentos, blando y convencional, que su realizador, el solvente Tom Tykwer logra mantener a flote, con elegancia y, sobre todo, gracias a algunas espléndidas escenas de acción.

Precisamente, acción es lo que le falta a esta cinta que se inventa un banco poderoso que intenta controlar la deuda tras los conflictos bélicos en los países del tercer mundo. Una trama sacada de la chistera (que imita y mal a cualquiera de las urdidas en los bestsellers de Frederick Forsyth), poco convincente en donde su protagonista, un agente muy peculiar de la Interpol (un esforzado Clive Owen), es el encargado de descubrir todo el pastel.

Lo mejor de 'The International' ('Dinero en la sombra' es el subtítulo a modo de coletilla que se añadido en España), es la buena mano de Tykwer para darle forma y espectacularidad a la conspiración planteada. Un intento del realizador alemán por dotar de cierto sentido a una trama llena de lagunas, y que sin caer en forzar las situaciones de acción, intenta comulgar con el material con el que trabaja y le otorga una gran elegancia al complejo entramado que se desarrolla en diversas ciudades europeas, pero que logra brillar en las escasos momentos en los que la emoción se dispara, la acción toma el protagonismo y nos depara algunas excelentes escenas.

La escasa presencia del papel de la fiscal de Nueva York, interpretada por Naomi Watts, es otro de los recursos desaprovechados de la película. Se pierden muchos encuentros donde poner algo de salsa a la vez que se dilapida cualquier intento de probable química entre ellos, que hubiese estado bien. Convirtiendo así, a Owen en un protagonista casi solitario, con escasas réplicas y que se las tiene que ver contra toda una corporación, sin un rostro al que odiar, aunque de ello se encarguen los gregarios de un banquero sin escrúpulos, principalmente encabezado por un ejecutor, con prótesis ortopédica y mejor puntería. El encargado de poner rostro al malo y al que Owen persigue con especial obstinación (junto con uno de los ideólogos de la entidad interpretado por Armin Mueller-Stahl, perfecto en su rol secundario con un escena aclaratoria y confesional de bran brillantez), a lo largo de varias ciudades, como la clave para despejar los turbios asuntos del banco enemigo del mundo.

Toda la investigación resulta poco convincente pero, insisto en ello, la buena mano del realizador, salva el conjunto y le otorga cierto sentido a la narración, otorgándole un ritmo constante, sin decaer en exceso. Y eso no es poco, teniendo en cuenta la flojedad del guión y de la torpeza de muchos diálogos.

the international 2

A pesar de plegarse al más puro cine comercial, la cinta logra entretener pero brilla más cuando el suspense deja paso a la acción y Tykwer nos deleita con buenas persecuciones, del todo elegantes y con emoción. Y si algún momento hay que destacar por encima de todos, es sin duda, la brutal, poderosa y extensa batalla en el Guggenheim de Nueva York, donde se desarrolla un encuentro entre asesinos profesionales, balas a diestro y siniestro. Una intensa escena con un escenario tan blanco como desasosegante, que resulta con mucho, lo más brillante de todo el film. Una escena que concentra la esencia, donde los buenos y los malos se encuentran, se lo dicen todo a golpe de balas y donde los pobres invitados de piedra, los turistas sufren los temibles daños colaterales.

Tom Tykwer se ha graduado como un interesante realizador para Hollywood, que con su debut ('Corre Lola corre') alcanzaría prestigio, con su segundo título se destaparía como solvente dominador de una superproducción ('El perfume') y que con esta 'The International' demuestra que se puede contar con él para thrillers de acción con gran presupuesto. Un gran candidato para futuras entregas de la saga de Jason Bourne (y similares).

Mi puntuación:

3
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir