Publicidad

'Westworld': la serie de HBO se reinventa en una enérgica temporada 3 que se aleja de los parques
Críticas

'Westworld': la serie de HBO se reinventa en una enérgica temporada 3 que se aleja de los parques

Publicidad

Publicidad

'Westworld' vuelve. Dos años después de que viéramos una algo desinflada (en audiencias y en trama) temporada 2, el 16 de marzo HBO España estrena el primero de los ocho episodios de la temporada 3 de la serie creada y escrita por Jonathan Nolan y Lisa Joy.

Como es habitual, desde HBO han jugado con el secretismo, plantando pequeñas pistas pero sin terminar de desvelar los puntos claves de 'The New World', como está subtitulada esta nueva temporada. Una temporada que tenía la necesidad de remontar a la vista en 2018, que decepcionó a buena parte del público.

Lo que llevaba a una sensación de desgana ante lo próximo de la serie. Algo que quizás han notado sus responsables ya que 'Westworld' regresa tan desatada como algo libre de capas. Por lo menos en la primera mitad de la temporada, que es lo que hemos podido ver.

Un thriller de acción y finanzas

Ww Aaronpaulandgeorge Credit Hbo Lt

Tanto es así que podríamos hablar de lo nuevo de 'Westworld' como la versión ci-fi de un thriller financiero. Uno con tiros, peleas inmensas y robots pero, al fin y al cabo, un juego de poder entre grandes corporaciones (Delos e Incite) que se vuelve aún más complejo con la llegada de Dolores (Evan Rachel Wood), quien se mueve comodísima en su plan de destrozar a los responsables de Westworld.

Situados tres meses después de la caída de Westworld, la acción nos saca fuera del complejo de parques en la práctica totalidad del metraje. Incluso el prometido parque de la Segunda Guerra Mundial que vimos en el tráiler aparece menos de lo que nos hubiera gustado.

Aparte del nuevo entorno, el principal añadido de los nuevos episodios reside en Caleb (Aaron Paul) un hombre con poco que perder ya en la vida y que lidia con sus propios traumas mientras pasa su tiempo libre haciendo trabajillos "sucios". Las circunstancias de una larga ajetreada le reunirán con Dolores, convirtiéndose en aliado de su cruzada.

Poco a poco iremos viendo qué ha sido de los protagonistas en todo este tiempo: Bernard (Jeffrey Wright) se hace llamar Armand y encuentra una vida tranquila en un matadero; Charlotte (Tessa Thompson) intenta resolver la situación en la que se está viendo Delos; y Maeve (Thandie Newton) seguirá buscando su propia libertad.

También en estos primeros episodios veremos a Ed Harris, Rodrigo Santoro, Luke Hemsworth, Simon Quarterman junto a nuevos rostros como John Gallagher Jr., Tommy Flanagan y Vincent Cassel, que será uno de los principales antagonistas.

Sin parques ni acertijos... ¿ni alma?

Nos encontramos con una temporada que no solo se aleja de los parques sino también de los temas filosóficos por los que navegaban, sobre todo los que hablan del alma de la máquina y la línea que distingue al humano del androide. Ya no tenemos a los personajes enfrentándose a las grandes preguntas de la vida o con la búsqueda de un propósito superior (en el sentido metafísico).

Nolan y Joy han decidido sacrificar esta exploración (que, por otro lado, ya estaba algo quemada) en pos de avanzar trama y lograr que esta temporada huela a acercarse al final. Y digo acercarse porque presuntamente los creadores de la serie habrían cerrado un trato para una potencial temporada 4 el pasado verano.

Se quitan las máscaras de misterio, las capas de enigmas sobre enigmas, laberintos y puertas y juegan directamente con las cartas descubiertas hasta ahora. Es más provoca una sensación de que lo anterior era, en este sentido, innecesariamente denso.

Pero, a su vez, termino el cuarto episodio pensando en que le falta alma. Que al despojarle de lo que han considerado el lastre de la historia, al considerar que el tiempo de diserciones ha terminado, la serie no es la misma. Una reinvención si queréis llamarlo así. Una que por un lado es mucho más absorbente, espectacular y directa pero menos grávida.

Westworldseason3 Evanrachelwood Credit Hbo

Aunque suene paradójico, esa falta de gravitas no la hace vacía, ni de lejos. 'Westworld' sigue teniendo su enjundia a la hora de tratar a esta Dolores en plan revenge horror (tiene un par de secuencias sensacionales) que va más allá del empoderamiento de la mujer. Es el empoderamiento de la máquina. Del esclavo. Del paria. Y de un mundo mejor. O eso es a lo que se aspira.

En resumidas cuentas, 'Westworld' vuelve con las pilas cargadas en un enérgico comienzo. Yo al menos estoy disfrutando muchísimo con estos nuevos episodios y si la segunda mitad de la temporada va por el mismo camino nos encontraremos con algo digno de mención y de seguir atentamente.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios