Publicidad

El grave error que hundió la carrera de John McTiernan: cómo el director de 'Jungla de Cristal' y 'Depredador' acabó en la cárcel
Directores y guionistas

El grave error que hundió la carrera de John McTiernan: cómo el director de 'Jungla de Cristal' y 'Depredador' acabó en la cárcel

Muchos recordarán a John McTiernan por ser el director de grandes películas como ‘Depredador’, ‘Jungla de Cristal’ o ‘El último gran héroe’, pero hay que remontarse a 2003 para encontrar ‘Basic’, su última película estrenada hasta la fecha. Es cierto que la película protagonizada por John Travolta y Samuel L. Jackson fue un fracaso en taquilla, pero ese no es el motivo de que la carrera de su realizador se hundiese sin remedio.

Para entender mejor lo sucedido tenemos que fijarnos en otros dos trabajos anteriores de McTiernan. El primero es ‘El guerrero número 13’, ya que Michael Crichton, productor de la película y autor de la novela original, quedó tan descontento con el montaje original que la rehizo por completo, llegando a rodar un nuevo final e incluso cambiando de compositor. McTiernan se olía que algo parecido podía suceder en el caso de ‘Rollerball’ y ese fue el inicio de su perdición.

Espiar sale caro

Rollerball

Temeroso de que el productor Charles Roven fuese a liársela, McTiernan contrató al investigador privado Anthony Pellicano para que lo espiase, llegando a hablar telefónicamente con él sobre el pinchado telefónico realizado como parte del proceso. Cuando el FBI investigó la actividad de Pellicano acabó encontrando precisamente una grabación que incriminaba al director de ‘Jungla de Cristal: La Venganza’ y las cosas no tardaron en complicarse.

Interrogado a principios de 2006 por el FBI, McTiernan negó haber contratado a Pellicano, confesando tiempo después que había mentido y que había pagado 50.000 dólares por el pinchado telefónico en cuestión. En 2007 fue condenado a pasar cuatro años en la cárcel por lo sucedido y todo parecía acabar ahí, pero el caso se alargó durante varios años más.

Ya en 2008, la Corte de Apelaciones de San Francisco concedió a McTiernan la posibilidad de una nueva audiencia en la que poder retractarse de haber admitido su culpabilidad. ¿El motivo? Su antiguo abogado no le había comunicado que podía haber intentado pedir la supresión de esa grabación incriminatoria.

Mctiernan Arnold

En 2009 se desdijo, pero no pudo conseguir que la grabación en cuestión fuese eliminada como prueba. Su reacción por aquel entonces fue de lo más peculiar, ya que realizó ‘The Political Prosecutions of Karl Rove’, un documental autofinanciado que que jamás gozó de distribución comercial en el que apuntaba la existencia de una conspiración auspiciada por el consultor político Karl Rove a modo de ataque preventivo para evitar que Hillary Clinton se presentase como candidata del partido demócrata a la presidencia de los Estados Unidos.

Parte de esa presunta conspiración suponía procesar a gente importancia vinculada a ese partido, y Pellicano precisamente ayudó a Bill Clinton cuando fue acusado de tener una aventura extramatrimonial con Gennifer Flowers en 1992. Una teoría disparatada que él mismo sabía que no le iba a ayudar precisamente cuando tuviera que enfrentarse a un juez.

McTiernan volvió a declararse culpable en 2010, pero a la acusación de mentir al FBI se unía entonces el hacerlo también a un juez federal cuando quiso retirar su declaración anterior confesando su implicación. Fue condenado a pasar un año en la cárcel y a una multa de 100.000 dólares, pero volvió a intentar librarse, pero su apelación fue rechazada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos a principios de 2013.

Su paso por la cárcel y lo que vino después

John Mctiernan

Finalmente, el director de ‘La caza del Octubre Rojo’ se declaró en bancarrota y entró en la cárcel el 3 de abril de 2013, más concretamente en una prisión federal de baja seguridad situada en la localidad norteamericana de Yankton. Allí pasó 328 días, tiempo en el que perdió bastante peso y sufrió una depresión. Su esposa Gail Sistrunk llegó a declarar que se estaba desintegrando allí dentro…

El resto de su condena la pasó en arresto domiciliario en su rancho familiar de Wyoming. Entonces se supo que iba a presentar una queja ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos para que su condena fuese revocada, llegando a decir su abogado que había sido condenado por algo que no era un delito, mientras que su mujer afirmó que se sentía “avergonzada de su país” por lo sucedido.

Poco se tardó en empezar a hablar de un regreso a la gran pantalla, primero con ‘Red Squad’, un proyecto que se quedó finalmente en nada, y más tarde se supo que había aprovechado su paso por la cárcel para escribir una secuela de ‘El secreto de Thomas Crown’, su último éxito en taquilla, que tampoco se materializó.

Lo que sí pudo dirigir McTiernan fue varios cortos promocionales para el videojuego ‘Ghost Recon Wildlands’ en 2017 -justo encima de estas líneas tenéis uno y aquí podéis ver otro-, aunque sin hacer ningún ruido al respecto. Estaba claro que lo que él quería era volver al cine por la puerta grande y todavía sigue luchando por conseguirlo. De hecho, en noviembre del año pasado se anunciaba la puesta en marcha de ‘Tau Ceti Four’ con Uma Thurman y Travis Fimmel al frente del reparto.

No hemos vuelto a saber de ella desde entonces y puede que la cosa se haya vuelto a complicar por la crisis del coronavirus, pero recordemos que “solamente” tiene 69 años, por lo que tiempo aún le queda si hay quien se atreve a financiar alguno de sus proyectos. Esperemos que así sea, que la carrera de un director tan genial como él no debería acabar de esta forma tan triste.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios