Compartir
Publicidad
'Roma', Nostalgia TV
Entretenimiento

'Roma', Nostalgia TV

Publicidad
Publicidad

El 28 de agosto de 2005, HBO estrenaba una de las series más ambiciosas de su historia: 'Roma', una reconstrucción de la Roma clásica que aspiraba a mostrar cómo eran realmente sus habitantes, cómo era su vida cotidiana, qué había detrás de las enormes columnas y las estatuas de mármol blanco que han llegado hasta nuestros días. ¿La respuesta? Sangre, sexo y un estallido de colores.

Si añadimos a eso intrigas por el poder y conspiraciones variadas no sólo tenemos lo que era 'Roma', sino que parece que estamos ante un resumen muy simplificado de 'Juego de tronos'. Porque las dos temporadas del paso de la República romana al imperio de Octavio Augusto fueron para HBO el precedente más claro de lo que haría después con los dragones y las guerras por el Trono de Hierro.

De qué iba 'Roma'

La serie seguía a dos legionarios, Tito Pullo y Lucio Voreno, que regresan a Roma tras haber combatido con Julio César en la campaña de las Galias. Voreno es un romano de principios tradicionales y un hombre de familia cuya esposa, Niobe, cada vez se siente más frustrada en casa. Pullo, por su lado, no tiene ninguna atadura y se dedica a vivir la vida sin ninguna preocupación. Los roles de ambos personajes, y sus convicciones, van evolucionando conforme entran en contacto con las familias que se disputan el poder en la ciudad.

En la primera temporada, 'Roma', contaba la guerra civil entre Julio César y Pompeyo y el ascenso y caída del primero como dictador, poniendo las primeras piedras de lo que luego será el Imperio. El principio de ese periodo se mostraba en la segunda temporada, en la que se veía a Octavio Augusto convirtiéndose en el primer emperador. Esos procesos históricos se veían al mismo tiempo que teníamos vistazos a las costumbres cotidianas de los romanos, con sus esclavos, sus cultos religiosos y muchas menos inhibiciones que en la sociedad actual.

Las maniobras políticas no sólo se veían en la búsqueda de apoyos contra César en el Senado si no, muy especialmente, en las estrategias pergeñadas por Atia, sobrina de Julio César y madre de Augusto, y Servilia, madre de Bruto y amante de César. Las manipulaciones de Atia para conseguir que su hijo suceda a César y la venganza puesta en marcha por Servilia dejaban algunos de los mejores momentos de la primera temporada y eran la puerta de entrada de los espectadores hacia el día a día de las familias nobles romanas.

Lo que aprendió 'Juego de tronos'

'Roma' fue muy bien recibida en su momento. Después de 'Deadwood', que desmitificaba el western, la serie creada por Bruno Heller se dedicaba a quitar el polvo a la historia de la Roma clásica, presentando a sus personajes como personas tridimensionales y a la ciudad, como un lugar vivo, sucio y con bastantes problemas. Las tentaciones de Voreno por ascender en la escala social, y la progresiva toma de conciencia de Pullo, otorgaron a la serie un corazón ético y moral que el resto de personajes no tenían, o mostraban menos a menudo.

Rome

Para HBO, 'Roma' fue un desafío de producción demasiado elevado para 2005. El propio Bruno Heller explicaba, años más tarde, que "'Roma' fue la primera que HBO rodó fuera del país, con un gran presupuesto, y que era de época. Muchos de los directores y productores son los mismos (de 'Juego de tronos'). 'Tronos' es una serie brillante, brillantemente ejecutada. Una de las razones por las que continuará es que hay una serie de libros que garantizan a los jefes que hay una estructura. Uno de los retos, desde el punto de vista de HBO, era que 'Roma' tenía una estructura grande y ambiciosa, pero la íbamos inventando sobre la marcha, en lugar de tener esos libros maravillosos".

HBO aprendió de los errores que cometió con 'Roma' cuando empezó a desarrollar 'Juego de tronos'

La serie se rodaba en los estudios italianos de Cinecittà, donde se construyeron enormes decorados que reconstruían las calles de la Roma clásica, y se considera que la producción fue de las más caras en la historia de la televisión. Las dificultades de esa producción en Italia, mientras los ejecutivos estaban en Estados Unidos, forzaron, por ejemplo, que la segunda temporada tardara dos años en verse y que, al final, HBO cancelara 'Roma' antes de que esa segunda temporada se emitiera porque los costes del rodaje en Cinecittà eran demasiado elevados.

La experiencia de 'Roma' permitió a la cadena aprender de sus errores y, cuando llegó el momento de poner en pie 'Juego de tronos', con su rodaje repartido en varios países europeos y un reparto muy amplio, sabía como organizar la producción para que fuera más efectiva.

El legado de 'Roma'

servilia

En España, 'Roma' fue una de las puntas de lanza en el nacimiento de Cuatro, que la emitió en sus primeras semanas de su vida como una de sus grandes apuestas y una muestra, en aquel momento, de su confianza en la ficción extranjera (derivada también de la imposibilidad inicial de emitir cine).

La serie recibió buenas críticas, que se volvieron más tibias en una segunda temporada que intentó condensar en sus capítulos finales la historia que Heller tenía prevista para los siguientes años. Y sorprendió inicialmente su decidida apuesta por la violencia y el sexo muy explícitos, sobre todo en los primeros episodios, en los que quería mostrar al espectador que no iban a ver un peplum de sobremesa.

'Roma' desmitificaba la historia de la Roma clásica centrándose en la psicología de sus personajes

Como ocurrió después con 'Juego de tronos', 'Roma' tiró de un amplio reparto de actores británicos que, después, se hicieron muy conocidos, como Ciarán Hinds (César), Polly Walker (Atia), Lindsay Duncan (Servilia), Kevin McKidd (Moreno), Ray Stevenson (Pullo), Indira Varma (Niobe) o Tobias Menzies (Bruto). Además, lo que quedó de su set (parte se destruyó en un incendio) fue utilizado posteriormente por 'Doctor Who' para rodar un capítulo de su cuarta temporada, 'The fires of Pompeya'.

'Roma' estableció un nuevo estándar para las series históricas, con sus detallistas reconstrucciones de los escenarios y su mirada más centrada en el retrato psicológico de sus personajes, sus motivaciones y su evolución a lo largo de los diferentes episodios. Y fue para HBO un gran aprendizaje a la hora de lanzarse a una producción todavía más grande y ambiciosa como 'Juego de tronos'.

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio