En busca de la mejor banda sonora del cine de 2020
Listas

En busca de la mejor banda sonora del cine de 2020

Recordaremos 2020 como un año nefasto cuyas consecuencias todavía seguimos sufriendo. El avance de la pandemia mundial ha llevado a aplazar (o estrenar en plataformas) una enorme cantidad de estrenos, por ello la idea predominante es que 2020 ha sido una cosecha pobre en materia cinematográfica.

Afortunadamente, en cuanto a música de cine, hemos conocido una serie de trabajos de una calidad extraordinaria. Sirva este artículo como ejemplo de cuáles son las mejores bandas sonoras del 2020. Antes de empezar, aclarar que esta lista es completamente subjetiva pero siempre hecha desde el criterio de tener en consideración qué es una buena partitura para un producto audiovisual.

John Powell firma la mejor música de cine en 2020

Dos bandas sonoras sobresalen como lo mejor del año: 'La llamada de lo salvaje' ('The Call of the Wild') de John Powell y 'Wonder Woman 1984' de Hans Zimmer. Respecto a la primera, resulta cuanto menos sorprendente comprobar que la que posiblemente sea la banda sonora más brillante de 2020, pertenezca a un estreno de principio de año, febrero para ser exactos.

Con 'La llamada de lo salvaje', nueva adaptación del clásico relato escrito por Jack London, John Powell firma una partitura llena de colores, encanto y emoción que recuerda a los aficionados cuán importante es la labor del músico en una película, esfuerzo que, año tras año, se menosprecia por creativos que desconocen cómo sacarle buen partido a una banda sonora. Puedes escucharla en Spotify.

Para esta historia de aventuras sobre la fiebre del Oro con el perro Buck de protagonista, Powell desarrolla su estilo de forma apoteósica, consiguiendo musicalizar una epopeya con una partitura que está a la misma altura que su majestuosa trilogía para 'Cómo entrenar a tu dragón' ('How to train your dragon').

El uso de los coros realza con belleza los momentos más íntimos de la película mientras que el localismo de Alaska a finales de siglo XIX, están reflejado en el uso de una instrumentación afín a aquel periodo. Pero lo realmente brillante es su épica narrativa, que nos vuelve a demostrar que John Powell es ahora mismo el mejor contador de historias en el cine, musicalmente hablando.

Hans Zimmer triunfa en su vuelta a DC

'Wonder Woman 1984' supone el regreso de Hans Zimmer al género de superhéroes después de haber manifestado públicamente que quería apartarse del mismo (en poco tiempo, le ha puesto acordes a figuras como Batman, Superman y Spider-Man). Cuando su nombre sonó para la secuela de Wonder Woman (recordemos que él compuso el tema del personaje en la infame banda sonora de 'Batman v Superman'), todo parecía indicar a que se trataba de una elección poco inspirada y reiterativa. Nada más lejos de la realidad.

La banda sonora de 'Wonder Woman 1984' es pura diversión y la mejor partitura para una película del universo DC desde 'Liga de la Justicia' ('Justice League') de Danny Elfman. Al regresar a los años 80, Zimmer desarrolla una paleta orquestal con coro incluido que vuelve a poner de manifiesto que cuando quiere (o le dejan), puede ser uno de los mejores compositores de música de cine.

Siendo justos, hay que decir que la partitura queda algo lastrada dentro de las intenciones de la película pero como escucha aislada supone un ejercicio de una enorme calidad. Tiene el tono de las partituras de antaño pero la música es puramente Zimmer. Una de las piezas más interesantes del año y no me extraña que rápidamente se haya convertido en una de las bandas sonoras favoritas del aficionado. La tienes disponible en Spotify.

Christopher Willis recuerda los clásicos, Alexandre Desplat nos lleva al espacio

Otra banda sonora de principios de año y también basada en una obra clásica de la literatura, acaba coronándose como una de las mejores de 2020: 'David' ('The Personal History of David Copperfield') compuesta por Christopher Willis. En esta nueva colaboración con el director Armando Iannucci tras el imparable éxito de 'La muerte de Stalin’ (partitura que llegó a ocupar un puesto selecto como una de las 15 finalistas al Oscar de 2018), Willis desarrolla un estupendo mosaico musical para narrar la vida del jovial David Copperfield.

Como ya puso de manifiesto en la anterior obra citada, Willis bebe mucho de los clásicos a los que pretende homenajear o emular dentro de sus partituras (en este caso a autores ingleses como Vaughan Williams, Elgar o Britten). Esto acaba resultando en una obra diferente y muy distinta a lo que podemos escuchar actualmente en el cine y solo por esta característica, ya acaba llamando la atención del aficionado.

La partitura es una carta de amor y alegría a una Inglaterra idealizada y que vuelve a demostrar la versatilidad de Christopher Willis, pues con este trabajo alcanza cotas ya logradas por compositores británicos como George Fenton, Rachel Portman o Dario Marianelli (este último italiano afincado en Reino Unido). Una partitura deliciosa y exquisita que nos recuerda a épocas anteriores de la banda sonora original y el cine. Puedes degustarla en Spotify.

Otro trabajo reseñable es 'Cielo de medianoche' ('The Midnight Sky') de Alexandre Desplat, una rara avis dentro de la filmografía de un compositor más acostumbrado a dramas de categoría antes que a películas de ciencia ficción.

El caso es que George Clooney siempre ha sacado lo mejor del compositor francés, tal y como demuestran sus anteriores colaboraciones juntos ('Los idus de marzo', 'Suburbicon’, ‘Monuments Men' y 'Argo’ como productor) y para esta extraña película que no ha terminado de funcionar, Desplat desarrolla un pastiche que mezcla lo mejor de su clasicismo con formas más modernas gracias a la electrónica. Es una pieza de una enorme calidad que tuvo la circunstancia de ser grabada durante la cuarentena. Puedes escucharla en Spotify.

Reznor & Ross buscan la sorpresa con David Fincher y Pixar

Cabe destacar los dos trabajos que Trent Reznor & Atticus Ross han firmado este año: 'Mank' y 'Soul'. El dúo son, por razones que apenas tienen que ver con la calidad de su trabajo, de los autores más venerados y reconocidos dentro de la banda sonora actual.

Su colaboración con David Fincher les ha otorgado una repercusión enorme, amén de un premio Óscar (por 'La red social') y una enorme cantidad de menciones. Sin embargo, la crítica especializada en música de cine no les tiene en tan buena estima ya que sus trabajos acaban resultando intrascendentes y funcionan como meros "salva pantallas" dentro de las películas que acompañan.

Contra todo pronóstico, esa percepción tan crítica ha sido alterada gracias a estos dos trabajos que aunque no llegan a ser notables (no los destacaría como lo mejor del año), sí permiten descubrir otras facetas del dúo más conocido de la banda sonora comercial.

'Mank’ es una película basada en la figura de Herman J. Mankiewicz en el Hollywood de finales de los años 30. Esto permite sacar a Reznor & Ross de su zona electrónica de confort y trasladar su trabajo a un mundo nuevo lleno de posibilidades.

El resultado es sorprendente, con la ayuda de Conrad Pope (compositor y orquestador de éxito, recurrente en muchas partituras de John Williams) y Dan Higgins (saxofonista de éxito), Reznor & Ross han elaborado una banda sonora de tonos clásicos, oscuros y deudores del gran Bernard Herrmann a la vez que una serie de temas de música jazz.

La calidad del trabajo es estimable y suena fresco (más aún sabiendo quienes son los artistas) pero lamentablemente, la narrativa de esta banda sonora se queda corta y no termina de resultar la obra redonda que bien podría haber sido. Las comparaciones son odiosas pero basta escuchar una banda sonora como 'The Artist' del otrora desconocido Ludovic Bource para comprobar por qué esta fue un éxito y 'Mank’ se queda atrás en su labor de apoyar al film. Tienes la banda sonora en Spotify.

Respecto a 'Soul', hay que mencionar que el nuevo mandamás de Pixar, el director Pete Docter (el mismo que ha derivado la línea editorial de la empresa en hacer películas importantes lacrimógenas y abandonar toda trama de diversión) quería enfocar su producto con dos sonoridades distintas: la música jazz de la vida real y el sonido de la otra vida.

Hay que decir que este esquema no es nada nuevo ni original, compositores como Danny Elfman en 'La novia cadáver' o Michael Giacchino en 'Coco' de la propia compañía, han tenido éxito al elaborar sonidos distintos para identificar los diferentes mundos.

A muchos nos cogió por sorpresa la noticia de Reznor & Ross componiendo la última de Pixar, al igual que la elección del jazzista Jon Batiste para desarrollar la música free jazz que interpreta el protagonista de la película. El resultado final es bastante intrascendente, la labor de Reznor & Ross acaba siendo una variante de sus primeros trabajos para Fincher (en especial los sonidos 8 bits de 'La red social') que parecen más adecuados para un videojuego de Nintendo que para una película de la compañía de animación más importante del mundo.

Lo mejor de todo acaba siendo el sonido de Batiste y su uso del free jazz que da personalidad a la banda sonora. Si quieres escucharla, está disponible en Spotify.

Otras grandes bandas sonoras del año que merecen ser escuchadas

Daniel Pemberton se confirma como uno de los mejores compositores del panorama cinematográfico gracias a 'El juicio de los 7 de Chicago' ('The Trial of the Chicago 7') para la que realiza una banda sonora dinámica, dramática y noble para los tumultos que la película narra.

Pemberton es uno de los compositores que mejor sabe integrar elementos modernos, ya sea percusión, baterías o el uso de guitarras eléctricas dentro de una sinfonía y con esta banda sonora vuelve a conseguirlo y a demostrar que una partitura no tiene por qué seguir los cánones clásicos. Puedes escuchar su trabajo para el film de Aaron Sorkin en Spotify.

Así mismo, cabe destacar el precioso trabajo de Bruno Coulais para ‘WolfWalkers’. El compositor vuelve a colaborar con Tomm Moore y Ross Stewart tras los brillantes resultados de las anteriores películas (‘The Secret Book of Kells y ‘Song of the Sea’) y realiza una obra extraordinaria de mucha belleza, llena de sentimiento y delicadeza.

Wolfwalkers

La historia trata sobre una joven que viaja a Irlanda para erradicar una última manada de lobos. Esto permite a Coulais explayarse con referencias célticas y filosóficas a través de su música. Una banda sonora excepcional. Puedes disfrutarla en Spotify.

Por último, una de las mayores sorpresas de 2020 ha sido el retorno de Elliot Goldenthal, compositor de enorme calidad que ha visto limitado su trabajo debido al accidente doméstico que tuvo en 2005 y a un cine cada vez menos interesado en experimentar. Para 'The Glorias', nueva película de su pareja sentimental Julie Taymor, ha compuesto una banda sonora absolutamente "indie" llena de guitarras eléctricas y con un fondo orquestal mínimo.

The Glorias

Un trabajo brillante que suena a Goldenthal en todos sus acordes y nos devuelve la excelencia de uno de los mejores compositores del planeta. Puedes escucharla en Spotify. Como curiosidad, destacar que el compositor ha grabado un audio comentario de toda su partitura, track a track, y está disponible en Youtube.

2020 nos ha dejado otro puñado de bandas sonoras de excelente calidad: 'Sonic' (compuesta por Tom Holkenborg), 'Dolittle' (de Danny Elfman), 'Palabras para un fin del mundo' (Iván Palomares), 'Da 5 Bloods' (Terence Blanchard), 'Amadrinadas' (Rachel Portman), ‘Silver Skates’ (Guy Farley), 'Las brujas' (Alan Silvestri), 'Emma.' (Isobel Waller-Bridge y David Schweitzer), 'Déjales hablar' (Thomas Newman) o la música para la serie 'Gambito de dama' (Carlos Rafael Rivera), son trabajos que merecen ser escuchados y reivindicados.

Esperados trabajos que llegarán en 2021

Debido a la pandemia mundial, se han quedado varias películas y bandas sonoras pendientes de estreno. Títulos tan atractivos como 'Sin tiempo para morir' o 'Dune', ambas con música de Hans Zimmer, la nueva colaboración de Wes Anderson con Alexandre Desplat, 'The French Dispatch', o el remake de 'West Side Story' de Steven Spielberg, que a pesar de no contar con música original, será el notable compositor David Newman el encargado de adaptar la partitura de Leonard Bernstein.

Como podemos comprobar y a pesar de las dificultades, la banda sonora sigue viva y emocionando. Parece que cada vez es más frecuente tener que encontrar el buen trabajo fuera de los circuitos comerciales o en películas más desconocidas. Es por ello que, para poder apreciar el valor de una partitura, debemos ser partícipes como espectadores. El cine no solo se oye, también se escucha y es gracias a la labor de estos artesanos de la música, los compositores. Qué los próximos años, traigan más proyectos donde podamos escuchar su voz.

Temas
Inicio