El origen de Sam Va Lentín: de broma inocente sobre 'El señor de los anillos' en 2011 a humor dadá con el beneplácito de Sean Astin
Online

El origen de Sam Va Lentín: de broma inocente sobre 'El señor de los anillos' en 2011 a humor dadá con el beneplácito de Sean Astin

Poco sabía Peter Jackson que al rodar 'La comunidad del anillo' estaba creando un momento icónico de todo aficionado a las redes sociales patrias. En cualquier revisionado es inevitable, en el minuto 36:21, no acordarse de que Samsagaz Gamyi no está yendo muy rápido. Es más, se podría decir que va lentín. Cada 14 de febrero, Twitter se convierte en un festival de memes relacionados con Sam, Frodo y la velocidad en una evolución que nos muestra cuál es el camino de un meme exitoso (y por qué las productoras no pueden forzarlo).

Sam Va Lentín

Hay quienes estaréis preguntando "¿Qué tiene que ver esto con el cine?". Seamos honestos: hoy por hoy no se pueden entender las películas sin el marketing social y sin los memes que las han hecho conocidas para toda una generación. Pretender que un chiste masivo como Sam Va Lentín no tiene importancia en la industria es no entender lo que no pocas productoras están buscando por activa y por pasiva: una broma, un Gif o un meme que se quede grabado en la retina de la gente.

Rastreando los orígenes del meme tenemos que irnos hasta el 12 de febrero de 2011, cuando en Twitter el usuario David López (@davelopz) dijo "Sam Va Lentín" como respuesta a otra propuesta, "San Violentín". El año siguiente, las aún inocentes redes españolas se llenaron de variaciones en texto del mismo chiste: "Sam Va Lentín y Frodo le dice que espabile"; "¿Por qué Sam va lentín? ¿Por qué no va rapidín?" hasta dar con la fórmula perfecta, aún sin imagen acompañando: ""Señor Frodo espéreme" Sam va lentín".

Aunque en diferentes páginas se le da la autoría del meme en imagen a Espumito McDuff en 2014 dentro del conocido como "Turno de noche", lo cierto es que en 2012 la famosa imagen versioneada una y mil veces ya empezó a moverse en Twitter. De hecho, en 2013, versiones de la misma ya acabaron en webs como Cuanto Cabrón o Taringa. Y a partir de ahí, la locura.

Sam valentonado

La imagen es perfecta en su estructura: cultura pop mezclada con un juego de palabras nefasto, que puede ser repetida hasta la extenuación. Y en 2014 y 2015 así fue: "Sam Va Lentín" se posteó una y otra vez en Twitter con muy ligeras variaciones, ganándose amores y odios a partes iguales. El primer paso de cualquier meme: la repetición que lleva a la extenuación.

De esa extenuación pueden salir dos cosas: o la desaparición o la reinvención. Y todos sabemos lo que pasó en los años siguientes: Sam no solo iba Lentín. Sam es lentín, Samba Lentín, Sam va a Madrid, Xan Va lentín, Valentín va lentín, Sam va rapidín, Sam enfadao... Versiones de todo tipo, desde 'Pokémon' hasta 'Fast & Furious', 'Juego de tronos', 'Yu Gi Oh' o 'Los Simpson' pasando por la entrada en otros memes o referencias a la pandemia en 2020. Por haber, hay hasta un fanzine dedicado exclusivamente a este fenómeno.

Y esto lleva a la fase tres de un meme exitoso, en la que nos movemos ahora: el humor dadá. La velocidad de Sam ha pasado a dar exactamente lo mismo. Desde que Sean Astin diera su aprobación en 2021, la imagen se ha tergiversado de todas las maneras posibles, hasta puntos irreconocibles. Lo hemos visto como parte del meme del pingüino Patricio, como el final de 'Evangelion', desde el otro punto de vista de la cámara, como un guiño a la situación actual de Netflix, con mensajes meta del estilo "¿Alguien sabe cómo poner bien el texto?" o "Ponga lo que ponga os vais a reir". Sam Va Lentín es tan aceptado que solo con cuatro patrones de color ya sabemos a qué se hace referencia. Y así, un meme de 'El señor de los anillos' ha pasado a ser arte comunal. La chirigota de Twitter.

Espéreme, señor Frodo

Ni HBO Max ni Prime Video, que tienen las películas en su catálogo, han posteado nada al respecto, bien por desconocimiento de las redes o bien de manera autoconsciente: en el momento en el que una marca que no tiene el estatus de "amiga" se mete al trapo de un meme, este muere un poquito. ¿O no nos acordamos de Sony intentando sacar rentabilidad de 'Morbius' con fatales resultados?

El futuro del cine pasa, de manera irremediable y por mucho que los más puristas se nieguen a admitirlo, por las redes sociales. Y más concretamente, por el humor. Puede que un meme o un baile en TikTok sea la clave de que tu película vaya un poco más allá, como le ocurrio a 'M3gan': tratar de hacer marketing como hace una década no tiene ningún sentido, y no son pocas las películas en las que uno puede pillar el plano que han tratado que se convierta en icónico. Como exigía Marge Simpson al hacerse regidora televisiva, "Mírame a los ojos y dime dónde estaba el Gif". Ahí estamos.

Sam Va Lentín es, al margen de su análisis, especial. Es un meme introducido y promovido solo por la gente, exclusivamente español, que viene de una franquicia respetada y que, como los mejores chistes, solo se puede utilizar en un día específico antes de meterlo en un cajón hasta un año después. Es una pieza inabarcable de cultura pop que, nos guste más o menos, será estudiada en el futuro como los fanzines de los 80 se estudian hoy. Pura historia del marketing... al margen del marketing.

Temas
Inicio