Compartir
Publicidad

Sydney Pollack, sus cinco mejores películas

Sydney Pollack, sus cinco mejores películas
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablando con mi buen amigo Jeremy Fox (el único y verdadero culpable de que yo escriba en Blogdecine), sobre la triste desaparición de Sydney Pollack, mientras repasábamos su filmografía coincidíamos en las que son sus cinco mejores películas (teniendo en cuenta, en mi caso, el no haber visto ni su ópera prima ni 'Una Vida, un Instante'). Pollack fue uno de esos directores que un servidor, y muchos de los de mi generación, descubrió en la televisión, con los pases sobre todo de sus films de los años 70, los cuales dejaron una impronta huella en mí por varias y diversas razones.

Aunque como actor, su carrera fue incluso más prolífica, sobre todo en los últimos años de su vida, dando vida muchas veces a personajes ambiguos y de toques sombríos ('Eyes Wide Shut', sustituyendo al inicialmente previsto Harvey Keitel), fueron sus trabajos como director los que dejaron para la posteridad algunos muy buenos momentos, haciendo siempre gala de una sobriedad narrativa, tirando al clasicismo, que últimamente chocaba bastante con lo que se suele hacer en el Hollywood actual.

A continuación, en orden cronológico, las cinco mejores películas de Pollack:

18450640_w434_h_q80.jpg

La segunda de las siete colaboraciones con su buen amigo Robert Redford, y el primero de los que yo vi de Pollack. A pesar de cierta monotonía, todo un canto a la naturaleza, y una crítica hacia los peligros de la civilización. En su momento fue un éxito arrollador, y hoy día es vista como película de culto. Basada en polémicos y emotivos hechos reales, Redford contribuyó a la fama de la misma con su simple presencia, ya que por aquel entonces era uno de los actores más admirados y comprometidos del momento.

yakuzalobby8ad.jpg

Para un servidor el mejor film de su director, todo un prodigio de ritmo e historia. El guión, escrito a cuatro manos por Paul Scharder y Robert Towne, basándose en una historia de Leonard Shrader, fue el más caro de la historia en su momento. Al principio era un proyecto para Scorsese, y también para Robert Aldrich quien a punto estuvo de hacerla con Lee Marvin al frente. Cuando entró en escena Robert Mitchum (en la que es una de sus interpretaciones más celebradas) forzó la situación para echar a Aldrich, y entró en juego Pollack, quien quería a Robert Redford para el personaje central. Menos mal que las cosas quedaron así (aunque imaginar lo que podría haber hecho Scorsese con semejante material es uno de esos pensamientos que te hacen sentir a gusto), y dio como resultado un film sombrío, de extrema violencia, y con unas interpretaciones soberbias. Ken Takakura repetiría similar operación años más tarde en la sospechosamente parecida 'Black Rain' de Ridley Scott. Tarantino también se encargó de coger algo para su celebrada 'Kill Bill'. Inolvidable lo del dedo meñique.

condorredford.jpg

Un clásico de los 70 del cine de espionaje. De nuevo Redford colaborando con su amigo Pollack, y encabezando un suculento reparto, es una trepidante historia sobre un hombre injustamente perseguido y metido en asuntos de la CIA y peligros varios. El extraordinario montaje, obra de Fredric Steinkamp y Don Guidice, fue nominado al Oscar (aunque se lo arrebató Verna Files por 'Tiburón') y es toda una lección de ritmo. El film, hoy algo olvidado por cierto sector, permanece como uno de los más influyentes en los cineastas que se lanzan a contar historia similares.

65142_original.jpg

Nominada a diez Oscars, consiguiendo la primera estatuilla para Jessica Lange, fue uno de los éxitos más abrumadores de su director. La historia de un hombre que para poder conseguir trabajo se disfraza de mujer, caló muy hondo en las audiencias de aquel año. Es probablemente la única comedia pura de Pollack, y aunque tal vez sea un pelín larga, está llena de situaciones muy divertidas, y sobre todo contiene una de las mejores interpretaciones de Dustin Hoffman, que por aquel entonces estaba en lo más alto de su carrera.

photo-Out-of-Africa-(Souvenirs-d-Afrique)-Out-of-Africa-1985-1.jpg

El reconocimiento de la Academia de Hollywood, aunque para ello tuvieran que ningunear la magistral 'El Color Púrpura', y otro de los grandes éxitos de Pollack (ya nunca volvería a alcanzar uno así). Una de esas historias de amor que tanto gustan en Hollywood, entre una mujer danesa y un cazador en la preciosa Kenia. El papel de Meryl Streep fue ofrecido a Audrey Hepburn (este tipo de cosas a veces creo que era mejor no saberlas), y como siempre la actriz ofrece una de sus entregadas interpretaciones dominando acentos, aunque también como siempre tirando hacia el histrionismo. De todos modos, la compenetración con Robert Redford es perfecta. Y John Barry musicándolo todo con uno de sus trabajos más recordados, aunque recuerde en demasía a su score para 'Nacida Libre' (algo que repitió descaradamente para su también oscarizada 'Bailando con Lobos'). Inolvidable el momento en el que ella es invitada a tomar una copa en el club para caballeros en el que nunca dejaban entrar a mujeres.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos