Publicidad

'Veneno' es un prodigio: un biopic legendario en Atresplayer que marca un antes y un después en la filmografía de los Javis
Series de ficción

'Veneno' es un prodigio: un biopic legendario en Atresplayer que marca un antes y un después en la filmografía de los Javis

Tras un adelantado estreno el pasado marzo, con la pandemia interrumpiendo su producción y sus tres primeros episodios estrenados en el lapso de seis meses, 'Veneno' llega a su fin y 'Veneno' comienza. En lo que Atresplayer emitió anoche a medianoche el final de la serie, Antena 3 estrena en abierto sus dos primeros episodios, siguiendo la estrategia —con algo de diferencia— de Disney+ con 'The Mandalorian' en Cuatro y HBO con 'Patria' en Telecinco.

Javier Ambrossi y Javier Calvo crean, coescriben y codirigen un ambicioso biopic en el que cuentan la vida de Cristina Ortiz, más conocida como La Veneno, una de las transexuales más populares e icónicas de nuestro país. Lo hacen siguiendo '¡Digo! Ni puta ni santa', memorias del personaje escritas por Valeria Vegas.

Con Los Javis de comandantes en ambos departamentos, la serie cuenta con un equipo de guionistas que se completa con Claudia Costafreda, Elena Martín, Ian de la Rosa y Félix Sabroso; en la dirección también nos encontramos a Miki Rueda y Álex Rodrigo.

Auge y caída de una leyenda

La serie arranca poniendo en paralelo dos descubrimientos: el de Cristina (interpretada aquí por Daniela Santiago) por parte de una reportera (Lola Dueñas) del Mississippi de Pepe Navarro (Israel Elejalde); y el de una Cristina (interpretada aquí por Isabel Torres), deteriorada y viviendo en casa de Paca la Piraña, por parte de Valeria (Lola Rodríguez), una fan que decide escribir sus memorias.

Los dos primeros episodios establecen claramente con qué vamos a jugar. Después de la presentación en el primero, el segundo nos traslada a la infancia y primera adolescencia de Joselito, con su vida familiar. A partir de ahí, cada episodio cuenta una etapa de la vida de nuestra protagonista, saltando esporádicamente al presente de nuestros personajes.

Huyendo del biopic al uso, nos encontramos también con una ficcionalización de la realización de la propia biografía en la que se basa la serie. Esto permite a Los Javis poner en paralelo la historia de Cristina con la de Valeria, enfrentando ambas experiencias y situándolas de algún modo cada una en un extremo.

Esto se desarrolla más a partir del tercer episodio, en el que empezamos a ver las transformaciones de ambas protagonistas. Ahí ya no sé hasta qué punto la historia de la periodista fue tan fácil y sencilla, pero la intención de los guionistas es clara y coherente con el particular universo feliz con su mirada optimista que impulsan los responsables de 'La llamada'.

En este sentido, la serie también nos hace partícipes de que Cristina es una narradora no fiable, dotando así de un aire de fantasía, de ficción extra si lo preferís, a lo que se nos cuenta. Estos ocho episodios hablan de cómo la leyenda va de la mano de la vida, una mezcla en la que es difícil separar mito y realidad. Y no importa.

Un comentario sobre la televisión, la fama... y la vida

Veneno Mississippi

Pero si los Javis se especializan en una cosa es en la visión al ídolo. Al icono y su enfrentamiento, o su lugar, en la industria televisiva. El auge y caída de la Veneno es, en cierto modo, el de un modo de hacer televisión en las cadenas privadas. Tan agresivas como atrevidas en esos años, hambrientas de carne... pero también con su lado humano.

Y, en medio, esos juguetes de usar y tirar. Es una tesis que ya han ido desarrollando en producciones como 'Paquita Salas' y, por lo que sabemos de sus próximos proyectos, van a seguir con ello. Con más drama, por lo que vamos viendo pero sin dejar esa mirada de luz en medio de la oscuridad.

Por cierto, al igual que con la comedia, también es una serie que está llena de cameos y de hecho el quinto episodio, el más centrado en la faceta televisiva, es un ejemplo de ello. Pero no se queda en ello, estos son unos añadidos a una serie que, de por sí, está muy bien construida.

'Veneno' es una serie compleja, madura y, en definitiva, prodigiosa. Incluso podríamos hablar de necesaria y rompedora por decidir acercar los focos a actrices transexuales, algo nada común. Pero no se queda en lo estético, sino que logra dar fuerza a su relato. Mostrando tanto lo duro como lo gratificante.

En definitiva, 'Veneno' es una muestra da la buena salud que tiene la televisión española hoy en día. Es una serie excelente, madura, compleja y que es capaz de formar algunas imágenes potentes que se quedan en nuestra retina. Una maravilla.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios