Compartir
Publicidad
'Vikings', el jabalí y los jabatos
Series de ficción

'Vikings', el jabalí y los jabatos

Publicidad
Publicidad

La cuarta temporada de 'Vikings' ha terminado y, para nosotros, es hora de acercarnos hasta ella para analizarla. Para la serie, éstá ha sido una temporada más que importante. Dividida en dos partes, acabamos de despedir la segunda etapa de capítulos que nos ha dejado con las armas en alto en espera de una quinta entrega que se avecina emocionante.

20 capítulos y un intermedio que separó las dos vidas de la que ya no es una serie sobre unos señores que asaltaban territorios. Sino que se ha convertido en una saga de aventuras que nos lleva por diferentes generaciones que le dan más carisma a personajes y tramas. ¿Preparados para repasar lo que nos ha llamado más la atención?

Spoilers de la cuarta temporada

El fin de una era

Ragnar

Estábamos temiéndonoslo y, por fin, ha llegado. El gran Ragnar, el que lo inició todo, el que conoció lo más grande y lo más bajo. Que conquistó París y se hundió en las drogas, ha muerto. Preparar su deceso no ha sido un detalle sin importancia precisamente. Después de huir de su pueblo y de sí mismo, de ser rechazado por aquellos que le amaron hasta el tuétano, Ragnar trama un último plan que dará de nuevo grandeza a los suyos.

Su viaje a Inglaterra no tiene mucho éxito: sólos los ancianos y los desesperados se unen a él. Y también Ivar, el chico que no camina, al que su madre salvó de ser abandonado y al que los dioses le han concedido un destino único. Pero el viaje es un desastre absoluto y en una decisión muy peligrosa, Ragnar sacrifica a todos los suyos para llegar de nuevo hasta quien fuera su amigo, Ecbert. La muerte de Ragnar tenía que llegar para sembrar la semilla de todo lo demás. La tumba de las serpientes es el lugar donde el jabalí sufre y los jabatos escuchan su dolor.

La reina de Kattegat

Lagertha

Cómo están las cosas de estos vikingos. Si no teníamos bastante con las peripecias de Ragnar, tenemos una auténtica revolución en Kattegat, la ciudad en la que, por fin, Lagertha es la mandamás. Somos parciales y sí, adoramos a Lagertha. Que se vea coronada y todo su carisma, fuerza y nobleza sean destacadas es un giro que gusta a los fans. Aunque, como ya estamos más que acostumbrados, da miedo lo que puede venir después. No le auguramos a nuestra heroína un futuro muy prometedor.

Las mujeres han vuelto a tener un peso determinante en la historia. La muerte de Aslaug, el encumbramiento de Astrid y todo lo que se ha sembrado sobre su relación con Bjorn. Magertha Margrethe, la que las mata callando y que es tormenta pura y dura para los hermanos. Pero también la dulce y ya no inocente Judith. Por no hablar de esa fiera francesa a la altura de su fiero marido o del sufrimiento de Helga.

Rollo, un vikingo en París

Rollo, que ha traicionado y envididado a su hermano, siempre nos ha despertado una ternura especial. En la línea de esta serie en la que el vidente se dedica a hacernos spoilers, cargados de metáforas y simbolismos, sí, pero spoilers en toda regla, le hemos visto en lo más alto esta temporada.

Lo más interesante es que el personaje de Rollo existió de verdad, con algunas matizaciones, claro. Sí hubo un caudillo vikingo llamado Rollo el Errante, que se casó con una dama de la nobleza francesa (este punto no pone de acuerdo a los historiadores: si fueron una, dos, condesas, princesas...) E incluso podría haber sido el padre de los futuros reyes franceses (y de más de media Europa)

El salto en el tiempo

Guerra

Después de seguir las vivencias de Ragnar durante años, el final de la primera parte de esta cuarta temporada nos brindó un salto en el tiempo. Al principio, reconozco que me olió un poco a chamusquina pues este tipo de recursos no siempre funcionan bien. Pero en el caso de 'Vikings' rectifico y creo que ha sido todo un acierto.

Hemos visto a los hijos convertidos en hombres, cada uno con una mentalidad diferente y con muchas ganas de abordar nuevas aventuras. Además, ha servido para cerrar tramas e historias a las que hemos podido ver cumplidas y satisfechas. Y es que esta temporada ha supuesto un gran salto hacia adelante, la conversión del relato en una saga y las ganas de ver por donde nos conducirán las nuevas hazañas vikingas (Jonathan Rhys-Meyers) mediante.

'Vikings' no ha sido una serie que haya escatimado en muertes precisamente. Pero los últimos capítulos han tenido un aire de despedida que se mezcla con olor a la renovación, lo fresco, las ventanas de la casa abiertas para que entre vida nueva. Ecbert, Aslaug, Helga... ¿qué va a pasar con ese Floki que nos ha contado que su corazón está definitivamente muerto?

En ¡Vaya Tele! | 'Vikings' se va de parón sin bajar el ritmo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos