Compartir
Publicidad

'Murder One', Nostalgia TV

'Murder One', Nostalgia TV
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad


A mediados de los 90, que una serie se atreviera a contar una única historia serializada para toda su temporada, sin ser una miniserie, era bastante inusual. Sí, ‘Twin Peaks’ ya lo había hecho en 1990, pero pocos más se habían propuesto retomar esa idea de seguir la resolución de un asesinato a lo largo de una veintena de capítulos. Hasta que, en 1995, Steven Bochco, uno de los productores más poderosos y afamados de la televisión estadounidense de la epoca, co-creó para la ABC ‘Murder One’, un drama legal que, para diferenciarse del resto de series de abogados del momento, se propuso contar sólo un caso: el de la acusación de un joven actor de Hollywood del asesinato de una adolescente.

Bochco venía de crear, junto a David Milch, ‘Policías de Nueva York’, que sería su último gran éxito en las networks, y era una serie más en el molde de ‘Canción triste de Hill Street’. Lo que intentaban con ‘Murder One’ era más complicado y, de hecho, sólo tuvo éxito a medias. El público no estaba acostumbrado a estas serializaciones tan fuertes y eran necesarios unos larguísimos “previously on“ conforme avanzó la primera temporada, y la audiencia fue decayendo hasta el punto de que la ABC cambió la serie por completo para la segunda temporada, sin lograr reflotarla. Sin embargo, lo que sí dejó la primera entrega fueron unos cuantos personajes memorables y el descubrimiento definitivo de grandes secundarios, como Stanley Tucci, Dylan Baker o Patricia Clarkson.

El caso


‘Murder One’ se iniciaba con el asesinato de Jessica, una joven de quince años, del que se acusa a Richard Cross, un poderoso millonario, defendido por Ted Hoffmann. Éste es un abogado de Los Ángeles cuyos clientes son todos gente de dinero y cierta relevancia, y que es experto en casos de alto nivel. Cross no siquiera llega a juicio porque Hoffmann logra que se deseche la acusación contra él por falta de pruebas, incluso aunque la policía tiene un vídeo de él en el apartamento de la víctima, hermana de su amante. Sin embargo, muy poco después, el acusado es Neil Avedon, un joven actor con reputación de fiestero y drogadicto, del que se encuentran huellas dactilares y rastros de su ADN en el piso de Jessica y en ella. Hoffmann acepta defenderlo porque va a ser el caso del siglo.

Por supuesto, teniendo en cuenta que ese único caso tenía que durar una veintena de capítulos, éste está lleno de giros inesperados, mentiras, secretos e insinuaciones de que medio Hollywood puede verse salpicado por las implicaciones de todo. A lo largo de la temporada, aunque al principio los ayudantes de Hoffmann llevan también otros casos, que se resuelven en uno o dos capítulos, el asesinato de Jessica cada vez se complica más, y lo que sobresale es la figura del inquietante y misterioso Richard Cross, del que Hoffmann está convencido que es el culpable, y de que es capaz de cualquier cosa con tal de salir indemne e incriminar a Avedon.

El reparto


Las series de Steven Bochco siempre destacaron por tener repartos cuidados al detalle. En el caso de ‘Murder One’, todo el peso recaía sobre Daniel Benzali, que se ajustaba perfectamente al retrato de ese abogado dispuesto a lo que fuera para defender a su cliente y para demostrar que él tiene razón. A su alrededor se movían unos secundarios en los que se dieron a conocer Patricia Clarkson (su mujer), Mary McCormack (una abogada del bufete, el ya mencionado Stanley Tucci (absolutamente sensacional como Richard Cross, y quizás el que salió más reconocido de la serie), Dylan Baker (un detective), Gregory Itzin (el fiscal del distrito) o Jason Gedrick (Neil Avedon).

benzali

En la segunda temporada, ante la caída en audiencia que había tenido el final de la primera, Benzali fue descartado en favor de Anthony LaPaglia, y en lugar de un solo caso para toda la temporada, se optó por presentar varios. Además, se añadió una subtrama por la que el personaje de LaPaglia tenía que buscar financiación para mantener el bufete a flote. Sin embargo, nada de eso funcionó, y la ABC acabó cancelando ‘Murder One’ al final de su segunda temporada. Se intentó revivirla a través de una miniserie o algo así, con Benzali de vuelta, pero nunca llegó a aprobarse.

La repercusión


El mayor impacto de ‘Murder One’ se produjo en sus primeros capítulos, por supuesto, cuando era más evidente la novedad de contar un único caso que, además, era realmente intrincado y en el que las cosas casi nunca eran lo que parecían.l Las maniobrad de Hoffmann por saber la verdad terminaban derivando en un enfrentamiento contra Cross, siendo los dos los polos sobre los que basculó todo en la primera temporada. La resolución del juicio es un poco extraña, otra vuelta de tuerca más que, en este caso, quizá fue demasiado giro para todo lo que habíamos visto hasta ahora.

Lamentablemente para Bochco, ‘Murder One’ no resultó más exitosa, a pesar de su innovación, que cualquiera otra de las series que creó entonces, como ‘Brooklyn South’ o ‘City of angels’.Tampoco pudo resucitar ‘Commander in chief’ después de que su creador se marchara, muy al principio de la serie, y su último proyecto fue ‘Raising the bar’, en TNT, que sólo ha dirado dos temporadas. Bochco, que fue un auténtico titán en los 80 y principios de los 90, ha afirmado más de una vez que se siente demasiado mayor y desconectado de cómo funciona el negocio actualmente, así que es muy probable que ‘Murder One’ fuera su última serie con cierta repercusión.

Ficha Técnica: Murder One

  • Título Original: Murder One
  • Género: Drama legal
  • Cadena: ABC (1995-97)
  • Emitida en España: Telecinco
  • Disponibilidad DVD: En España, sólo la primera temporada

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio