Compartir
Publicidad

'Vicky el vikingo', una entretenida aventura que mantiene los valores de la serie

'Vicky el vikingo', una entretenida aventura que mantiene los valores de la serie
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El trailer de ‘Vicky el vikingo’ (‘Wickie und die starken männer’) parece hecho a propósito para dar una imagen negativa de la película: elige los chistes más facilones y presenta los momentos más tontos. Afortunadamente, el film que se estrena el 2 de octubre es superior a esta preconcepción: la aventura está bien llevada, la acción bien rodada y, como adaptación, es perfecto.

La serie puede haber sido mi favorita de la infancia, por lo que las posibilidades de que me emocionase al escuchar la música y ver aparecer a los personajes eran altas. Pero creo que se puede disfrutar sin conocer tan en profundidad la versión animada.

Las localizaciones donde se ha rodado ‘Vicky el vikingo’ son de gran belleza y los encuadres y movimientos de cámara están realizados con gusto. Se podría criticar algún efecto especial, que no está todo lo disimulado que nos gustaría, pero son cosas que no tienen importancia, pues están más relacionadas con el presupuesto de la producción que con el talento de sus creadores. La historia avanza con ritmo y no presenta momentos muertos, como podría haber ocurrido al trasladar una trama de veinte minutos a un largometraje.

Vicky el vikingo

Lo que más me sorprendió fue el parecido de los actores con los personajes. Estamos hablando de que un ser de carne y hueso se asemeje físicamente a un dibujo muy poco realista, a una caricatura. Es algo que casi nunca ocurre y las versiones de imagen real de dibujos animados suelen decepcionar o simplemente parecer otra cosa, un trabajo hecho desde cero. Pero aquí la similitud es asombrosa. En ello ha influido la elección del reparto, el maquillaje y también la dirección de actores de Michael Bully Herbig. No me detengo en nombres de actores —pues el único conocido en España es Jürgen Vogel, que apareció en ‘La ola’ y ‘Un conejo sin orejas‘— pero sí diré que las interpretaciones son perfectas.

El parecido de las voces de los actores alemanes con los dobladores de la serie no sólo hace pensar en lo bien que están elegidos los intérpretes del film, sino también en lo bien que estuvieron en su día seleccionados los dobladores españoles pues, suponemos, se parecen mucho a las voces originales de la serie. Por cierto, si os echa para atrás la canción interpretada por El Canto del Loco, no dejéis de verla por eso, tened en cuenta que también se puede optar por la v. o.

El título alemán, “Vicky y los hombres fuertes”, denota la diferencia de enfoque de los problemas que tiene el niño con respecto a su padre y a los demás marineros del barco. Mientras ellos todo lo quieren hacer utilizando la fuerza bruta, Vicky echa mano del ingenio y de la inteligencia y, antes que luchar, prefiere resolver las cosas pactando o superando a sus enemigos mentalmente. Vicky es un niño debilucho y, sobre todo, muy cobarde. Pero su recelo se reivindica, en lugar de presentarse como un defecto que va superando según avanza la película. Así se ridiculiza la valentía sin sentido, es decir, la bravuconería.

Vicky el vikingo

Estos valores de pacifismo y de ensalce de la inteligencia por encima de la fuerza ya estaban en la serie y se han trasladado fielmente a la adaptación. Pero lo mejor es que no se transmiten en forma de moraleja ñoña, que cree más rechazo que aceptación, como habría hecho una película americana. Lo que se hace no es soltar un discursito a favor, sino simplemente demostrar que mola más lo que hace Vicky y hacer que los niños lo prefieran, pues lo ven como algo divertido, no como una privación.

En definitiva, un entretenimiento mucho más que correcto, divertido y que transmite emotividad y buenos valores sin caer en lo empalagoso. Sé que habrá más prejuicios que otra cosa con respecto a ‘Vicky el vikingo’ y no me molesta porque espere que vayáis a verla, a mí eso me da igual; pero sí porque parece que hay un tipo de películas ante el que es legítimo ejercer el desprecio sin siquiera haberlas visto, mientras a otro tipo no se les puede sacar siquiera un mínimo defecto, incluso después de su visionado. Cuando nos logramos desprendernos de estas ideas preconcebidas o ir contra ellas, muchas veces nos sorprendemos gratamente.

Mi puntuación:

3

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos