Compartir
Publicidad

'Hispania', romanos con ganas de dar guerra

'Hispania', romanos con ganas de dar guerra
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

‘Hispania’ cerró ayer su primera temporada después de nueve capítulos llenos de traiciones, amenazas y batallas. Para conocer su desenlace tuvimos que esperar a que pasara toda una Navidad, una decisión incomprensible teniendo en cuenta que el octavo capítulo se emitió a mediados del mes de diciembre. Pero Antena 3 decidió hacernos esperar, hecho que, junto a los incontables anuncios que se emitieron en el capítulo de ayer, equilibra la balanza tras los episodios sin cortes con los que la cadena comenzó a emitir la ficción.

Algunas semanas han pasado desde los días en los que Antena 3 dudaba si ‘Hispania‘ conseguiría hacer frente a la programación de Telecinco, hecho por el que la serie fue contraprogramada en varias ocasiones. Hoy sería algo impensable, ya que ‘Hispania’ ha demostrado tener vida y audiencia para rato , convirtiéndose en uno de los puntos fuertes de la cadena y en una de las series favoritas de muchos espectadores. Con tan sólo ocho capítulos emitidos, la serie fue elegida por nuestros lectores como la tercera mejor ficción nacional de todo 2010, por lo que queda demostrada la buena acogida que los romanos han tenido en Antena 3.

Esta primera temporada deja un sabor muy dulce. La serie ha llegado para satisfacer a todos aquellos que demandaban un nuevo tipo de ficción nacional y que están viendo como sus deseos se cumplen con series como ‘Águila Roja’, la propia ‘Hispania’ o algunas otras que están por venir. Parece que las típicas series de corte familiar está dando paso a una nueva generación de series que hacen sus deberes y que por ello están siendo recompensadas. Aún así, ‘Hispania’ cae (en ocasiones inevitablemente) en el tópico y en lo ya visto, errores que debería solucionar sólo si quiere llegar a la perfección televisiva.

Lluís Homar, el pretor de la interpretación

Todos tenemos actores preferidos dentro de una serie y cuanto más amplio es el reparto existe la posibilidad de que en más trozos se divida el corazón del espectador. Pero la gran mayoría estará de acuerdo conmigo en que Lluís Homar hace de ‘Hispania’ una ficción de las grandes. En este momento no sabría decir un papel en el que este actor no me haya convencido. Su presencia en ‘Hispania’ le da seguridad a la serie y es todo un acierto que posea uno de los papeles más importantes dentro de la ficción.

La primera temporada se ha desarrollado de tal forma que ha habido momentos en los que todos los personajes tenían motivos para luchar contra Galba, el pretor romano al que interpreta Lluís Homar. Un buen símil para hacernos ver que en la batalla por la interpretación sólo hay un enemigo común al que batir. Aunque, para ser justos, ‘Hispania’ cuenta con un reparto de actores que superan el nivel que estamos acostumbrados a ver en el resto de series nacionales.

El general Marco (Jesús Olmedo), Claudia, la esposa del pretor, (Nathalie Poza) o la esclava Sabina (Ángela Cremonte) son otros de los personajes que cuentan con grandes actores dándoles vida. Todos ellos pertenecen al bando romano, por lo que se vuelve a demostrar que las características que tienen los personajes malvados hacen que sean más ricos e interesantes que el resto.

Si tengo que quedarme con un momento de esta primera temporada, elegiría la escena en la que Galba y Marco discuten sobre la lealtad mientras el pretor le ofrece una copa de vino al general, que no es más que una estrategia de Galba para envenenar a Marco, tras conocer que se estaba acostando con su mujer. Los dos actores, mirándose a los ojos sin pestañear, nos regalaron en esta escena un gran instante que nos hace pensar que el futuro de esta serie puede ser muy bueno.

Numerosas traiciones y abusos de poder

Hasta ahora la historia de ‘Hispania’ se ha centrado en las consecuencias de la invasión romana sobre el pueblo hispano. En cuanto a sus escenas, una de las más espectaculares la vimos en el piloto, la primera batalla contra los romanos, un evento que se ha repetido en el último capítulo de la primera temporada. También se agradece que la mayoría de sus escenas estén rodadas en el exterior, un hecho que la aleja del resto de ficciones nacionales que se emiten hoy en día.

En su trama se ha visto como, a partir de la batalla inicial, se han repetido las traiciones entre unos y otros por conseguir lo que desean. Excluyendo a los principales héroes de la serie, el resto de personajes ha terminado traicionando a aquellos con los que convivían, por los que las historias han ido perdiendo originalidad a medida que se iban sucediendo. Al igual que se han repetido los abusos de poder por parte de los romanos, unos abusos que sospechosamente se quedaban a medias cuando perjudicaban a uno de los personajes centrales de la serie.

Así, ‘Hispania’ nos presenta a un grupo de romanos malvados que asesinan y abusan sexualmente de las mujeres hispanas sin ninguna compasión. Pero, en el caso de Nerea (Ana de Armas) estos abusos siempre se han quedado a medias, ya que algo ha sucedido para que en el último momento no llegaran a ocurrir. En este sentido la ficción no ha arriesgado. Para el espectador es más interesante que se construya un personaje que deba superar un abuso de este tipo que tenerle constantemente al borde del peligro, algo que puede llegar a cansar. Si la serie quiere marcar la diferencia, no estaría mal encaminado que rompiese con lo políticamente correcto, algo que incluso colabora en hacer más creíble el contexto en el que nos quieren situar a los personajes.

Una segunda temporada que promete

La despedida de ‘Hispania’ nos ha dejado expectantes de cara a una segunda temporada. Con las tropas romanas vencidas por el ejército hispano, con Galba herido por su mujer y dado por muerto y con Viriato y Paulo viajando hasta Roma para encontrar a sus seres queridos,


los nuevos capítulos que están por venir pretenden continuar con la batalla que la serie ha iniciado.

Eso sí, las tramas deberían dar un vuelco y no caer en el error de volver a presentar a los mismos personajes con el mismo rol que ya han tenido. Por ejemplo, sería un error volver a ver a Galba como pretor sin que pase al menos por un período en el que estuviera destruído y tuviera que ingeniárselas para volver a hacerse con el poder. La primera temporada de ‘Hispania’ se ha apoyado en buenos pilares, pero sólo si sabe construir unos nuevos de cara a su segunda temporada se convertirá en la gran serie que aspira a ser.

En ¡Vaya tele! | ‘Hispania’ renueva por una segunda temporada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio