'Blade Runner: Black Lotus': una ampliación de este mítico universo que funciona mejor como réplica visual que por su intriga identitaria
Críticas

'Blade Runner: Black Lotus': una ampliación de este mítico universo que funciona mejor como réplica visual que por su intriga identitaria

'Blade Runner' está considerada como una de las películas de ciencia ficción más importantes de la historia del cine, pero eso no quita que fuese un fracaso comercial en el momento de su estreno. Tampoco le fue precisamente bien en taquilla a 'Blade Runner 2049', una secuela que tardó 35 años en llegar y cuyo impacto fue mucho más reducido que el de la cinta original dirigida por Ridley Scott.

Ahora la franquicia sigue creciendo con 'Blade Runner: Black Lotus', un anime de 13 episodios que Crunchyroll estrenará el próximo 14 de noviembre en España. Yo ya he tenido la oportunidad de ver sus dos primeros capítulos y he encontrado una digna réplica de este universo en lo visual cuya historia no termina de dar ningún motivo para crearnos la necesitar de seguir adelante con ella.

Una base demasiado familiar

La historia de 'Blade Runner: Black Lotus' transcurre en 2032, lo cual sitúa la serie a mitad de camino de ambas películas. Sin embargo, los lazos son más fuertes con la secuela, contando con el regreso de algunos personajes introducidos por la cinta de Denis Villeneuve. De ellos, el que más presencia tiene en el arranque es Doc Badger, un comerciante del mercado negro que en la versión en inglés de la serie cuenta con la voz de Barkhad Abdi, quien ya lo interpretase en 'Blade Runner 2049'.

No obstante, el verdadero protagonismo de 'Black Runner: Black Lotus' recae sobre Elle, una joven con problemas de memoria que está dispuesta a hacer lo que sea necesario para descubrir quién es realmente. Creo que ya todos podéis oleros algo sobre su origen, pues es un tropo bastante usado en este universo y no tarda demasiado en dejarse claro que es lo que todos nos olíamos, pero, obviamente, eso tiene ramificaciones más importantes.

La gran duda está en ver si este anime dirigido por Shinji Aramaki y Kenji Kamiyama cuenta realmente con una base suficientemente estimulante como para atraparnos. Con sus dos primeros episodios no creo que lo consiga, ya que todo se siente demasiado familiar, algo imprescindible en lo visual, pero que narrativamente juega en su contra, limitando su interés a la promesa de lo que pueda llegar, pero sin aportar más que pequeños detalles que inviten a tener confianza en que eso suceda.

Luces y sombras

Blade Runner Black Lotus Escena

De esta forma, 'Blade Runner: Black Lotus' acaba funcionando mejor como réplica que la nueva intriga identitaria que plantea, ya que uno de sus mayores logros es que uno realmente siente que está de vuelta a algo ya conocido sin caer en el error de dotar de una predominancia excesiva a su faceta más técnica.

Ahí está claro que los diseños y la animación en 3D utilizados no serán del gusto de todo el público -no me sorprenderá lo más mínimo que muchos hubiesen preferido una animación en 2D como la utilizada en el cortometraje 'Blade Runner Black Out 2022'-, pero sí que cumplen con holgura su función de ser una base imprescindible sobre la que ir construyendo un relato con identidad propia, siendo entonces cuando la cosa se atranca.

Eso sí, su eficacia es mucho mayor cuando prima la acción por encima de los diálogos, consiguiendo entonces más fluidez que cuando toca centrarse en los personajes hablando, donde todo se vuelve un tanto más rutinario, quizá resultado del mayor estatismo de esas situaciones.

En resumidas cuentas

Blade Runner Black Lotus Imagen

'Blade Runner: Black Lotus' es una ampliación de esta franquicia que funciona mejor en lo visual, volviendo a crear la ilusión de estar en ese universo, que en lo narrativo, donde todo resulta demasiado convencional en este arranque. Ojalá la cosa vaya a más en los episodios restantes, pero no tengo claro que me apetezca comprobarlo...

Temas
Inicio