Érase una vez la música: 'Ennio, el maestro' es un maravilloso documental que nos muestra quién era Morricone
Críticas

Érase una vez la música: 'Ennio, el maestro' es un maravilloso documental que nos muestra quién era Morricone

Todo comienza con el sonido de un metrónomo. Nos situamos en su casa, concretamente en su despacho, aquel lugar donde tantas maravillas han sido creadas. Y de pronto, aparece y le acompañamos mientras realiza sus ejercicios de flexibilidad. Tiene 90 años pero la agilidad de sus movimientos y el brillo en su mirada, le hacen parecer bastante más joven.

Una vez acabada la rutina, se incorpora y con mucho gusto empieza a mover los brazos para dirigir una orquesta inexistente, mientras escuchamos su hermoso tema principal para 'La Herencia Ferramonti'. Encantados de conocerle, maestro Ennio Morricone.

Disponer de un documental como 'Ennio, el maestro' es, sin ánimo de exagerar, un milagro. Tras el brillante libro de entrevistas escrito por Alessandro De Rosa y publicado en 2016, parecía que ya no íbamos a conocer más sobre la figura del enorme compositor. Finalmente ha sido el bueno de Giuseppe Tornatore, quien ha conseguido la proeza de realizar su proyecto más personal: descubrirnos quién es Ennio Morricone.

Tornatore firma el retrato más cercano de Morricone

Narrada en orden cronológico, somos testigos de la trayectoria profesional del compositor: sus inicios como trompetista junto a su padre Mario Morricone, su etapa educativa con el profesor Goffredo Petrassi, sus pinitos como arreglista para la RCA, el por qué del grupo de improvisación Nuova Consonanza y ante todo, su labor para el cine. Secuencias de películas, imágenes de archivo y múltiples entrevistas a compañeros y amigos de profesión acompañan a Morricone mientras se dirige, ya no sólo a nuestros oídos, también a nuestros ojos.

Y entonces surge la magia: el artista tararea, ríe, recuerda y se emociona. Jamás habíamos visto a Ennio, un artista tan reservado y crítico con su propia obra (nunca estuvo satisfecho de su celebrado trabajo para la trilogía de Dólares de Sergio Leone) tan humano, cercano y sencillo como hasta ahora. A través de su testimonio entendemos por qué se dedica a componer para el cine y a pesar de su éxito, la enorme contradicción que le supone.

Resulta bonito e incluso poético que haya sido Tornatore, el encargado de llevar a cabo este proyecto. Morricone ha trabajado en más de 500 proyectos con una enorme cantidad de directores y aunque ha repetido con la mayoría, podemos decir que una de las relaciones más importantes es la que surge gracias a 'Cinema Paradiso'. Desde entonces, el director no ha faltado en contar con su colaborador más importante y su filmografía ha sido clave en la última etapa del compositor, donde podemos encontrar partituras célebres como 'La Leyenda del Pianista en el Océano' (ganadora del Globo de Oro), 'Malèna' (candidata al Oscar) o 'La Correspondencia', la última banda sonora compuesta para cine por el romano.

Debido a su larga duración (un total de 156 minutos) y la gran cantidad de títulos a destacar, el ritmo acaba resultando algo desigual. No hay nada que objetar al extraordinario montaje de la película, el ritmo con el que comienza y se mantiene durante más de la mitad es estupendo.

Pero al llegar a 'Érase una vez en América' y 'La Misión' (quizás las dos obras más importantes de toda su carrera), da la sensación de que se quiere contar todo lo que resta de forma acelerada, evitando hablar de gran parte de su producción estadounidense en los 80 y 90, y haciendo especial hincapié en los premios Óscar, algo que resulta incluso molesto porque, a pesar del enorme patinazo de la Academia no premiando 'La Misión' en detrimento de Herbie Hancock y su 'Alrededor de la Medianoche', otros certámenes internacionales sí galardonaron sus trabajos (por ejemplo, los BAFTA le reconocieron todas y cada una de las seis veces que fue candidato, dato que no se menciona).

Es extraño que se realice una película documental sobre un compositor de música de cine y más aún que esta logre estrenarse en pantallas. Hasta ahora el único referente era 'Music for the Movies: Bernard Herrmann' estrenado en 1992 y candidato al Óscar. Sin embargo, este documental podría decirse que es de una naturaleza bastante distinta ya que el mayor de los muchos méritos de 'Ennio, el maestro' es que contamos con el testimonio directo y en primer plano del compositor en estado de gracia. Podría decirse que más que un documental sobre Ennio Morricone, se trata de una película protagonizada por él mismo.

Cabe decir que Ennio Morricone siempre ha sido, junto a Vangelis, John Williams y Hans Zimmer (los dos últimos aparecen en el metraje), el compositor de bandas sonoras más popular de todos los tiempos. Y no sé exactamente si ha sido a consecuencia de su labor en los spaghetti western o por la coincidencia mediterránea, pero en España siempre se le ha querido y respetado muchísimo (el cartel español de 'Mayo de 1940' anuncia su nombre en mayúsculas en el antetítulo, nunca antes había visto un póster que venda la película por el compositor de la misma).

Mayo 1940

Me gustaría añadir que aunque los premios a menudo significan muy poco, los David di Donatello celebraron 'Ennio, el maestro' con 3 premios, y me enorgullece que hayan tenido la valentía de reconocer una película documental con candidaturas a mejor dirección y película del año.

Ennio Morricone nació el 10 de noviembre de 1928 y falleció el 6 de julio de 2020, lo cual significa que tristemente, no llegó a ver este trabajo en vida. El artista que siempre quiso abandonar el cine pero que el propio cine nunca le dejó marchar, no solo sigue vivo en sus partituras, ahora también con este documental. Ha sido un placer conocerle, maestro.

Temas
Inicio