'Killing Eve' sigue siendo un gran pasatiempo en su temporada 4: la serie en HBO Max regresa tan ligera como autoindulgente
Críticas

'Killing Eve' sigue siendo un gran pasatiempo en su temporada 4: la serie en HBO Max regresa tan ligera como autoindulgente

Siempre cuesta decir adiós a las series y, si además, las hemos disfrutado, más. Dos años después de ver a Eve y Villanelle tomar direcciones distintas, regresamos a sus vidas con la temporada 4, y final, de 'Killing Eve', el drama femenino que podemos ver en HBO Max.

Así, con Laura Neal ('Sex Education') al mando de estos nuevos episodios siguiendo la tradición de contar cada temporada con una guionista jefa diferente, nos reencontramos poco a poco con las protagonistas de la serie mientras nos hacemos una idea de qué ha pasado entre medias.

Eve (Sandra Oh) parece haber encontrado nuevas ganas de vivir mientras no ceja en su caza contra los Doce; Carolyn (Fiona Shaw) ha sido degradada y nos la encontramos en Mallorca; Villanelle (Jodie Comer), por su parte, se prepara para ser bautizada y comenzar una nueva vida con Jesús a su lado.

Sin magia, pero disfrutamos de los trucos

Hay cierta línea de pensamiento entre los fans de la serie —que se afianzó sobre todo durante la temporada 3—, en la que se reconoce que la historia, o su coherencia argumental, es lo de menos. Que mientras tengamos dosis del amor/odio, de ropajes estrafalarios, señor(it)as gritando y gesticulando, cierto humor negro y demás, todo va bien.

En este sentido, Laura Neal cumple de sobra con su cometido en lo que las protagonistas montan la ilusión de que van a acabar contra Los Doce, la organización ultrapoderosa que ha marcado sus vidas. A los espectadores ya no nos importa tanto eso sino todo lo otro. Disfrutamos con estas mujeres y sus idas y venidas.

Los patrones reconocibles de 'Killing Eve' hilan la nueva temporada, recogiendo las tradiciones de sus predecesoras y llenando estos dos primeros episodios de gags visuales, certeras músicas, atuendos estupendos y, de paso, presenta a Jesusnelle, producto de la fantasía cristiana del personaje de Jodie Comer.

El problema (si acaso) viene cuando en el fondo, independientemente de encontrar al trío —cuarteto si tenemos en cuenta a Kim Bodnia— protagonista en "nuevas vidas", sabemos que estamos ante el mismo juego y las jugadoras, por mucho que aparenten haber cambiado, son las mismas. Condenadas a las mismas jugadas. Una y otra vez.

Entrando en el juego

L Intro 1643739356

Como intentando reproducir la misma magia que nos embriagó en las primera temporada y nos mantuvo fieles en su segunda. Los espectadores entramos en el juego, conscientes de que, por ejemplo, no es cuestión de "si Villanelle volverá a matar" sino de cuánta crueldad habrá cuando lo haga.

En definitiva, 'Killing Eve' sigue siendo un pasatiempo de primera. Los primeros episodios de esta temporada 4 son tan ligeros como autoindulgentes y el fan de la serie seguirá disfrutando de lo lindo con las desventuras de sus protagonistas. La pena es que se queda ahí.

Temas
Inicio