Publicidad

Visitamos el set de 'Antidisturbios', la serie de Movistar+ y Rodrigo Sorogoyen: "Es el rodaje más complicado en el que he estado"
En rodaje

Visitamos el set de 'Antidisturbios', la serie de Movistar+ y Rodrigo Sorogoyen: "Es el rodaje más complicado en el que he estado"

Este pasado mes de mayo se anunciaba el fichaje de Rodrigo Sorogoyen por Movistar+ para realizar una serie de televisión sobre un grupo de policías que finalmente recibió el título de 'Antidisturbios'. Su rodaje lleva ya un tiempo en marcha, faltando muy poco para que finalice -luego tocarán seis meses de post-producción-, y en Espinof tuvimos la ocasión de asistir al mismo junto a otros medios.

El rodaje de 'Antidisturbios' ha transcurrido casi en su totalidad en la Comunidad de Madrid, siendo Alcobendas el lugar del escenario que pudimos visitar. Eso sí, antes tuvimos la ocasión de charlar con Raúl Arévalo, Roberto Álamo, Álex García, Hovik Keuchkerian, Patrick Criado y Raúl Prieto y Vicky Luengo, los siete grandes protagonistas de la función, y el propio Sorogoyen, director y cocreador de la serie junto a Isabel Peña.

Los protagonistas de 'Antidisturbios'

Enrique Antidisturbios Imagen tomada por Enrique Baró

Lo primero que nos comentaron en esa charla es los personajes que interpretan, hablándonos un poco sobre ellos. Por ejemplo, Keuchkerian da vida a Salvador Osorio, el líder del equipo de antidisturbios, un hombre muy comprometido con su trabajo pero con una vida personal horrible. Con dos ex-mujeres a las que tiene que pasar una pensión, de ahí que esté preparando las oposiciones como subinspector.

También en una delicada situación se encuentra Antonio Úbeda, el personaje de Álamo, ya que sufre de depresión y no tiene armas para luchar con ello o para compartirlo con sus seres queridos. Por su parte, Criado se mete en la piel del personaje más impulsivo del equipo:

Rubén Murillo es una persona muy visceral e impulsiva. Quiere mucho a sus compañeros, tiene una hermandad con ellos. Al final esa impulsividad, de inseguridad incluso a veces, se va a cierta agresividad y eso le va a traer problemas.
Furgon Antidisturbios Imagen tomada por Enrique Baró

El equipo de seis antidisturbios se completa con Raúl Arévalo como Diego López, "un tío noble" que al inicio de la serie está intentando conseguir un traslado para reunirse con su familia en A Coruña, Álex García como Alexander Parra, una persona que se centra en vivir el día a día y mantiene una relación muy estrecha con su tío -otro policía con un cargo por encima de este grupo de antidisturbios-, y Raúl Prieto como Elías Bermejo, el nuevo del equipo.

En oposición a ellos tenemos a Laia Urquijo, el personaje interpretado por Luengo. Es una agente de asuntos internos que investigará al equipo de antidisturbios tras un incidente durante un desahucio. La actriz definió así a Laia:

Es una de las encargadas de investigar lo que sucede en el desahucio. Diría que es una chica para la que es muy importante la verdad y que cree realmente que la única manera de llegar a ella es siguiendo unas reglas y sin saltarse las normas establecidas. Valora mucho más la inteligencia y la palabra por encima de la fuerza.
Luengo Imagen tomada por Enrique Baró

Otro punto sobre el que giró la conversación fue el hecho de que solamente hubiese un personaje femenino entre los protagonistas de la serie y cómo abordaba la serie la posibilidad de enfrentarse al principio de la pitufina. Se resaltó mucho el hecho de que en la vida real hay muy pocas mujeres en el cuerpo de antidisturbios y Luego quiso apuntar lo siguiente sobre su personaje:

Lo que pasa muchas veces es que los personajes femeninos no tienen entidad, personalidad, decisión, poder, inteligencia… Son personas que responden a lo que genera un personaje masculino y en este caso no es así.

Una serie que busca el realismo

Manifa Imagen tomada por José Haro
Intentamos escribir seres humanos y no personajes, con sus virtudes y sus defectos. Me aburre muchísimo el concepto de héroe y antihéroe.

En esos términos se pronunciaba Sorogoyen a la hora de definir a los personajes de una serie en la que reconocía ciertos vínculos tanto con 'El reino' como, sobre todo, con 'Que Dios nos perdone'. Eso sí, tiene muy claro qué es lo que diferencia 'Antidisturbios' de esos dos largometrajes suyos:

Tiene mas humanidad y, por lo tanto, más ternura que esas dos películas estaban más centradas en la trama. Aquí nos metemos en las casas de ellos, que a mí me enamora las circunstancias de cada uno de ellos, y no termina siendo trama. Le vemos en situaciones con su mujer y eso no es un trama, es ver cómo se comporta con su mujer y sus hijos, y cómo el trabajo te afecta en la vida privada.
Rodando Antidisturbios Imagen tomada por Enrique Baró

Por ello, una de las grandes motivaciones que tuvo a la hora de hacer la serie fue alejarse de las dos visiones principales que existen hacia estos policías. Ni son unas bestias, aunque a veces se comporten así, ni hay que apreciar simplemente lo bien que hacen sus trabajos. Lo que importa son los grises.

Esta búsqueda de un enfoque realista también ha llevado a la serie a inspirarse en algunos sucesos reales como el incidente que llevó a la muerte de un mantero en Madrid el año pasado:

Nos hemos basado muchísimo en la revuelta que sucedió hace un año en la que murió un mantero, se supone que de una parada cardiaca. Eso ha sido inspiración 100%, intentando introducirlo en la trama de manera lógica, pero esas imágenes que vimos todos en la tele nos afectaron mucho y las hemos intentado meter.

Sorogoyen reconoce que ha sido "el rodaje más complicado en el que he estado" y que han prestado especial atención a los detalles. Para ello han contado con el asesoramiento de Felipe Hita, un policia antidisturbios que estaba en excedencia.

Un gran despliegue técnico

Grabando Antidisturbios Imagen tomada por Enrique Baró

Ya en el set de rodaje tuvimos la ocasión de charlar también con el director de arte Miguel Ángel Rebollo, el diseñador de sonido Aitor Berenguer y el figurinista Albero Valcárcel para poder hablar de aspectos más técnicos de 'Antidisturbios'. Uno de los detalles más llamativo vino de la mano de Berenguer:

Abrimos un camino nuevo en la televisión, que es meternos en el mundo inmersivo, quiere decir que hemos hecho grabaciones ambisónicas en estas secuencias. Hemos rodado los diálogos al mismo tiempo que todos los fondos. Con este formato creo que hemos conseguido llevar una parte de realidad de todo lo que estaba sucediendo.

Ese interés por transmitir un enfoque realista se trasladó a todos los ámbitos, lo que llevaba a que el vestuario del equipo de antidisturbios tenía que ser lo más fiel posible a la realidad. No pudieron conseguir que les cedieran equipo real, por lo que tuvieron que reconstruirlo por su cuenta. Valcárcel recalcó lo importante de este punto para la seguridad de los actores:

En algunos casos hay especialistas, pero en muchísimos de los casos los que veis son los propios actores con sus cascos y sus cosas recibiendo sus palos. El material que los proteja tiene las mismas características que los de verdad.
En Rodaje Antidisturbios Imagen tomada por Enrique Baró

Eso sí, se la curiosidad de que quiso destacar como "el más interesante" al vestuario Luengo, pues "En televisión se hacen siempre chicas muy monas con minifaldas y sujetadores push up. La apuesta aquí era retratar una mujer real que está preparada para salir corriendo y lleva una pistola metida dentro de la camisa todo el día”.

Por su parte, Rebollo compartió con nosotros una curiosa anécdota sobre qué podemos encontrar en una comisaría de antidisturbios, algo que, obviamente, se reflejará en la serie:

Ellos acostumbran a llevarse las bufandas de los ultras. El material ultra está prohibido, es ilegal en toda Europa. Cuesta un montón conseguirlo. Nosotros hemos tenido que imprimir muchas por aquello de que no puedes usar los logos del club y hemos hecho las nuestras propias. Y se suelen llevar también banderas

Un ambicioso plano secuencia

Rodaje
Me he dado cuenta de que es más fácil hacer un plano difícil que 18 fáciles. Me atrevo a decir que es la escena más difícil que he rodado nunca. Un plano secuencia de 19 páginas con seis actores.

Así definía Sorogoyen una escena en la que los seis miembros del equipo están celebrando diferentes cosas durante una cena en una marisquería. El equipo de periodistas que acudimos al rodaje pudimos ver parte de los ensayos previos a la grabación, con el director incidiendo en diferentes aspectos de la interpretación y finalmente llevándose una cámara al hombro para poder visualizar mejor el resultado final.

Imagen de cabecera: Diego López Calvín

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios