Compartir
Publicidad

¿Los anunciantes dejan 'La Noria'? No importa: la telebasura está de sobra legitimada

¿Los anunciantes dejan 'La Noria'? No importa: la telebasura está de sobra legitimada
Guardar
67 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevamos todo el día con la noticia de que varias marcas han decidido retirar su publicidad de ‘La Noria’ al considerar que el tratamiento que el programa le está dando al caso Marta del Castillo es lamentable y al no querer verse involucradas o relacionadas con algo así. En el momento de escribir este post son ya tres las empresas que han asegurado que se bajan de la atracción.

Esa reacción se está viendo como un triunfo desde varias partes: por un lado, están los que creen que pone en evidencia la gravedad de lo que hace ‘La Noria’; por otro, los que aseguran que la presión en las redes sociales servirá para parar los pies a quienes crean este tipo de contenidos gracias a ahogarles económicamente y a sonrojar a quienes los patrocinan.

Perdonad si consideráis esto un acto de cinismo por mi parte, pero creo, por desgracia, ni esto es un triunfo que pueda dañar a la telebasura ni que nos quejemos en Twitter y en otras redes sociales va a ser el bálsamo contra todos los males. Tampoco firmar en Actuable va a acabar con ella. Es sólo un triunfo pírrico que se va a olvidar más pronto de lo necesario y la culpa también es nuestra.

‘La Noria’ no es la enfermedad, es el síntoma

Jordi Gonzalez=maestro moral

Empecemos con algo en lo que estoy de acuerdo: Jordi González y compañía son, posiblemente, lo peor que hay ahora mismo en televisión. Ya no es que hagan sensacionalismo y televisión amarillista en su máxima expresión y en cada una de las partes de su programa (esos debates, esas entrevistas…) sino que lo venden como un deber moral. Da igual si es traer a la madre del Cuco o entrevistar a Emilio Rodríguez Menéndez en conexión con Buenos Aires, porque todo lo venden como si hicieran periodismo riguroso y comprometido, para toda la familia y hasta capaz de educarnos como ciudadanos.

Ataviados con ese disfraz de tipos sinceros y sin pelos en la lengua dispuestos a destapar las alfombras de nuestra sociedad, Jordi González y compañía nos miran desde su atalaya: “Telebasura, tu puta madre, guapa“. Es la misma toma de posición que hacía Sardá en ‘Crónicas Marcianas’ y no va a ser su única coincidencia. ‘La Noria’ es la RAE de la telebasura: limpia, fija y da esplendor.

Pero, en realidad, la enfermedad no es la de ‘La Noria’, sino la de todo un estilo de hacer televisión que tiene éxito. Si sois optimistas en que esto puede cambiar por la presión externa, no hay más que recordar que fue precisamente Paolo Vasile, en 2004, el impulsor de un un Código para evitar la emisión de contenidos que puedan vulnerar los derechos de los menores, para salvaguardar el horario infantil. Mirad qué emite Telecinco en esa franja y quizás penséis en parafrasear a Jordi González: “Autorregulación, tu madre, guapo”.

La medida de la ética la da la audiencia; la de la publicidad, también

Paolo Vasile

De todos es conocido que Paolo Vasile, y cualquier otro directivo televisivo en España que fomente programas como los que sufrimos, tiene claro que la ética la marca el éxito de audiencia. Si un programa como ‘La Noria’ tiene legitimidad es porque lo ven.

Es una lógica perversa, claro, pero adecuada al negocio televisivo. Telecinco lleva siendo la dominadora del mercado publicitario en televisión tanto tiempo que puede sentirse respaldada. Tiene un 43,3% de cuota de mercado y ha marcado precios mientras sus competidores bailaban a su son.

Es así: Telecinco, la cadena de los realities y sus polémicas preparadas pero sonadas, la cadena de la madre del Cuco y de la mujer de Santiago del Valle, la de “hay menores y menores“ es la más apreciada por los anunciantes, incluso en estos momentos en los que la publicidad televisiva está de capa caída.

Así que sí, Vasile tiene razón una vez más: la medida de ética y la de compra de publicidad en televisión son la misma. Y si no, mirad el comunicado de una de las empresas que dejarán de anunciarse en ‘La Noria’, qué significativo:

“La contratación de los espacios publicitarios por parte de una empresa no implica la aceptación ni la intervención en los contenidos de los programas. La publicidad es un espacio diferenciado e independiente (..) En cualquier caso, basándonos en la filosofía y valores de nuestra compañía, pedimos disculpas a todas las personas que se hayan sentido ofendidas. Y les comunicamos que nos adherimos a su petición y que hemos cursado instrucciones para que la emisión de nuestra publicidad se produzca en un horario que no coincida con dicho programa”

Por un lado, nos lavamos las manos: no sabíamos que esto se iba a emitir. Perdonen, pero es que esto es lo que se lleva emitiendo siempre: la mierda puede tener muchas formas y olores, pero se sabe de antemano de dónde viene.

Por otro: “hemos cursado instrucciones para que la emisión de nuestra publicidad se produzca en un horario que no coincida con dicho programa”. Ah, vale, pero es que ‘La Noria’, como decimos, no es la enfermedad, es el síntoma.

Que las empresas quiten su publicidad de ese programa puede que lo haga desaparecer (puede, hasta en eso es difícil ser optimista), pero la marca se anunciará en otros horarios. ¿En cuál? ¿En el de la mañana que entrevista a las esposas de presuntos asesinos? ¿En el de la tarde, ‘Sálvame’, todo un dechado de contenido que protege el horario infantil? ¿En el de la noche, que quizás se llame ‘Enemigos íntimos’ u ‘Hormigas Blancas’?

De hecho, otra de las marcas que retira su publicidad ni siquiera afirma que lo haga de ‘La Noria’, sino de los programas que hablen del caso “Marta del Castillo”. El resto de formas de telebasura están legitimadas porque, repito, la medida de la publicidad es la misma que la de la ética televisiva: la audiencia. Y al “Negocio” no hay Twitter que le tosa mientras la audiencia le respalde. ¿Veis como era una lógica perversa?

En ¡Vaya Tele! | Lo que dice Paolo Vasile (y lo que en realidad querría decir)
En Actuable | Petición para que retiren su publicidad de programas que pagan a familiares de criminales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos