'Los cinco diablos': Adèle Exarchopoulos brilla en un estupendo drama familiar con elementos fantásticos que está pasando injustamente desapercibido en taquilla
Críticas

'Los cinco diablos': Adèle Exarchopoulos brilla en un estupendo drama familiar con elementos fantásticos que está pasando injustamente desapercibido en taquilla

Tras marcharse de vacío por la Sección Oficial del Festival de Sitges, llega a la cartelera 'Los cinco diablos', segundo largometraje de la cineasta francesa Léa Mysius. Un sutil y contenido drama familiar salpicado de elementos de fantasía, que podéis ver ya en cartelera.

Eclipse total del corazón

La película nos cuenta la historia de Vicky, un niña solitaria que posee un peculiar don: puede reproducir y coleccionar cualquier aroma que le agrade. El retorno de su tía Julia sacudirá  la relación entre Vicky y su madre y despertará en ella nuevos poderes que desconocía.

Después de su debut cinematográfico con 'Ava', Léa Mysius vuelve al cine con 'Los cinco diablos'. La propuesta es sencilla y al mismo tiempo sorprendente, ya que combina elementos de fantasía con una historia que se va desarrollando como un drama familiar de ritmo reposado.

Por un lado, nos plantea una trama de coming of age, en la que uno de los ejes será la evolución de Vicky de niña a adolescente. Un personaje caracterizado por el miedo a madurar, agravado por el constante acoso de sus compañeros de clase y la relación de dependencia que tiene con su madre.

Con la excusa de sus poderes, que parten de su sensibilidad a los olores pero enseguida dan paso a algo más (no os lo adelantamos porque merece la pena ser descubierto), Mysius nos habla de ese momento en el que la infancia se acaba cuando nuestra imagen idealizada del mundo de los adultos se va derrumbando.

A su vez, de manera implícita y bastante sutil toca otro tema muy arraigado en el coming of age y lo extiende también a la edad adulta: la diferencia. Tanto Vicky como su madre o el resto de personajes adultos cargan con el peso de sentirse diferentes a su entorno y se plantea hasta qué punto merece la pena sacrificarse a uno mismo para ser "como los demás".

Amplio abanico de grises

Otro punto fuerte de la cinta es, precisamente, el tratamiento de los personajes. El título (que hace referencia al lugar donde viven) ya nos adelanta que la directora opta por hacer un retrato matizado y lleno de grises hacia las figuras principales de la historia.

La cineasta se acerca a sus personajes desde la empatía pero sin concesiones indulgentes. Los entendemos e incluso simpatizamos hasta cierto punto, sin por ello idealizarlos ni victimizarlos de forma exagerada. No es una historia de buenos y malos sino de personas, y como tales, también pueden ser injustas o egoístas en momentos determinados .

El reparto consigue captar el mundo interior de esos personajes atrapados en el pasado, destacando a la debutante Sally Dramé como Vicky y una estupenda Adèle Exarchopoulos ('La vida de Adèle') como su madre.

Cabe destacar también cómo Mysius se lanza a una historia dramática que podría desbordarse en cualquier momento. Sin embargo, la cineasta consigue mantenerlo contenido y sobrio, evitando el dramatismo efectista que podría haber arrasado sin piedad con todo el filme.

A pesar de sus elementos fantásticos, no estamos ante una historia de ritmo trepidante sino que se toma su tiempo en presentarnos la situación de cada uno y la va desarrollando de manera elegante, quedando incluso algunos elementos a la interpretación. La película no busca dar respuesta a todas las preguntas que suscita la historia. Prefiere dejarlas en manos del espectador, culminando en un desenlace que añade una pincelada de misterio como broche final.

'Los cinco diablos' es un interesante drama familiar salpicado de fantasía, que nos habla del final de la infancia y el peso del pasado, a través de un elenco de personajes complejos y matizados. Una película muy peculiar que está pasando desapercibida en cartelera y merece una oportunidad.

Temas
Inicio