Compartir
Publicidad
La temporada 5 de 'Silicon Valley' no baja el nivel: sigue siendo una de las mejores series cómicas de la televisión actual
Críticas

La temporada 5 de 'Silicon Valley' no baja el nivel: sigue siendo una de las mejores series cómicas de la televisión actual

Publicidad
Publicidad

HBO lleva muchos años fomentando una imagen de estar por encima del resto de cadenas de televisión. La realidad sobre esto se ha diluido algo durante los últimos años, pero sigue conservando parte de ese halo y la cadena no está dispuesta a que eso cambie. Para ello sus series dramáticas, desde ‘Los Soprano’ hasta ‘Juego de Tronos’ pasando por ‘A dos metros bajo Tierra’, ha sido esencial, pero en su haber también hay comedias de lo más estimables.

Títulos como ‘Sexo en Nueva York’, ‘Veep’, ‘Curb Your Enthusiasm’ o ‘Los Conchords’ así lo han demostrado, pero a lo largo de los años han lanzado multitud de comedias que no han sido tan aclamadas. Una de ellas es ‘Silicon Valley’, una sátira sobre el mundo de la informática que este pasado domingo estrenó su quinta temporada. Solamente ha hecho falta un episodio para comprobar que sigue siendo igual de divertida que siempre.

La nueva realidad de Pied Piper

Gavin Belson

Pied Piper ha pasado varios altibajos a lo largo de la serie, pero parece que ‘Silicon Valley’ finalmente ha decidido apostarlo todo a la creación de un nuevo Internet por parte de Richard (Thomas Middleditch), recuperando de paso su estupenda rivalidad con Gavin Belson (Matt Ross), algo que se había echado un poco de menos en la cuarta temporada. Eso lleva a la compañía a un nuevo comienzo cuyos primeros pasos es lo que hemos visto en este episodio.

En líneas generales podríamos decir que la quinta temporada de ‘Silicon Valley’ ha vuelto situando todo en un escenario habitual, con Pied Piper en una situación privilegiada para crecer pero enfrentándose a multitud de obstáculos y con Hooli en un estado de aparente debilidad que intenta compensar con golpes de efecto hasta que algo sucede para volver a situarlos a la cabeza.

Lo curioso es que ‘Silicon Valley’ hace esto sin dar la sensación de estar viendo más de lo mismo o de que sus responsables están estirando el chicle más allá de lo razonable. En la cuarta temporada sí surgieron algunas dudas, aunque menores, sobre la posibilidad de que eso sucediera, pero aquí vuelven a usar ingredientes similares sin por ello perder a la frescura de la serie.

Arriesgando lo mínimo

Imagen Silicon Valley

Un buen ejemplo de ello lo encontramos en las dificultades de Pied Piper para conseguir empleados, fase que permite ver todas las fortalezas de la serie, desde la curiosa actitud de Dinesh (Kumail Nanjiani) y Gilfoyle (Martin Starr) hasta la esperada intromisión de Hooli, sin olvidarnos de la aparición de algún contratiempo siempre que Richard está en una situación de privilegio -o al menos aparenta estarlo-.

Dejando a un lado la ya sabida ausencia de Erlich (T.J. Miller), que se traduce en una trama simpática pero que espero que como mucho alarguen durante un episodio más, ‘Silicon Valley’ ha preferido apostar sobre seguro para plantearnos el ecosistema de esta quinta temporada. Todo ello adornado con las excentricidades propias de sus personajes, las cuales ya conocen todos aquellos que vean la serie.

Silicon Valley

Su posibilidad de ir un poco más allá va a depender principalmente de dos cosas. La primera es que los guiones estén inspirados y el viaje hasta el punto de destino sea divertido, que ya deben ir pensando en cómo llegar al final de la serie, y una de las claves va a estar en cómo lidian con el protagonismo ya definitivo de Middleditch tras la marcha de Miller.

El segundo aspecto clave va a ser ver cómo juegan con los personajes. La serie ha tenido una gran capacidad para añadir personajes peculiares, controlando muy bien sus apariciones para que nunca dejen de tener gracia, y ahí incluyo tanto a los co-protagonistas como a aquellos que aparecen de tanto en tanto. Mi duda está en saber si darán algo de peso a alguno de los nuevos empleados de Pied Piper o si serán más un elemento para incidir en las limitaciones del liderazgo de Richard.

Con todo, apenas hemos podido ver un único episodio hasta ahora y es lógico que Alec Berg, showrunner de ‘Silicon Valley’, no haya querido introducir grandes cambios en la fórmula. Por ahora parece que van a conseguir que la ausencia de Erlich no se perciba -el propio Berg comentó que la pérdida tampoco era tan grande- y tienen historia de sobra para conseguir igual no la mejor temporada, pero sí una al nivel. Confiemos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos