Publicidad

Las cenas de los "maestros del horror" y Mick Garris: dentro del aquelarre oculto de las leyendas del cine de género
Directores y guionistas

Las cenas de los "maestros del horror" y Mick Garris: dentro del aquelarre oculto de las leyendas del cine de género

Hubo un tiempo, allá por los años 90, en el que el terror vivió una de sus etapas más erráticas. Pese a que hay muchas y muy buenas películas en esa década, el impacto en las pantallas grandes pasó a un momento más indefinido en el que el mercado de vídeo hizo trinchera para lo que buscaban violencia, efectos especiales y algo más que slasher autorreferencial en el cine de terror. Los 'Masters of Horror' habían desaparecido.

No fue hasta los primeros años 2000, tras el 11-S, cuando los grandes estudios recuperaron la confianza en el cine más sucio y violento, en una cultura del sufrimiento que exorcizaba el pánico a un nuevo milenio en guerra, lleno de fuego y rabia, con los primeros discípulos de los grandes directores de los 60 y 70 haciendo nuevas versiones de lo que aún costaba considerar clásicos. Y en ese caldo de cultivo llegaron al escenario para dar su último golpe. Era el regreso de los maestros del terror.

La conjura de los veteranos

Pero volvamos al presente por un momento. Recientemente la cuenta de twitter Delfina from outer space viralizó un trozo de una entrevista a John Carpenter en la que llamaba al grupo de directores de cine de terror con los que solía ir a cenar "una panda de muertos de hambre". Y hacía especial referencia a David Cronenberg, al que consideraba su amigo, dado que un día, en una de esas cenas, no se dignó a saludarle. El desdén de Carpenter en el vídeo se asemeja a otros momentos en los que el director disfruta rajando de sus colegas, no tiene desperdicio.

Para muchos, lo que cuenta Carpenter les puede parecer familiar, pero estas cenas no eran algo público ni es algo que se sepa fuera de los círculos especializados. Lo que sí que conoce mucha gente es la serie 'Masters of Horror' (2005-2006) que fue, precisamente, uno de los elementos conectivos que selló el regreso de los grandes directores olvidados del cine de terror moderno a la forma, con una antología truculenta, oscura y muy ecléctica que juntaba a los mejores nombres del género para mostrar de dónde venía ese interés renovado de los 2000.

Masters Of Horror Wall

Lo cierto es que la serie y las actividades que surgieron alrededor del director Mick Garris. Un personaje conocido en Hollywood que había sido periodista y crítico de cine antes que cineasta. Su papel como conector de la "escena" de terror viene ya de los 90 cuando, además de juntar a muchos de cineastas de terror en cameos de sus películas, hizo algunas reuniones formales. Pero el verdadero germen de estos "cónclaves secretos" de maestros tuvo lugar en 2002, cuando invitó a algunos amigos directores a una cena informal en un restaurante en Sherman Oaks, California.

El origen de la etiqueta 'Masters of Horror'

Los diez "maestros" originales que asistieron a esa primera cena fueron John Carpenter, Larry Cohen, Don Coscarelli, Joe Dante, Guillermo Del Toro, Stuart Gordon, Tobe Hooper, John Landis, Wiliam Malone y el propio Garris. Y en esa cena, estos directores encontraron una experiencia de camaradería, humor y admiración mutua del trabajo de los demás. Forjando lazos y comentando el estado del cine, del mundo y del papel del terror en él.

Masters Of Horror Dinner 642x500

Lo curioso de todo es que ahora, esa etiqueta de 'Masters of Horror' suena egocéntrica y complaciente, autoimpuesta, pero la realidad es que surge de una broma, probablemente, fruto del cachondeo y el exceso de vinos y cervezas. Hacia el final de la cena, unos comensales cercanos celebraban su cumpleaños, Guillermo Del Toro se levantó de la mesa y muy solemnemente se dirigió al grupo de la mesa de al lado emitiendo muy seriamente que "Los maestros del horror le desean un feliz cumpleaños".

Al respecto, hay alguna dispersión de opiniones, el director John Landis ('Un hombre lobo americano en Londres') relata:

"Es realmente divertido la forma en que comenzaron estos proyectos. El documental de televisión llamado Masters of Horror (presentado por Bruce Campbell), sobre George Romero, Tobe Hooper, Wes Craven, John Carpenter, Guillermo Del Toro y yo, y un montón de directores de películas de terror. Mick Garris llamó a todos y dijo: '¡Oye, deberíamos cenar y llamarlo la" Cena de los Maestros del Horror!' Así que nos conocimos en el Valle el año pasado: Guillermo, Tobe, yo mismo, Sam Raimi y Carpenter, David Cronenberg estuvo allí una vez ... un montón de gente, y fue muy divertido, porque hacíamos el tonto diciendo: '¡Los Maestros del Horror desean toman café!' o'¡Los Maestros del Horror desean el postre!'.

La edad de oro de las cenas del horror

Posteriormente, Garris encontró que la reunión era productiva y un buen evento de networking tradicional, por lo que organizó cenas regulares con el grupo e invitó a otros directores de terror y género a asistir, incluidos Dario Argento, Eli Roth, David Cronenberg, Tim Sullivan, Rob Zombie, Bryan Singer, Fred Dekker, William Lustig, Lucky McKee, Ernest Dickerson, Kat O 'Shea, Quentin Tarantino, Robert Rodriguez, James Gunn, Mary Lambert, Tom Holland, Peter Medak, Ti West, Lloyd Kaufman entre otros.

Otro de los grandes mitos del terror, Larry Cohen, era un gran aficionado a estas reuniones. En el libro dedicado a su obra 'Larry Cohen: The Stuff of Gods and Monsters' (2015) daba algunas pistas sobre el funcionamiento de las cenas.

Es uno de los eventos más agradables que puedas imaginar. Básicamente nos reunímos en un restaurante no demasiado caro en donde nos reservan una habitación privada y todo el mundo se va moviendo en la mesa para hablar con todo el mundo. Nos preguntamos por nuestros próximos proyectos, en qué andamos y cómo nos va la vida. Nos consolamos en nuestros problemas para llevar nuestros proyectos a su fin y las desgracias y tragedias del mundo de la distribución.

(...) puedes tener a un tipo como Guillermo del Toro intercambiando palabras con alguien que lleva 15 años sin dirigir. Es bastante democrático y todo el mundo es tratado bien y con respeto. Nos tratamos de forma amable y todo el mundo es abierto y bastante honesto sobre todo lo que se habla. Todo el mundo se quiere sacar fotos con todo el mundo. Un día vino Dario Argento y todos quisieron hacerse fotos con él. Pensarías que es un club de fans de algo que un grupo de serios directores de Holllywood.

Estreno Masters

La primera regla del club del terror

Así, en estos encuentros tenías a Guillermo del Toro encontrándose con Don Coscarelli y contándole cómo la bola de plata de 'Phantasma' había influido en el engranaje de 'Cronos', Mick Garris encontrándose con superávits de cientos de dólares a la hora de pagar por las propinas de algunos que insistía en volver a reinvertir en cenas subsiguientes, pero el júbilo del momento hacía que todos pusieran más de la cuenta de forma casi de agradecimiento.

En una ocasión, Eli Roth, director de 'Hostel' (2005) contó a la MTV cuál era el requisito para entrar en estos aquelarres:

La regla es que debes haber dirigido una película de terror para unirte a la cena. Nadie más está permitido. Sin periodistas, sin cónyuges, sin invitados. Directores de terror solamente. A medida que las cenas continuaban, llevé a otras personas, como James Wan y Darren Boussman, e incluso llevé a Quentin (Tarantino) a una cena, lo cual fue muy divertido. Hay un vínculo real entre los directores de terror, porque solo nosotros sabemos lo que es hacer estas películas ultra violentas y hacer que los fanáticos las amen y que la prensa nos ataque.

De la mesa a la tele

Todo esto tuvo una consecuencia, y en 2005, aprovechando la coyuntura de la nueva vida en el cine de terror, Garris creó y produjo una serie antológica de televisión original que consistía en micropelículas de una hora, escritas y dirigidas por muchos de los "maestros" y amigos, que se emitió originalmente en los EE. UU. A través del canal por cable Showtime. En algunos territorios internacionales, las películas se estrenaron en cines o en DVD, como el caso de España. el propio Garris explicaba en la presentación:

Fui a varios de los veteranos y les pregunté si estarían interesados en hacerla. Para mi sorpresa, nos financiamos completamente sin tener una red previa, y los chicos se entusiasmaron con la posibilidad de hacer una serie 'sin reglas'. Al producirse de forma completamente independiente, siempre que las películas estuvieran hechas a tiempo y dentro del presupuesto, todo lo creativo están en manos de los directores. No hay anuncios, y no hay censura real. Realmente no quiero entrar en detalles en este punto, ¡pero algunos incluso van demasiado lejos para mí!"

Masters2

John Landis, que participó en la serie también daba algunos detalles:

"Nos dan un presupuesto de 1,5 millones de dólares para cada película, y con ese dinero, podemos hacer lo queramos, siempre que se filme en Vancouver, con el mismo equipo y que de miedo, de alguna manera. Anchor Bay posee los derechos de DVD solo para los Estados Unidos, por lo que hay muchas posibilidades para moverlo internacionalmente".

Post-Mortem

La serie tuvo dos temporadas y 26 episodios, tras este periodo, Showtime decidió no renovar tras un bajón de calidad considerable en la segunda entrega. Sin embargo, tuvo sus ramificaciones con otras series como 'Masters of Science Fiction' o 'Masters of Italian Horror', incluso en España tuvimos 'Películas para no dormir' casi como una consecuencia apócrifa. Garris hizo una temporada extra que no era el mismo formato, pero no dejaba de ser una continuación, 'Fear Itself', pero la idea se fue y muchos de los grandes maestros se empezaron a marchar.

Un 30 de agosto de 2015 fallecía Wes Craven, el director de 'Scream' (1996) y aunque no participó en la serie, sí es uno de los grandes. Le seguirían George A. Romero (que no pudo participar por sus proyectos en el cine), Tobe Hooper, Larry Cohen... sin embargo, las cenas siguen existiendo y siguen teniendo sangre nueva, que en muchas ocasiones se reúnen para rendir homenaje a los viejos amigos que van cayendo.

Por su parte, Mick Garris sigue ejerciendo de pegamento para todos ellos, y a través de su estupendo podcast 'Post-mortem' vuelve a reunirse con muchos de ellos y da la alternativa a los debutantes. Eli Roth hizo lo propio con su estupenda serie documental 'La historia del terror' (2018) en la que charla con grandes mitos aún con vida. Posicionándose como el sucesor de Garris como epicentro de las cenas. Mientras tanto, el disidente, Carpenter, tiene en su nick de twitter un sucinto 'The Horror Master'. Genio y figura.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios