De 'Agente 007 contra el Dr. No' a 'Sin tiempo para morir': todas las películas de James Bond ordenadas de peor a mejor
Listas

De 'Agente 007 contra el Dr. No' a 'Sin tiempo para morir': todas las películas de James Bond ordenadas de peor a mejor

Parecía que no iba a llegar nunca, pero 'Sin tiempo para morir' ya está entre nosotros. La despedida de Daniel Craig, James Bond durante los últimos 15 años, nos sirve como detonante para repasar el legado del agente al servicio secreto de su majestad y con licencia para matar creado por Ian Fleming, inmortalizado por Sean Connery y con más de medio siglo de recorrido a través de media docena de rostros. Vamos allá.

Licencia por renovar

Con la última participación de Craig como protagonista en su quinta aventura y con Cary Joji Fukunaga tomando las riendas de una producción que tuvo sus más y sus menos (que le pregunten a Danny Boyle) y con incorporaciones tan potentes como la de Phoebe Waller-Bridge y jugonas como la de Ana de Armas, 'Sin tiempo para morir' debería ser el gran éxito de un año bastante doloroso para las salas de cine.

Como es lógico, cada uno tendrá su Bond favorito, su título amado y su película más odiada, así que no perdamos más el tiempo y empecemos a reordenar las misiones del agente 007 en función al criterio de quien firma justo debajo de ese imponente escaparate de virilidad con licencia para matar.

25. Spectre

Spectre

Cuando se encienden las luces uno se pregunta cómo es posible que viendo lo que ha visto en la última media hora de película, a la altura del más clásico Bond, su recuerdo sea el de un tedio interminable más preocupado en esquivar la fiesta y temeroso de resultar divertido.
Al menos 'Spectre' sirve para desenmascarar al verdadero villano de toda la historia del agente secreto: la canción de Sam Smith. Puro Spectre, sí.

24. Sin tiempo para morir

Sin Tiempo

Pues resulta que para la película 25 del personaje en el año 50 de su historia se toman las peores decisiones de la franquicia. El peor villano de la historia de Bond, las dos horas y media más innecesarias de la saga y un tercer acto enfermizamente aburrido no son, atención, lo peor de la función. Cary Joji Fukunaga firma un fin de ciclo tristísimo con una monotonía que asusta.

La película se define sola con el plano secuencia más rancio que se recuerda en la última década. Ana de Armas refresca la función, pero solo un ratito.
Y, demonios, ¿por qué la nueva agente doble cero está literalmente en otra película genérica de acción? ¿Y por qué en una de los 90?
Solo es un número y como tal lo tratan.

23. El mañana nunca muere

El Manana nunca muere

La peor película de Pierce Brosnan como agente secreto fue esta especia de mal remake de 'La espía que me amó' de casting perezoso, villano lamentable y situaciones completamente aleatorias. Nunca antes habíamos asistido a una película de James Bond tan anodina. Caray, es que cuando hace 40 años entregaban una película fallida al menos viajaban a la luna.

22. Panorama para matar

Panorama Para Matar

Quiero mucho a Roger Moore, mi Bond más querido por aquello de ser la caracterización del personaje con la que me crié. El problema es que aquí el bueno de Moore contaba con 58 años que lucían casi como 580. Eso sí, atención al increíble tema de Duran Duran, a la pareja Christopher Walken /  Grace Jones y a Tanya Roberts. Aburrida, y llena de especialistas, pero también con el encanto de las baratijas de entonces.

21. El mundo nunca es suficiente

El Mundo

Dos años después de la horrenda película anterior, Michael Apted se encargaba de la dirección de una película que debía devolver al personaje al lugar del que se alejaba con pasos de gigante. Además de tener una trama bastante más sensata y momentos mucho más clásicos y calculados, la peli será recordada por esa impagable experta en fisión nuclear interpretada por Denise Richards. Y por la canción de Garbage, claro.

20. Octopussy

Octopussy

A ver. Estamos ante una película cuya "chica Bond" se llama Octopussy. Sí, como la película, pero el caso es que se llama Octopussy y la película da exactamente lo que puede prometer una película Bond con nombre de mujer. De una mujer conocida como Octopussy. Roger Moore se viste de payaso, se comporta como Tarzán y se disfraza de gorila. Este 'Wonder Woman' de Bond es tan idiota que no podía ponerla más arriba en la lista, pero tampoco más abajo. John Glen, capaz de lo mejor y de lo peor.

19. Solo para sus ojos

Solo Para Sus Ojos

Pinza temporal. La película, dirigida de nuevo por John Glen, es anterior a la que tienes justo arriba. Pero también es más digna e interesante. Además suponía el primer Bond de los 80, por lo que su discreción aún la mantenía alejada del horterismo posterior. Aquí al menos hay una química cachonda con Topol, un cartel memorable para el recuerdo y buenas secuencias de acción "deportivas".

18. Solo se vive dos veces

Solo Se Vive

Roald Dahl al guión, uno de los carteles más recordados de la franquicia (o la saga, lo que prefieras), volcanes y Donald Pleasence, pero también un ridículo y violento ajaponesamiento de Connery a la altura de una mala comedia española. Probablemente la menos afortunada de las intervenciones de la leyenda escocesa en su personaje icónico.

17. Moonraker

moonraker

Hugo Drax, menudo nombrazo para un villano. 'Moonraker', durante mucho tiempo (todavía hoy, me temo) ha sido despachada como la peor película de James Bond, pero sinceramente no creo que eso sea así. Cómo demonios va a ser la peor película de algo una que incluye persecuciones en góndolas trucadas y robos de transbordadores espaciales.

16. Diamantes para la eternidad

Diamonds Are Forever

La despedida de Connery era una especie de consensuado "para lo que me queda en el convento..." desganado y en punto muerto. Es más, fue tan poco digna su salida que más tarde volvería con un bis que todavía no tengo claro si formará parte de este artículo. Demasiado viejo para esta mierda: la película.

15. Quantum of Solace

Quantum Of Solace

Esta película lo tenía todo para estar ma´s que bien. Secuela directa de un magnífico reinicio, el Bond más cabreado que se recuerda desde 'Licencia para matar' y a la siempre magnética Olga Kurylenko. Pero el problema es que en realidad no hay nada más que eso. Bueno, y que tiene en la dirección a uno de los cineastas menos atractivos de este siglo. Un jarro de agua fría.

14. Vive y deja morir

Live And Let Die

La llegada de Roger Moore al universo de espionaje y chorradas no podía tener mejor canción. Y es que el tema de Paul McCartney & Wings es tan bueno que incluso funcionaba cuando la tocaban los Guns N' Roses. Pero es que además la nueva cara del agente secreto llegaba acompañada de vudú y del recientemente desaparecido Yaphet Kotto. Nuevos bríos, nuevas emociones, nuevos peligros y algo más de cachondeo. A redescubrir.

13. Agente 007 contra el Dr. No

Dr No

Económica, entrañable y muy de interiores, queda clara la influencia legendaria de algunos de sus aspectos en títulos tan icónicos como 'Jungla de cristal' o 'Austin Powers'. Esta odisea jamaicana entre amigos (poco presupuesto, un equipo de rodaje justito) muestra todas las caras del personaje que terminarán por explotarse, y de qué manera, de ahí en adelante. No tiene prólogo ni canción, los créditos de Maurie Binder van acompañados del clásico tema de Monty Norman y John Barry. Y de The Three Blind Mice, claro. La chica bond es LA CHICA BOND y el villano tiene un dragón, así que lo de las aventuras locas ya viene de serie desde la primera aventura.

12. Operación Trueno

Operacion Trueno

No es perfecta, de hecho es algo aburrida, pero tiene tiburones. Uno de los grandes éxitos de taquilla de la historia del personaje llegaba, al fin, en formato panorámico, y a pesar de sentirse como unas vacaciones algo perezosas la belleza de sus imágenes hacen que el viaje merezca la pena. y Tenemos chica mala, eh.

11. Goldeneye

Goldeneye

La llegada de Brosnan a mediados de los 90, con canción inolvidable de Tina Turner incluida, supuso una nueva era, un nuevo comienzo para el personaje. Tal vez aún no estábamos ante la identidad definitiva del tipo de agente que se buscaba entonces, pero la película equilibra la clásica leyenda previa para adaptarla a los nuevos tiempos. Imposible no sentir amor por ella o por su magnífica adaptación a Nintendo 64.

10. 007: Alta tensión

Living Daylights 1

John Glen se encargó de la breve y excelente etapa de Timothy Dalton como agente doble cero. La primera incursión del extraordinario actor fue algo más fría, pero con una canción como la de A-Ha, estos living daylights podían llevarnos tranquilamente a cualquier parte. A pesar de ser el principio de una breve era también marcaba el final de una larga tradición. De más de una, en realidad. Interesante, pero lo mejor estaba por llegar.

9. El hombre de la pistola de oro

el hombre de la pistola

Bond seguía manteniendo relaciones sexuales con las mujeres de los villanos y condenándolas a una muerte segura. Además, el malo de la función era Christopher Lee. Scaramanga, junto a Hervé Villechaize, convertían otra exótica aventura Bond en una especie de involuntario sucedáneo de 'Fantasy Island'. Vamos, que ni tan mal.

8. Desde Rusia con amor

Rusia

Empezaban los prólogos, los créditos anatómicos, los temazos y villanos realmente memorables. Una película excelente de esas que, además, dieron pie a sobresalientes videojuegos basados en ellas. Eso pasó pocas veces, pero cuando sucedía se traducía en horas y horas de diversión asegurada. Una secuela directa de la primera película del personaje que mejoraba y ampliaba un universo aún en construcción.

7. 007 al servicio secreto de su Majestad

On Her Majestys Secret Service

El perro verde. El único título protagonizado por Lazenby, un Bond algo más rudo que de costumbre y con una extraña atracción por una psicodelia que ya se había empezado a quedar en el olvido. La favorita de Christopher Nolan se mantiene en lo alto: las escenas de esquí son las más recordadas y es la más adulta y trágica de todas las relaciones románticas de Bond. Una peli que de niños no nos creíamos porque el protagonista no era el de siempre pero que ahora ha ganado un valor incalculable.

6. James Bond contra Goldfinger

Goldfinger

Un clásico y para muchos bondéfilos la más perfecta del lote. Y en cierto modo lo es, es la película definitiva de Bond. Connery está en lo más alto, y el Auric Goldfinger de Gert Frobe es el villano más recordado e imitado con diferencia. La adaptación más "brillante" del personaje. Y sin comillas también.

5. Skyfall

Skyfall

Una de las más "adultas" de la saga. Amada y odiada, toma una serie de decisiones muy arriesgadas (Javier Bardem) que al final terminan por arreglar un conjunto que termina de funcionar gracias al clímax menos Bond posible. Tal vez por eso deja con ganas de volver a casa. La mejor de Sam Mendes para el personaje.

4. La espía que me amó

la espia que me amo

Lewis Gilbert hace un trabajo de dirección elegante con la inestimable ayuda de su director de fotografía, Claude Renoir. Barbara Bach como contraparte de Bond en la KGB quita el hipo y las peleas pueden bailarse en la discoteca. Increíble ciudad sumergible y villano espectacular. La película con el título más parodiado y, con diferencia, la más encantadora de todas. La mejor de Moore, la mejor de los 70 y una de las cinco mejores en general.

3. Casino Royale

Casino Royale

Martín Campbell se convertía en el reanimador más importante de la franquicia con licencia para matar. Después de hacer debutar a Pierce Brosnan ahora llegaba el turno de sacar a pasear a otro perro muy distinto. Y a pesar de que siempre ha sido visto como un director de encargo sin personalidad (con al menos media docena de películas espléndidas), está puesta al día de la primera novela de Ian Fleming es, con mucho, la mejor de las que ha interpretado esa bestia parda que es Daniel Craig a la espera de la última.

Las secuencias de acción (todas espectaculares) salpimentan una localización a priori estática en la que este "novato" deberá hacerse un hombre. Felix Leiter, Vesper, M y un villano muy descafeinado, pero tal vez por esa misma razón hiperrealista, convierten esta partida de cartas letal en una fantástica carta (jé) de presentación.

2. Muere otro día

Muere Otro Dia

Un coche invisible. Surf sobre icebergs. Madonna como maestra de esgrima. Halle Berry. El mejor chiste de una escena de introducción (salvado por la campana) y una desvergüenza salvaje que la convierten la entrega más alocada, desacomplejada y disfrutona desde que perdimos al bueno de Roger Moore. Una despedida ideal para Brosnan.

1. Licencia para matar

licencia para matar

Una abrasiva historia de acción y venganza donde Bond es tan psicópata como el malo. John Glen se despedía del agente a finales de los años 80 con una película de acción de los años 80. Sucia, descarnada y violenta, la película que, curiosamente, muchos creían ver en la etapa de Daniel Craig. No, para nada. Dalton posiblemente fue la mejor caracterización del personaje de Fleming. Solo dos películas, pero qué películas.

Temas
Inicio