Compartir
Publicidad
Cómo LEGO ha logrado crear una franquicia de éxito en el cine
Proyectos

Cómo LEGO ha logrado crear una franquicia de éxito en el cine

Publicidad
Publicidad

Aprovechando el estreno del nuevo tráiler de 'La LEGO película 2', la secuela que todos estábamos esperando hasta que llegó 'Toy Story 4', vamos a recomponer las piezas del verdadero puzzle de LEGO.

1932 - Ole Kirk Christiansen, un humilde carpintero y ebanista, funda LEGO. Como no podía ser de otro modo, esta historia arranca con bloques intercambiables de madera. No sería hasta finales de los 40, tras una remodelación provocada por un incendio, cuando la compañía diera el salto al plástico. Casi un siglo después, LEGO se ha convertido, en muchos casos, en lo primero que nos encontramos al despertar cada mañana.

Un despertador de LEGO

Piezas de museo

Viajemos ahora a 1987, año en el que la compañía danesa da el salto a la pequeña pantalla con ‘Edward and Friends’, una serie que contó con 28 episodios de cinco minutos y que se inspiraba en una línea infantil de la casa llamada LEGO Fabuland.

Con la finalización de las aventuras de Bonnie Bunny y Max Mouse, no quedó rastro de Lego en los televisores del mundo hasta que Artworld UK lanzó la aventura de ‘Jack Stone’, y lo hizo en forma de VHS de cortesía para los suscriptores de la revista LEGO. Jack Stone es un cortometraje de 20 minutos basado en un clásico de la compañía: los noticiarios.

El periodista Bob Stewart entrevista a un Capitán de Rescate, un Oficial de Policía y un Bombero sobre sus experiencias con el héroe de la ciudad, Jack Stone, algo así como la versión LEGO de MacGyver, y que usa su imaginación para convertir cualquier objeto ordinario en una pieza que pueda resolver cualquier posible problema. Sí, exacto: sea cual sea el formato nunca está de más recordar que Lego es una compañía de piezas con las que crear nuevos mundos.

La animación CGI de Jack Stone puede estar algo desfasada, pero es agradable comprobar que los cimientos de La LEGO película estaban ahí.

Lo que es realmente increíble es que parte de la culpa de que LEGO sea una compañía puntera en el nuevo audiovisual es de los Monty Python. Entre los extras del lanzamiento en alta definición de su obra maestra ‘Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores’, se podía apreciar un contenido titulado ‘Lego Knights’ que recreaba una de las secuencias de la película en pequeño formato.

Another brick in the world

Entre 2003 y 2005 entregaron la trilogía Bionicle, inspiradas en su línea de juguetes y predecesora de Ben 10, saga a la que volverían en 2009 con ‘Bionicle: The Legend Reborn’, más de lo mismo pero con una animación y efectos digitales cada vez más depurados.

Pero mientras ampliaban sus propios mundos, en LEGO no perdieron el tiempo a la hora de los fichajes de lujo, y estrenan a bombo y platillo ‘Lego Star Wars: Revenge of the Brick’, la primera mini-película de los daneses dentro del universo Star Wars y su propia versión de ‘La Venganza de los Sith’.

Se ve que la cosa hizo gracia, así que no tardaría en llegar el turno de la otra “criatura” mítica de LucasFilm, Indiana Jones, a quien meterían de lleno en otro mini-remake lleno de sentido del humor: ‘Lego Indiana Jones and the Raiders of the Lost Brick’.

El cortometraje repasaba en cinco minutos las cuatro películas de la franquicia del carismático canallita interpretado por Harrison Ford que no es Han Solo.

Y así, entre directos a dvd para DC, especiales para televisión con Marvel y un buen puñado de videojuegos, se llega al punto de inflexión que mete de manera definitiva a esas personitas amarillas completamente calvas en todos los hogares del mundo: ‘La LEGO película'.

Todo es fabuloso

El siete de febrero de 2014 llegaba a las pantallas del mundo una “modesta” (todo lo modesta que puede ser una película con 60 millones de presupuesto) dirigida a cuatro manos por Phil Lord y Christopher Miller, dos genios del humor que llegaban con un currículum inmaculado tras ‘Lluvia de albóndigas’ y la indispensable ‘Infiltrados en clase

Todo son risas en la película, hasta que en su desenlace llega uno de los giros más escandalosamente certeros que recordamos en una sala de cine: esto tan divertido, esta obra de animación desenfadada con un humor mucho más destructivo de lo que uno esperaba al comprar la entrada, no era para tus hijos. Era para ti.

Que una película centrada en piezas de construcción logre crear tanta belleza a partir de piezas ajenas, como Toy Story, South Park o Robot Chicken (o la peli de Bob Esponja), es de un mérito innegable. Que también sea una de las cosas más divertidas que se hayan podido ver en un cine durante este siglo ayuda lo suyo, gracias a ese Batman a la Arnett, verdadera revelación, que tendría su propia propia en forma de constante clímax de logros protagonizados por un psicópata.

Pero hablábamos del giro final de la película de Lord y Miller, cuando la animación deja paso a la imagen real de un crío jugando con unas monstruosas construcciones LEGO de un padre que las guarda bajo llave. Porque eso no es un juguete ¿o sí lo es? Ese acercamiento entre padres e hijos, emocionante como pocos, y más teniendo en cuenta que el padre de la criatura es Will Ferrell, eterno niño, mostraba de la mejor manera posible una infalible, imparable y magistral campaña de marketing.

Si durante todo el metraje anterior pensabas "a lo mejor me hago con alguna figurita cuando encuentre el momento", una vez se encienden las luces de la sala tienes la necesidad de salir corriendo a la juguetería más cercana.

Como todo queda en casa, aunque el siguiente movimiento tenga un target, en principio, mucho más exótico, el carisma de sus creaciones hace que algo que nos resulte aún más ajeno que la propia LEGO película sea un pasatiempo ideal: 'La Lego Ninjago película', sin ser tan extraordinaria como la original ni tan esquizofrénica como 'Batman: La Lego película', termina por ser encantadoramente chiflada como cabía esperar, además de utilizar a una mascota como arma de destrucción masiva de manera deliciosa. Además, está totalmente justificado: quién no ha visto sus construcciones caídas por la curiosidad arrolladora de su gato.

El futuro de la compañía no parece tambalearse por los problemas que se están encontrando para uno de los "espinof" de la película original, 'The Billion Brick Race', que llegaría para recoger las migajas que deje unos meses antes la esperada secuela 'La LEGO película 2'.

No parece que el futuro vaya a ser menos fabuloso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio